5 motivos para visitar Brabante, nueva Región Europea de la Gastronomía

¿Qué sabes de Brabante? ¿A qué sabe? ¿Dónde la sitúas? ¿A qué viene este post? Probablemente sepas lo mismo que yo poco antes de pisar esta Región holandesa hace apenas unas semanas. Los amantes de la Historia, del Arte, de la Historia del Arte e incluso los futboleros ya la conocerán por muy distintos motivos, pero no tengo tan claro que todos hayan disfrutado de sus atributos ‘gastro’ como deberían. Brabante es una de las nuevas Regiones Europeas de la Gastronomía 2018 que toman el relevo de Aarhus, LombardíaCataluña, entre otras. No seré yo quien entre en comparaciones territoriales pero haberlas, haylas; y el potencial de cada zona conviene descubrirlo sobre el terreno.

En el museo Stedelijk de Bolduque también se puede contemplar la obra de Van Gogh.

Éstos son los cinco motivos por los que deberías escaparte ya a Brabante y descubrir sus atractivos, que los tiene, muy especialmente los gastronómicos:

  1. Holanda será pequeña pero no hay que reducirla a Ámsterdam, su capital; ni a Rotterdam, o incluso a Utrecht, auténtico corazón del país. Al Sur del mismo, en Brabante, también se encuentran ciudades como BolduqueEindhoven y Tilburg, tanto o más interesantes que las citadas inicialmente. Te animo a descubrirlas en tren puesto que las distancias son cortas, los trayectos agradables; el servicio más que correcto, y las estaciones, un buen marco en el que fijarse.
  2. En cada una de estas ciudades de referencia encuentras una amplia oferta gastronómica, con la que Brabante defiende precisamente el territorio, de larga tradición agrícola. El producto en la zona es tanto, tan autóctono y tan variado, que así se explica el buen hacer de los chefs de la Región. Sólo en Eindhoven puedes comer sobre el agua en Evoluon; pasar por la pastelería sin salir del restaurante en Emma by Pinkie; disfrutar del fine dining y de las vistas en Vane; o compartir mesa entre obras de arte en Kazerne. En Tilburg no dejes de ‘subir’ a Stoom 013, el Café recreado en el vagón de un viejo tren; y en Bolduque reserva en GAST, la capilla en cuyo altar ofician durante la capitalidad los mejores cocineros del país.
  3. Pese a su modesta extensión, Brabante atesora hasta 12 estrellas Michelin repartidas entre las cuatro grandes regiones de la Región. Es en este sentido, la que acumula más brillos de toda Holanda. Para aprovechar ese tirón, uno de los actos de la capitalidad gastronómica que se alarga hasta diciembre incluye en invierno una Cena estrellada donde chefs reconocidos por la Guía Roja unirán sus cocinas para proporcionar una “experiencia única”. La organización ya apunta que será un evento “al más alto nivel”. Y la verdad es que nivel, hay.
    La pastelería de Ruud Adriaens en el restaurante Emma de Eindhoven.

     

  4. Junto a esta última cita, cada mes está agendado un gran evento en torno a la gastronomía en el conjunto de Brabante. La actividad es continua y la posibilidad de llegar a un público cada vez más amplio es evidente ante un cartel sumamente ambicioso porque hace tanto partícipes a pequeños como a mayores. Bastante singulares son las rutas (a pie o en bici) que permiten desde este mayo degustar diversas cocinas pop- up de Brabante en Meierjstad; pero también el itinerante City Food & Film Festival; la Food Design Week, del 6 al 8 de julio en la misma ciudad; o las sorpresas culinarias preparadas para la Noche de San Juan en Land van Cuijk.
  5. Como el lema escogido por Brabante para definir su capitalidad es We Are Food, la Región pretende poner rostro y a su vez dar protagonismo a las distintas iniciativas con trasfondo gastronómico que se generan en el territorio. Así es como cada mes toman la palabra emprendedores, hosteleros, consumidores e incluso profesionales de la Sanidad de todo Brabante para advertir de la importancia de una alimentación sostenible y responsable como clave de futuro. Charlas contra el desperdicio alimentario o en pos del aprovechamiento máximo de cada producto; sobre el respeto a las temporadas que marca el calendario; las dietas saludables; el uso de materia prima regional como espárragos, fresas, quesos, mostazas, cervezas artesanas… Según sus organizadores, nunca es tarde para adoptar o cambiar ciertos hábitos y aprender a “comer mejor”, tanto desde el punto de vista fisiológico como ético. El programa de actividades mensuales que engloba We Are Food es la mejor expresión del espíritu gastronómico de Brabante.

    El altar de GAST acoge un espectacular ‘showcooking’ a cargo de los mejores chefs de la Región.

 

 

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.