Qué beber cuando no bebes

Antes cuando salía a tomar algo siempre optaba por una cerveza o un vino; una copa o cóctel si era después de cenar. Hasta que me quedé embarazada. ¿Qué narices bebo ahora? Me pillaron en cuanto me pedí la primera cerveza sin alcohol. Algo así le pasó a la conocida sumiller Meritxell Falgueras, que tras muchos años trabajando y disfrutando entre vinos, tuvo que aparcarlos durante un tiempo. Y no le ha ido mal profundizar en el mundo de las bebidas sin alcohol, pues quizás por el furor de estos últimos tiempos por llevar un estilo de vida saludable, están más de moda que nunca.

Así nace el completo libro Qué beber cuando no bebes (Urano), en el que Meritxell Falgueras recoge unas 200 bebidas sin alcohol y ofrece un montón de tips para disfrutarlas. Todo ilustrado con fotografías y explicado con claridad y sentido del humor.

El libro cuenta con una primera parte introductoria en la que nos abre el abanico de las inmensas opciones que hay en el mercado y nos enseña a preparar, catar y maridar las bebidas sin. Tres tips que nos han gustado en esta primera parte:

  • A la hora de maridar, “los platos con alto contenido graso (carnes rojas con salsas de sabores complejos, por ejemplo) van bien con frutas astringentes como manzanas, frambuesas, arándanos, melocotones, bananas, cerezas y mango, entre otros”.
  • Zumos, batidos y smoothies son tres cosas diferentes. “Un zumo son frutas y verduras exprimidas, mientras que el batido son alimentos enteros triturados a los que podemos añadir otros ingredientes como semillas, frutos secos y bebidas vegetales. (…) El smoothie es muy similar al batido, pero uno de sus elementos es congelado.”
  • Para hacer batidos cremosos, utiliza aguacate, plátano, coco, cereales cocidos, calabaza cocida, mango o nueces.

La segunda parte de Qué beber cuando no bebes se convierte en mucho más jugosa, con numerosas propuestas y recetas según el momento del día, tu objetivo (hacer deporte, adelgazar, hacer el amor…), el tipo de comida, el clima y tu momento vital. Tres ideas:

  • Para un brunch, Meritxell Falgueras propone una sangría sin alcohol: sustituye el vino tinto por un zumo de arándanos o frambuesas o por un té rojo con azúcar. Añades fruta cortada a trozos pequeños (naranja, limón, mandarina y el resto de frutas que quieras añadir, como manzanas y fresas). Pones clavo y azúcar al gusto. Mezclas y dejas en la nevera reposar durante un par de horas. Sirves con hielo en un vaso grande.
  • Para vacilar: un cosmopolitan sin, a base de jugo de manzana con gas mezclado con jugo de naranja sanguina, arándanos, limón y naranja. Tómalo en una copa tipo Martini con azúcar alrededor de la copa y un cuña de limón.
  • Para tomar en verano: una granizado de limón. Se prepara con el zumo de cuatro limones, medio litro de agua, 600 gramos de hielo, 125 gramos de azúcar, la cáscara (solo la parte amarilla) de un limón y unas hojas de menta.

La sumiller acaba su libro con un apartado para saber más, en el que te adentra en el mundo de los tipos de leche -tanto vegetales como de origen animal-, de los refrescos con gas, de los cafés y del té, para acabar exponiendo los beneficios de no tomar alcohol. Claro que eso no quita que sigamos teniendo unas ganas locas de brindar con una copa de vino, ¿verdad Meritxell?

 

Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen