Razones para (optar por) L’Alegria

Y de repente, una alegría. L’Alegria, concretamente. Un gastrobar de barrio para cenar a gusto, ‘arrocear’ los sábados, vermutear los domingos y pasar los días copa en mano. Les Corts tiene por fin un reducto donde disfrutar de una cocina de fondo que cuida al extremo las formas.

L’Alegria es una apuesta de románticos para románticos; de disfrutones para disfrutones; de propuestas osadas, bocados divinos, buenas raciones, luces bajas, distancias cortas, miradas breves y tempos sosegados. Razones no me faltan para recomendarlo. Ahí van unas cuantas:

  • Una cocina fuera de lugar. Qué hace L’Alegria en Les Corts es algo que aún se están preguntando sus propietarios… Las alegrías gastronómicas en Barcelona van por barrios y éste no es de aquellos más dados a albergar reductos que te animen a comer o cenar fuera de casa aunque los tengas al lado. Tampoco es de los que registra más aperturas gastro. Ni siquiera en tiempos de moderneces, frente a las que L’Alegria responde con el legado de la tradición, la casquería y el dulce como mejor colofón. En este sentido, celebremos la alegría que proporciona una cocina de largo recorrido -crucemos los dedos-, sabores marcados, combinaciones sorpresivas y siempre al punto. Ahora sólo falta que en el distrito también sepan apreciarlo…
  • El chef. Giacomo Hassan lleva un porrón de cocinas a sus espaldas repartidas entre Europa y Latinoamérica. Todas en la primera línea culinaria. Ahora, en la ‘suya’, de apenas 3 metros cuadrados, vierte todo lo aprendido e invierte en una clientela que poco a poco va descubriendo su talento. Junto a Borja, su segundo, consensúan propuestas, trabajan muy bien la producción de cada servicio, se toman su tiempo en ‘el directo’ y salen a la sala como parte fundamental de un gastrobar que tiene en las degustaciones su principal atractivo.

    Terrina de conejo con salsa de jamón.
  • El menú degustación. A veces incluye hasta 8 pequeños bocados de admirable truecooking en el que la técnica siempre está supeditada al sabor. Entre L’Alegria de los caldos, las oportunas texturas, el producto de temporada, las masas y pastas caseras, el maridaje propuesto y los 38 euros de precio, bien vale la pena sentarse a la barra o a una de sus pocas mesas para dejar hacer a los chefs lo que les venga en gana.

    Mollejas con nata.
  • Las demás propuestas. Para quien prefiera el servicio rápido, también está el picoteo de las olivitas y los mejillones o el plato de pasta, por ejemplo. Los arroces sólo se sirven los sábados al mediodía y el vermut está reservado al domingo. Son cosas de L’Alegria, que tienta a su vez con otras fórmulas culinarias que hagan que la gente se acerque a su cocina. Es de esos locales que merecen el beneficio de la duda e incluso una o dos oportunidades porque la oferta culinaria, como veis, cambia según el día. Hay sugerencias nuevas cada semana.
  • Los vínculos. L’Alegria es primo hermano del Paradiso, donde seguro que ya te has dejado caer por sus cócteles y sus bocatas de pastrami. El Maravillas también es de la familia y lo tienes cruzando la plaza de la Concordia, que queda al lado.
  • El ambiente. La calle peatonal donde se encuentra L’Alegria y la plaza en la que ésta desemboca conforman uno de los puntos neurálgicos del barrio. De ahí que su terracita invite a quedarse a las puertas del local en lugar de pasar y disfrutar también del interiorismo envolvente que, si bien es cierto que está más cerca del club que del restaurante, es tan confortable como para pasarse unas horas.

L ‘Alegria. Remei, 2. Barcelona.
Teléfono: 931 44 82 84.
Horario: De martes a viernes, de 19h a 2h; sábados de 13h a 16h y de 19h a 2h. Domingos, de 12h a 15h.
Precio medio: 30-40 euros.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Partner
imagen