Una barra de tiramisús entre calzado ‘made in Italy’ en Milán

Al italiano Antonio Carstulovich, que sabe mucho de (gran) consumo y admite entre risas tener un máster en psicología femenina, se le ocurrió abrir un local que ofreciera “lo que más gusta a las mujeres”. Inicialmente pensó en los zapatos y el vino. No iba mal desencaminado, pero le faltaba algo. Ese algo con el que acabó de alimentar su idea. Pensó en los dulces y entre todos se quedó sólo con el tiramisù. “Porque hace que te vengas arriba, como unos buenos tacones”, esgrime. Así surgió Tiramisù Delishoes, que también podría haberse llamado Tiramishoes para abreviar. Es el primer deli especializado en tiramisús y a la vez zapatería artesanal que abre en el mundo y está en Milán. En concreto en el bohemio barrio de Brera, a dos pasos de la ‘milla de oro’.

Tiramisú Delishoes Gastronomistas
Mesa de la sala sótano del negocio.

En Tiramisù Delishoes tienen tanto escaparates para el calzado y las botellas made in Italy como vitrinas para según qué pares de alta costura, así como recipientes de cristal para las piezas de bollería casera. También una escueta barra de tiramisús donde puedes decidir cómo lo quieres y mesas en sus dos plantas donde desayunar, comer, merendar o cenar tranquilamente. Porque el negocio cuenta asimismo con una cocina de obra nueva y un numeroso equipo entre dependientes, cocineros y camareros a los que sabrás distinguir entre la multitud que presentan algunos horarios. No hace ni un mes de su inauguración y a buen seguro que creará tendencia. O debería crearla porque moda y gastronomía no tienen por qué estar reñidas y todavía son pocas las tiendas o boutiques multimarca capaces de ofrecer algún tentempié que esté a la altura de sus prendas. Aunque sea simplemente para entretener al que compra, a quien espera al que compra, o para consolarse cuando uno no puede permitirse según qué compra.

En Tiramisù Delishoes vi pero no me probé zapatos y zapatillas a unos 200 euros de media el par, precios muy por encima de los de la carta del restaurante y del listado de tiramisús. Sí probé en cambio parte de las propuestas de corte y producto italiano del local, como el vitello tonnato inverso o la pasta con tomate y albahaca “alla maniera di Tiramisù”. Tradición bien ‘customizada’. Ambos platos, como toda la oferta dulce, han contado con el asesoramiento de 2 sugar cups, la empresa que para este fin constituyeron Xano Saguer y Jordi Butron, ideólogos de Espai Sucre.

Vermut “histórico” italiano.

Tanto en los tiramisús a la carta como en los que se sirven en la barra en pequeñas raciones hay mucha técnica y precisión. La necesaria en toda recreación pastelera. Recomiendo apuntarse a la fórmula de Los 5 elementos (crema, base de bizcocho, baño, guarnición y decoración) para poder elegir todos los ingredientes de cada tiramisú e incluso combinarlos para probar versiones creativas como la que cambia el baño en café por el de cereza o el que prescinde de la base clásica de savoiardo para optar por la galleta de cacao o de té verde. Igualmente ‘intercambiables’ son las guarniciones -cacao en polvo, crumble de galleta al sésamo, crumble de galleta a las especias…- como las decoraciones últimas -espuma de caramelo y haba tonka, aire de limoncello, granos de café…- de cada elaboración. Al plato o mejor dicho, a la carta, se puede degustar incluso el tiramisù “háztelo tú mismo” -escrito tal cual- a partir de los ingredientes de la receta tradicional. Se trata de que cada uno opte por las cantidades que desea de cada ingrediente para que la pastry chef elabore ipso facto el tiramisù correspondiente. Es la propuesta más indicada para puristas. El Delishoes o de la casa, en cambio, se presenta ligeramente ahumado con té a la vainilla, mascarpone helado y un toque de chocolate Valrhona para redondearlo.

Ya veis es que en Tiramisù Delishoes es imposible venirse abajo porque cuando no es un vermut es un vino, un espumoso, un espresso, un buen dulce o un par de stilettos

 

 

Tiramisù Delishoes
Via Formentini, 2. Milán.
Teléfono: +39 02 9132 1602.
Precio medio: 10 euros los tiramisùs en barra; 40 euros el restaurante a la carta.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar
Belén Parra

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen