10 mesas que no deberías perderte en Helsinki

Helsinki celebra este 2017 el centenario de su independencia con actos y eventos que me llevaron a pillar un Vueling rumbo a la capital finlandesa. Tan al Norte y a la vez tan al Este de Europa, descubrí una ciudad más cálida de lo que indican sus temperaturas casi todo el año; abierta, vibrante y más gastronómica de lo que esperaba a priori. Tanto es así que ahí va el listado de todas esas mesas por las que deberías dejarte caer y tomar asiento en Helsinki:

· Olo. Es el restaurante gastronómico por excelencia. Su chef Jari Vesivalo no sólo ha conseguido poner a Helsinki en el mapa gracias a los significativos reconocimientos a su cocina sino que también ha logrado que ya no te importe el espacio –hasta tres con su firma- con tal de degustar sus propuestas. Creatividad y depurada técnica en cada bocado. Hay finger food, platos secuencia, maridaje a cargo de un sumiller español, menú interminable y excelente relación calidad precio.

· Chef & Sommelier. No puede caber más filosofía ni más valores culinarios en menos espacio. El chef Sasul Laukkonen y su sumiller abren este restaurante de 50 metros cuadrados apenas cuatro meses al año. Son los únicos en los que pueden poner en práctica su total compromiso con el producto de temporada. Cocina de autoabastecimiento por la que consiguen platos que en sí mismos hablan de la cultura gastronómica del país para formar a su vez parte de ella.

· Grön. Recién premiado como Mejor Restaurante del Año en Helsinki, este gastrobar con cocina vista y bodega en los baños remite a la riqueza del mundo vegetal para servir platos que representan la esencia de la cocina nórdica. Semillas, raíces, encurtidos, largas fermentaciones… Bueno, bonito y relativamente barato.


· Juuri
. Busca y rebusca en la tradición para retomar clásicos de la cultura culinaria finlandesa para exprimirlos con creatividad y sabor en tapas minimalistas y primeros más generosos. Carta casi por palabras, dos plantas, buen ambiente, mejor bodega y un personal siempre al quite.

· A21. Es la coctelería más singular de la ciudad. Entre luces de neón y mesas a un lado y otro de una barra orgullosa de tanto shaking se te hará de madrugada. La carta de cócteles es tan detallada y detallista que resulta imposible equivocar la elección.  Aprovecha que es uno de esos poquísimos locales que no cierra precisamente pronto…

· Finnjävel. El culto a las raíces es la máxima del restaurante de Henri Alén y Tommi Tuominen, los cocineros que reelaboran el orgullo patrio para confrontarlo en sus platos -no veáis cómo cuidan aquí también la vajilla…- al de los países escandinavos. De espíritu canalla, producto local, recetas ancestrales y diseño finlandés.

· Healthinki. Puedes optar por sus ya célebres boles con tantos súper alimentos y colores que parecen más para la foto que para la degustación, o bien por su conseguida tostada de aguacate. Una delicia que, eso sí, seguro que encontrarás cara porque cuesta unos 6 euros. ¿Una alternativa en la misma línea? Prueba con Date + Kale.

 

· Teemu & Markus. Sin duda, la mejor pastelería de la ciudad. Céntrica, diminuta y con una vitrina que no te acabarás ni en dos o tres visitas. Están buenos sus macarones, sus galletas XL  el ya tradicional cinnamon roll, la tarta de limón y la laskiaispulla cuando lo dicta y permite el calendario. Como panadería con buenas elaboraciones de bollería, quédate  con este nombre: Kanniston Leipomo.


· Friends & Brgrs
. Vale la pena conocer esta hamburguesería de estética industrial en una de las zonas menos turísticas del Helsinki. Es una buena opción para comer rápido y relativamente bien por pocos euros. La puedes elaborar a tu antojo según los ingredientes que prefieras, viene acompañada de patatas fritas o bien de ensalada. Tienen también opciones para los vegetarianos.

· Good Life Coffee. Es EL Café con mayúscula en la capital del país que más consume esta bebida en el mundo. Independientemente del encanto de su interiorismo, este local sirve buen café a todas horas pero también muy buen té y deliciosas pastas de Teemu & Markus para acompañar la lectura de su propio periódico. Además, es de esos plácidos lugares a los que todavía no llega el turista.

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen