Dónde tomar un buen helado en Roma

Viajar a Roma y no tomarse allí un helado sea cual sea el mes del año es un error imperdonable. Para que no lo cometas y vuelvas a casa con los deberes (gastronómicos) hechos en la ciudad eterna, ahí va esta selección que elude franquicias de marcas con colas de turistas -tipo GROM- para optar por un reducido número de direcciones donde se trabaja el producto de manera artesanal y puedes hasta conocer al autor de cada helado.

 

Helado de kiwi y jengibre. ©IlCapricciodiCarla

Il Capriccio di Carla. Carla d’Ambrosio ya no sólo se dedica a elaborar artesanalmente sus diferentes helados sino que trabaja a conciencia el gusto de los distintos sabores para que no lleven a equívoco. Dicho lo cual, el kiwi sabe a kiwi y el chocolate, como el que ilustra la foto de portada de este post, es el mejor chocolate del mercado.


Cremeria Aurelia
. En la misma entrada veréis que es una heladería súper recomendada entre las guías especializadas. Su helado también es artesanal, sumamente cremoso y, en ningún caso, graso. Probad sobre todo cualquiera de sus cremas heladas al chocolate y sabréis lo que es el cacao puro.

Selección de helados de ©Otaleg.


Otaleg.
El maestro heladero Gabriele Bonci está detrás de uno de los helados más buenos de Roma. Manteca a mano, se preocupa tanto por textura como temperatura y el resultado en boca es justo el que esperas porque no trabaja con sucedáneos sino con producto fresco.

 

Gelateria Corona. Que no te equivoque su aspecto exterior porque la familia Corona elabora aquí el mejor helado tradicional de Roma. Lo creen hasta los propios romanos, que son los que me guiaron hasta su puerta, y por algo será. Probamos el de naranja sanguina, el de tiramisù, el de pistacho (verde claro, como debe ser)… ¡A cuál mejor!

 

©GelateriaDeiGracchi

Gelateria dei Gracchi. Con materia prima de la mejor calidad, producto fresco y natural, sin conservantes ni colorantes… así se elabora el helado del maestro Alberto Manassei, que ya cuenta hasta con cuatro establecimientos repartidos por toda Roma. Si te gusta especialmente el helado de pistacho o de gianduja, éste es tu sitio.

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.