5 Relais & Chateaux muy recomendables de norte a sur de Italia

Cada uno se acerca a las guías, las listas y los rankings de carácter gastronómico con el ánimo de saciar la curiosidad; satisfacer las ganas de pisar y degustar un sitio nuevo aunque lleve ‘siglos’ abierto; compartir o cuestionar un determinado criterio; poner de relieve -o en duda- ciertas expectativas; o bien reservar mesa, que al fin y al cabo es el objetivo de su divulgación y pervivencia. Motivos no faltan para sostener unas y otros. La Relais & Chateaux no iba a ser ni es una excepción. Referente para cuantos entienden la experiencia gastronómica como un todo que abarca cocina y sala; fondo y forma o continente y contenido; esta guía muestra -y demuestra- un estatus envidiable tras haber sabido adaptarse a los tiempos y ampliar sus miras de alcance internacional.

Desde que la hojeara por primera vez en una de tantas visitas al inolvidable Neichel de Barcelona, la guía del savoir faire francés es ya ese básico que consultar ante la proyección de cualquier escapada a un destino de interés gastronómico como los que los Gastronomistas revisitamos para My Vueling City.

Perdiéndome como me pierdo consciente y gozosamente por Italia y sus confines, ésta vendría a ser una primera aproximación a los Relais & Chateaux más recomendables del país transalpino, incluyendo dos bonustracks que quedan a un tiro de piedra de su norte y sur:

Mirazur*. Es la Casa donde recibe y oficia el Grand Chef Mauro Colagreco, cuya cocina se sitúa este 2017 la cuarta “mejor del mundo” (sic.) según la revista Restaurant. El cocinero argentino conoce tan bien las despensas francesa e italiana que en pleno enclave fronterizo propicia un derroche de producto de uno y otro lado tratado con mimo y esculpido con oficio en platos que te reconcilian con los sabores de siempre. El tomate -el chef cultiva las más diversas variedades en su huerto particular- sabe a tomate aunque lo aderece de mil maneras y en diferentes texturas; las flores y hierbas silvestres matizan sus preciosistas presentaciones; el minimalismo sólo se lleva en los aperitivos y los pétit fours; los vinos ‘a ciegas’ maridan brillantemente; el carro de quesos honra a Francia e Italia; y los postres son, como debe ser, una celebración. El plus son las vistas a una riviera francesa que precisamente en Menton cobra una luz, unos colores y una profundidad envidiables.
30 Avenue Aristide Briand, Menton. +33 4 92 41 86 86.

Tomate a la parrilla con anchoa, alcaparras y ‘mozzarella’, en Miramar.

 

Calamar laminado cual ‘tagliatelle’ con salsa ‘bagna cauda’, en Mirazur.

Agli Amici (dal 1887). Tras probar la cocina de Emanuele Scarello junto a la familia Nonino en la última gala de entrega de sus Premios internacionales, acudí al día siguiente al restaurante que a 5 km. de Udine eleva ostensiblemente el listón gastronómico de la zona. El peso de la tradición es manifiesto en un establecimiento que data del siglo XIX y que saca a relucir tanto los orígenes como el orgullo de pertenencia a una tierra que Scarello da a probar en platillos de elaboraciones caseras como los ñoquis de patata de Godia; los tortelli de bacalao con su tripa crujiente; el risotto trabajado con aguas aromáticas; la ensalada de algas dispuestas cual cenefa de contrastes; la lubina; el cerdo friulano… Armonía pura entre mar (Adriático) y montaña. Su hermana Michela, al cargo de la sala, supone la mejor confidente para el comensal, que saldrá de ahí brindando con grappa Nonino. Por algo se destila justo al lado.
Via Liguria, 252. Godia di Udine. +39 0432 565411.

La adictiva ‘focaccia’ al romero del restaurante Agli Amici.

 

Ensalada marina con algas del Friuli y un par japonesas, en Agli Amici.

Il Luogo di Aimo e Nadia. Es el Clásico entre los clásicos de Milán. Un lugar por el que no pasan los años y que la frescura de nuevas generaciones ha sabido encauzar con éxito en la vanguardia gastronómica. Los chefs Alessandro Negrini y Fabio Pisani han cumplido las expectativas que la propiedad depositó en ellos ante el relevo necesario del maestro Aimo Moroni. Su hija Stefania decide lo justo y necesario para que Le Delizie del Luogo sigan seduciendo a clientes de toda procedencia sin entrometerse en la cuestión culinaria. Esta responsabilidad recae sobre el tándem de cocineros que conduce a una exquisita degustación de esenciales de la cultura italiana. Desde sus bocados para abrir boca a los impecables tortelli rellenos de ossobuco, el cordero al regaliz calabrés con pecorino sardo e incluso una reformulación un tanto atrevida del tiramisù.
En mi reciente visita supe de las intenciones de la propiedad de regenerar ahora el propio espacio en una remodelación que enmarcará aún mejor una cocina de larguísimo recorrido, también por delante.
Via Privata Raimondo Montecuccoli, 6. Milán. +39 02 416886.

Tartar de ternera, atún y mahonesa de almendras y berenjena entre ‘wafers’, de Il Luogo di Aimo e Nadia.

 

‘Tortelli’ de ‘ossobuco’, en Il Luogo di Aimo e Nadia.

Palazzo Manfredi. Su ubicación privilegiada hará que quieras desde desayunar con vistas al Coloseo como comer en las alturas sin agobios ni aglomeraciones o cenar a la luz de una Roma que luce majestuosa de la mañana a la noche. Con una oferta gastronómica tan amplia como variada, este imponente Relais & Chateaux incorpora además habitaciones cuyo lujo radica en la proximidad a unas ruinas bien custodiadas sobre las que se sustenta la Historia de una ciudad que ciertamente se ve y se vive diferente desde este palazzo.
El restaurante gastronómico recupera valores seguros del recetario italiano como el carpaccio (de ternera trufada), los “agitados” rigatoni alla carbonara o el risotto (“crujiente”), que el chef Giuseppe di Iorio reviste y enuncia con creatividad en raciones correctas. Si sólo vas a comer o cenar, no confundas el Aroma bistro con el Aroma estrellado aunque ocupen la misma azotea: ni las respectivas panorámicas ni las respectivas cocinas son las mismas.
Via Labicana, 125. Roma. +39 06 7759 1380.

Milhojas de calabacín y berenjena con ricotta mantecada y parmesano, en Aroma bistro.


The Xara Palace*
. En este edificio del siglo XVII ubicado en la Mdina maltesa, al sur del sur de Italia, descubrirás la belleza de las murallas medievales elevadas sobre entornos apacibles, así como las bondades del servicio que distingue a todos los Relais & Chateaux repartidos por el mundo. Si te alojas en una de sus espaciosas habitaciones disfrutarás de la quietud de una ciudad que en horario nocturno se vuelve aún más silenciosa y placentera.

El mejor hotel de Malta destaca también obviamente por su gastronomía. A pie de calle dispone de un bistro con buenísimas pastas caseras y pizzas. En lo más alto del edificio, el restaurante De Mondion presenta una cocina de autor de notable influencia italiana, si bien también hay guiños al culinario francés en productos y platos que son del agrado del cliente internacional que recala en este Palace. No te pierdas su risotto con setas como plato estrella; ni tampoco su conejo relleno o sus generosos postres. Disfruta también de las vistas, ideales para la velada romántica, y de la terracita donde puedes incluso desayunar ya que las temperaturas son agradables durante todo el año.
Misrah Il Kunsill, Mdina. +356 2145 0560.


*
Son los dos Relais & Chateaux que encontrarás rebasando ligeramente las fronteras italianas.

 

Belén Parra

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen