Una noche diferente: las cenas improvisadas de Fismuler

18 personas, muchas de ellas desconocidas entre sí. Un menú compuesto por platos que no están en la carta, pero que quizá podrían llegar a formar parte de ella. Vinos insólitos que llaman la atención. Parece la trama de la segunda parte de la película Perfectos desconocidos, pero no, son las cenas improvisadas de Fismuler. Una vez al mes, Nino Redruello y Patxi Zumárraga convocan en su restaurante de Madrid una cita como no hay otra en la ciudad y donde presentan un particular menú degustación formado por platos que surgen de lo que da de sí el propio mercado o de la inspiración de ese día. Completa la terna el sumiller del Grupo La Ancha, Francisco Milla, que propone cinco vinos para armonizar la velada, que se organiza en torno a la mesa comunitaria del restaurante.

La experiencia puede incluir unas ostras con una crema verde de cilantro, unas gambas frescas con su coral, unos melosos callos de bacalao, una sardina con fresas, unos deliciosos berberechos con guisantes frescos, una carbonara vegetal a base de espárragos de temporada, un corte de carne de cerdo coronado por una molleja de ternera… Son platos puramente orientativos, porque aquí la experiencia es distinta cada noche. Algunos son sobresalientes, otros de notable y otros son apenas bocetos que aún necesitan madurar un poco más. La idea es que los más aplaudidos puedan pasar a la carta y hacerse un hueco entre los fijos. Mientras la conversación surge entre los comensales, Nino y Patxi rodean la mesa, preguntan impresiones y explican algunos de los platos en un ambiente único, como de mesa del chef en la que todo puede suceder.

La experiencia se redondea, como ya hemos dicho anteriormente, con los vinos elegidos por Milla, que se suelta la melena con opciones tan curiosas como el sorprendente Clot de les Soleres Xarel.lo 2015 con su tapón de chapa y su peculiar fermentación que lo hacen casi más cercano a una sidra dulce que a un blanco estándar o La Maldición, un tinto de Madrid con alma de blanco… Para ahondar en la improvisación, y como suele ser marca de la casa en Fismuler, la música en directo puede surgir en cualquier momento. Cosa de las cenas improvisadas. De momento, solo en Madrid. A la espera de que surjan en Fismuler Barcelona

Fismuler. Sagasta 29. Las cenas improvisadas se celebran un miércoles al mes. Para enterarse, contactar con el restaurante en el teléfono 918 27 75 81 o en sus redes sociales. El precio cerrado es de 70 euros, maridaje incluido.

Banda sonora. Ellie Goulding – Anything can happen

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.