Biergarten, la terraza alemana que gustará hasta al ministro Varoufakis

No recordaré aquí mi primera aproximación a Alemania a través de un turista que conocí en un pueblo de la costa catalana donde suelo pasar las vacaciones. Thomas, se llamaba. No lo recordaré porque A) lo que me enseñó no tenía que ver con la gastronomía y B) las palabras y expresiones que me enseñó eran cosas que solo se pueden leeer o escribir a partir de las 10 de la noche (¿Qué hora es?, ¿eres mayor de edad?).

Así que mi germanofilia se quedó en eso, en cuatro expresiones vamos a decir que poco elegantes y de poco o nulo éxito entre las guiris alemanas que se acercaban a mis dominios playeros. Hasta que hace unos cuantos años mi afición por el fránkfurt y el bratwurst se desató definitivamente con la apertura de la Biergarten, en los bajos del hotel Princesa Sofía de Barcelona. Una agradable terraza consagrada  los típicos y tópicos platos bávaros en los que, por supuesto no faltan las salchichas, la kartoffelsalat (la ensalada de patata con pepinillo, cebolla y hierbas frescas), el brezel (el pan en forma de lazo salado y horneado) y las cervezas, claro. Hasta que hace unos meses me fui a Berlín, y disfruté con otros platos marca Deustchland en restaurantes modernillos.

biergartenLa Biergarten está decorada con bancos de madera y toldos con guirnaldas, como si aquello fuera la Oktoberfest, y las camareras, morenas ellas, van vestidas con trajes típicos, lo cual no es que cuele como muy auténtico, pero la verdad es que la comida sí que lo es, de manera que vale la pena escaparse hasta allí para probar unas salchichas que envía una pequeña carnicería de un pequeño pueblo bávaro. Las tres que probé eran excelentes, interesantísimas. Las pedí en el formato trío (la mejor selección, lo llaman, y cuesta 16,9 euros), y venían acompañadas con un chucrut y una kartoffelsalat. Solo con ese plato tienes comida para todo el día. Lo recomiendo para compartir, y maridarlo con cualquiera de las muchas cervezas Erdlinger que sirven.

salchichas biergartenLa debrecziner, la salchicha picante, más fina, con un toque rojizo que recuerda al de una chistorra, tiene un agradecido toque ahumado y pica lo justo. Un hallazgo que me gustó un poquito más que las otras dos, la rosenheimer bratwurst (blanquita, gruesa, suave, ligeramente espaciada) y la rindsbockwurst, hecha con ternera.

brezel biergarten¡Lo que habría hecho con un buen pan! Pero como allí dicen que son 200% alemanes… ¡pues toma brezel! No estaba mal (debo admitir que era mucho mejor que el que probé allí mismo hará unos cuatro años atrás), pero a mí con esas salchichas dadme un buen pan… y una buena birra, claro. Al menos por ese lado fui feliz. Por cierto, las salchichas llegaron con una mostaza dulce (hecha con miel) que hará las delicias de los amantes de lo muy dulce, y otra picante que hará las delicias de los amantes de lo muy picante.

obatzda biergartenTambién probé el obatzda, una crema de tres quesos (aquí la hacen con manchego semicurado, brie y de untar tipo Philapelphia) aderezada con pimentón dulce, pero no me convenció; lo encontré demasiado pesada, casi sólida. A falta de pan se me hizo cuesta arriba llevarme a la boca más de dos cucharadas.

Y anoto tres platos más. El kalbschnitzel, que es una escalopa de ternera blanca con un par de patatas asadas sin trampa ni cartón ni secreto, sencilla pero efectiva, y los postres, un contundente pastel de queso (käsekuchen) y una interesante tarta de manzana (apfelstrudel) calentita y rica, rica.

kalbschnitzel biergartenpastel manzana y pastel queso biergartenSon platos alemanes; es decir, que la contundencia se impone a la finezza. Que se lo digan a los griegos… Pero, ¿sabéis qué? Estoy convencido de que a Varoufakis, su ministro de Economía, le encantaría.

 

Lo mejor: la calidad y singularidad de las salchichas, únicas en Barcelona porque llegan de una pequeña carnicería de un pequeño pueblo alemán.

Lo mejorable: la música tradicional alemana que suena de fondo está bien pero al cabo de un rato cansa lo suficiente como para que uno piense en Angela Merkel y la troika y acabe solidarizándose con Grecia, Syriza y Varoufakis.

 

Biergarten

Plaza Pius XII, 4.
Teléfono: 93 508 10 00.
Horarios: cada día hasta finales de octubre, de 13.00 a 23.00 horas.
Precio medio: 15-20 euros.

 

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

 

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen