Comerse Copenhague (sin pisar el Noma)

¿Ya tienes tus billetes para Copenhague? Si aún te lo estás pensando, te animamos a coger un Vueling y plantarte en esta bella y tranquila ciudad. No decepciona. Además de pasear -a pie o en bicicleta- entre sus principales atracciones (la calle Strøget, el Ayuntamiento, el canal Nyhavn, lo jardines Tívoli, la Sirenita, el barrio libre de Christiania…), comerás más que bien. De hecho, el efecto René Redzepi ha sido en Dinamarca lo que Ferran Adrià fue para España. Con la “nueva cocina danesa” de su restaurante Noma (mejor restaurante del mundo entre 2010 y 2012) consiguió que muchos chefs se animaran con la actualización de platos tradicionales y la exaltación de sus ingredientes locales. De ahí que la oferta culinaria de la ciudad sea hoy día de lo mejorcito a nivel europeo. Con el plus de esa atmósfera estética y cálida (‘hygge’, la llaman ellos) donde te la sirven. Te proponemos, aparte del Noma (que por cierto en 2015 se trasladará unos meses a Japón) algunas direcciones para saborear sus delicias:

Manfred's & Vin Copenhague
Pollo de corral, espinacas y apio nabo, en Manfred’s & Vin

MANFRED’S & VIN: PLATILLOS Y VINOS

Este coqueto local, especializado en vinos naturales y platillos daneses, se ubica en la calle más de moda de la capital: Jaeggerborgade (en el barrio de Nørrebro), que concentra una envidiable sucesión de tiendas y restaurantes a cual más hipster. Otro de sus atractivos es que detrás están el aplaudido chef Christian Puglisi (ex Noma), que ya ha conseguido una estrella Michelin en el restaurante Relae, ubicado justo enfrente del Manfreds & Vin. Sirven un menú de siete platillos por 250 coronas (unos 30 €); y si es a mediodía de martes a viernes, tienes la opción de cinco platos por 175 coronas. Su filosofía: recetas sencillas basadas en productos vegetales y orgánicos de primera calidad. Por ejemplo, su pollo con espinacas y apionabo, rico, rico. Calle Jaeggerborgade, 40.

Coffee Collective 2-Copenhague
El café de Coffee Collective, de los mejores de la ciudad.

COFFEE COLLECTIVE: EL MEJOR CAFÉ

En la misma calle de Manfreds & Vin, tiene fama de servir el mejor café de Copenhague. Sus baristas acumulan premios y solo compran grano procedente del comercio justo. Lejos de cualquier atisbo pretencioso, sorprende la informalidad del lugar. Solo entrar te topas con una cocina abierta donde un joven hace un café tras otro, sin barra por medio y al lado de una gran máquina de moler, y uno mismo entra en “su cocina” para servirse el azúcar al gusto. Al fondo tienen una sala más “arreglada” y a la entrada una terraza con mesas comunales donde los perezosos daneses se tiran horas al sol café en mano. Ah sí, el café muy peculiar y aromático. Y venden paquetes para llevar y un merchandising muy mono. El espresso sale por 20 coronas. Calle Jaeggerborgade, 10.

Host2
Höst, diseño y cocina cien por cien danesa.

 

HÖST: COCINA Y DISEÑO DANÉS

Además de por su gastronomía, si por algo es conocida Dinamarca, es por su diseño. Este restaurante ganó el año pasado el primer premio de los Restaurant & Bar Design Awards 2013 por su interiorismo rural e industrial al mismo tiempo. Como una granja moderna, combina madera, cemento y elementos rústicos, generando un ambiente acogedor e íntimo muy logrado. De su breve carta, lo mejor es pedir el menú (dos platos y postre por 295 coronas, unos 35 €), donde queda constancia de su amor por los elementos vegetales crudos. Ríquisima su trucha con trompetas de la muerte, coliflor y caldo de champiñones; suculenta la pierna de ternera con puré de patata, carpaccio, remolacha y salsa de pimienta de Madagascar; y curioso su helado de pataca con crumble de manzana. La pataca, por cierto, es un ingrediente que se estila mucho por aquellas tierras. Cambian de menú cada temporada y cuentan con opción maridaje. Calle Nørre Farimagsgade, 41.

 

Interior BioMio - Copenhague
Local industrial, showcooking y cocina eco en BioMio.

BIOMIO: 100% ORGÁNICO

La otra zona de moda, además de la calle Jaeggerborgade en el barrio de Nørrebro, es el Meatpacking District, en el barrio de Vesterbro. Roba el nombre al famoso distrito neoyorquino porque el concepto es el mismo: locales cool ubicados en una zona industrial reconvertida. Aquí encontramos este restaurante orgánico de amplias dimensiones, reconocible por los neones Bosch en su fachada (antes era un taller de esta marca electrodoméstica). Mesas corridas de madera, servicio semi self-service para abaratar precios, showcooking y platos daneses e internacionales con el denominador común de los ingredientes biológicos. Muy buenos sus dips y sus woks. Sale por unos 35-40 euros al cambio. Calle Halmtorvet, 19.

3. Kodbyens Fiskebar - Copenhague
El marinero de moda en la ciudad: Kodbyens Fiskebar.

 

KØDBYENS FISKEBAR: UN MARINERO A LA MODA

En la misma área del Meatpacking District que el BioMio, este es uno de los restaurantes más de moda de la ciudad. Sirve cocinera marinera en un local industrial y con un ambiente cool. Su reclamo: los mejores pescados y mariscos locales y fresquísimos, sin dejar de lado -cómo no- los ingredientes vegetales. Ostras, fish&chips, mejillones azules, cangrejo… y una cuidada selección de vinos. Al frente está el chef Anders Selmer, otro ex-Noma. Unos 50-60 €. Calle Flæsketorvet, 100.

 

5. Sport Cake-Copenhague
Sports Cake, la gran tentación de La Glace.

 

LA GLACE: PASTELES CON HISTORIA

La pastelería más antigua de la ciudad y predilecta del escritor Hans Christian Andersen, tiene unos pasteles que son un pecado. Tan calóricos como ricos, el más famoso es el Sports Cake, de turrón y nata montada. El entorno es clásico y con mucho encanto. Eso sí, calcula que unos 15 € para la merienda. Calle Skoubogade, 3.

 

Bang&Jensen ok
Ambiente hipster en el Bang & Jensen.

 

BANG&JENSEN: CERVEZA ANTI-DISEÑO

Un local ideal para beber una Carlsberg (la cerveza danesa por excelencia), en un bar hipster ubicado en una antigua farmacia. Con una pared repleta de cuadros de un marinero en diferentes estilos y un mobiliario oxidado, aquí se concentran la juventud moderna desde el desayuno hasta el cóctel de la noche.Carta informal, cócteles y música indie. Istedgade, 130

 

smoerrebroed-aamans
Smorrebrods modernizados en Aamans.

 

AAMANS: SMØRREBRØD RENOVADO

El Smørrebrød es una especialidad clásica danesa que consiste en una especie de bocadillo abierto: una rebanada de pan con mantequilla y diferentes ingredientes (desde ahumados a embutidos o huevos servidos con diversos toppings, encurtidos y salsas). El cocinero Adam Aamann ha sabido darles un twist, modernizarlos y darles un aire más gastronómico. Incluso ha abierto un local en Nueva York. Unos 35 € el menú. Calle Øster Farimagsgade,10

 

10. Andersen Hotel-Conpenhague
El boutique hotel Andersen tiene una ubicación perfecta.

ANDERSEN HOTEL: PARA COGER FUERZAS

Un hotel boutique de diseño, confortable y con un buen servicio, que es ideal por su localización: en el barrio de moda Vesterbro, al lado de la estación de tren y del Tívoli. Haz un esfuerzo por salir de la cama (el colchón te abraza e invita a remolonear) para probar su desayuno buffet, a base de embutidos, panes diversos, yogures con muy diversos toppings, bollería y detalles bio como concentrado de zanahoria o unas sabrosas galletitas orgánicas de sésamo. Desde unos 110 € la noche. Helgolandsgade, 12.

Isabel Loscertales

Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen