Bodega Balmes, la nueva vermuteria de Sant Gervasi

Quienes andan por el barrio barcelonés de Sant Gervasi recordarán con nostalgia aquella pequeña y diminuta bodega, el Celler Balmes, en el cruce de la calle Balmes con la Ronda del General Mitre, donde se podía comprar vino a granel y disfrutar de un vermut de pie en la barra (no había ni mesa, ni sillas). Este bar-tienda, que pasaba más bien desapercibido para los paseantes, disfrutaba sin embargo de una clientela fiel que valoraba que en la vida algunas cosas no deben cambiar. De vez en cuando, la estabilidad mola.

Era entrar en el Celler Balmes y querer apoderarse de todos los objetos y  el mobiliario que parecían sacados de un mercadillo de antigüedades, a la vez que, de inmediato, te envolvía este olor a barrica vieja empapada de vino tinto. Pero, como muchas tiendas de ‘toda la vida’, el Celler cerró. A los vecinos se les encogía el corazón cada vez que pasaban delante, pero desde hace unos meses vuelven a respirar tranquilos y felices. El local no ha sido tomado ni por un banco, ni por un bazar de objetos a 1, 5 o 10 euros, sino que los nuevos propietarios de este negocio se las han ingeniado para traer un poco de vidilla al barrio, respetando el aura ‘vintage’ y epicúreo de su predecesor. Y así, con un chulísimo rótulo pintado y amplias puertas de madera abatibles (esas propias a los negocios del siglo pasado), ha abierto la Bodega Balmes, como nueva abanderada en Sant Gervasi del movimiento ‘vermut’ que pulula en Barcelona.

bodega balmes

Aunque este local ha cambiado completamente (lo que antes era el almacén ha sido convertido en un precioso comedor), conserva su esencia con mobiliario y decorados de su predecesor como barricas de vino, una colección de llaveros muy ‘kitsch’ y diría que algún que otro hidráulico en el suelo. Y todos lo sabemos, no hay nada más ‘cool’ que el espíritu retro.

canalón bodega balmes

Aquí no encontrarán ninguna propuesta gastronómica de autor-creativa-postvanguardista, sino que la carta, más bien simple, es una oda al tapeo de estilo barcelonés con imprescindibles como conservas, aceitunas, patatas chips, croquetas, ensaladilla rusa (muy buena, por cierto), bomba de la Barceloneta, canalón, … También se atreven con alguna incursión exótica como el excelente tataki de atún con helado de wasabi. Eso sí, si algo echamos en falta, son las patatas bravas.

tataki atún bodega balmes

Y antes de iros, un último consejo: respirando bien hondo, aún se puede detectar este inconfundible olor de barrica viejuna. Porque hay cosas que no cambian.

 

Bodega Balmes

Calle Balmes, 363. Barcelona.
Teléfono:  934 186 862
Precio medio: 20 euros.

 

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

 

Laia Zieger

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinovidavici.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen