Una de torreznos y más en la barra de La Raquetista

Mi compañero gastronomista Javier Sánchez me había hablado de los torreznos de La Raquetista. Hace tiempo, casi dos años, cuando abrió esta coqueta taberna en el madrileño barrio de Retiro, sumándose a una zona que se ha posicionado como una de las más interesantes para el tapeo capitalino. Por aquel entonces visitó el local, dio buena cuenta de su experiencia en este foro y dejó claro su flechazo por este humilde plato que aquí tratan con tanto cariño. El mismo con el que me he reencontrado hace apenas unos días.

Y es que (por fin) he conseguido tachar de mi lista de pendientes este espacio gastronómico. Con mucho agrado, eso sí, y con ganas de repetir y compartir algunas líneas sobre lo vivido. Esta vez, a diferencia de Javier, en clave barra. Una barra que se llena y en la que disfrutar de un picoteo serio y una buena copa de vino.

Mesa alta vestida al fondo, arrancamos con unas bravas que activaron de inmediato la nostalgia de aquella ración que pedían mis padres en el vermú de los sábados, cuando yo aún bebía Trinaranjus y no llegaba a la barra ni de puntillas. Con sabor a siempre, brillantes. Como el plato siguiente, unos torreznos que se habían hecho esperar pero cuyas expectativas no empañaron la realidad; un juego de texturas cocinado durante horas, de resultado delicioso y nada graso, algo en común con los buñuelos de bacalao que se acompañan de una fina salsa vizcaína. Una vez dado el paso a los sabores de mar, disfrutamos con un fresco escabeche de atún rojo.

la raquetista restaurante madrid bunuelos de bacalao

Producto, honestidad y raíces son los atributos que asaltaron mi cabeza una vez procesado el sentido del gusto, muy bien acompañado de una copa de txacolí Goianea Uno. Y no hicieron más que reforzarse con un arroz con pato fuera de carta y rabo de vaca al curry Massaman. Potente y sabroso el primero, original y viajero el segundo, como muestra de ese punto internacional que también ejerce cierta influencia en la propuesta de La Raquetista.

Acabamos la experiencia con una tarta de queso templada con frutos rojos que se deshace en la boca, y no me despeino si digo que haría las delicias de cualquier fan de este postre. Algo que entiendes, más si cabe, cuando aciertas a recordar que Javier Aparicio, quien está tras todo este despliegue de cocina, tuvo su idilio con la repostería. Junto a su hermano, Francisco, forman el tándem que imprime energía tanto en este espacio como en el primero de los proyectos que pusieron en marcha, Cachivache, de tono más informal.

Con la mente abierta a un posible tercer capítulo, pero sin nada sobre la mesa aún, los esfuerzos de los hermanos Aparicio se destinan de momento a mantener, en el caso de La Raquetista, una constante rotación de platos fuera de carta, el mimo por la temporalidad de los productos y el esfuerzo por ofrecer materia prima kilómetro cero. Suena tan bien como sabe. Creedme.

La Raquetista

Doctor Castelo, 19 – Tel. 91 831 1842 – Horario: de lunes a sábado de 13:00h a 16:00 y de 20:00h a 23:45h y domingos de 13:00h a 16:00h

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

 

Silvia Artaza
Silvia Artaza

Adicta al queso y enamorada de la mencía. Actualmente coordina contenidos de estilo de vida en Gtresonline y reparte pluma en proyectos editoriales de la A.A. de la Real Academia de Gastronomía. Madrileña, enamorada de San Sebastián, a la que le apasiona comerse el mundo a bocados.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen