¿Qué NO hay que comer en una primera cita?

Esta noche tienes una cita, quizá en alguno de estos restaurantes románticos. La primera cita de la que esperas sean muchas más. Para que así sea, evita estos errores foodie que podrían acabar marcando el final de la relación antes incluso de que haya empezado…

Ruiditos de sopa, no. 

Caldos, guisos, cremas y sopas y todo lo que se manipula con cuchara… ¡ni hablar en una primera cita romántica! ¿Por qué? Piensa en este horrible ruidito que provoca una golosa aspiración: “¡Sluuuuurp!”. Muy poco sexy, la verdad.

Ajo y perejil, malos para los morreos. 

Si quieres que tu aliento sea tan fresquito como una pastilla de menta, el consumo de ajo y perejil está formalmente prohibido. Que sea en bocata, en bravas, con carne, a la barbacoa o en salsa, si no quieres echar para atrás a tu Romeo/Julieta, olvídate de estos alimentos que arruinan ferozmente el aliento.

El frito, para los colegas. 

Tener estas manitas llenas de grasa cuando acaricias suavemente el rostro de tu enamorad@, la ropa oliendo a fritanga cuando os dais un abrazo y la boca que sabe a salsa barbacoa cuando llega el primer beso… como que no. Aunque el pollo frito sea tu plato favorito, no es momento de compartir semejantes intimidades. Casi mejor dejarlo para la noche de partido entre colegas.

Garbanzos, mal asunto. 

¿Necesitamos recordar que algunas legumbres como, por ejemplo, los garbanzos o la judías blancas provocan flatulencias? Si lo que quieres es poner ‘on fire’ a tu pareja, no juegues con los gases. Un “tue l’amour” radical.

Street food, no sin confianza. 

Eso de comer con los dedos mola bastante. Pero casi mejor si lo dejamos para más en adelante, cuando la relación esté bien consolidada. Porque eso de mirarse enamoradizos y percatarse, de repente, que en la barbilla hay una gotaza de mayonesa es poco atractivo. Tampoco mata ver cómo medio bocata cae fuera. Tiempo al tiempo, y cada cosa a su debido momento. Ya llegará el día de demostrar tu amor por las tendencias foodie sin vergüenza. Por ahora estamos en la fase de convencer al otro de que se quede, así que… tú mism@.

El alcohol, siempre con moderación.

Eso de emborracharse, decir tonterías o, peor aún, soltar sin freno tus más oscuros secretos, es algo que no toca. Tampoco lo de andar haciendo eses o, rozando ya el límite de lo aceptable en una primera cita, acabar en el baño vomitando.  Así que limítate a una copita y todo saldrá bien.

Picante (en la mesa, no).

Tú conocerás tu tolerancia al picante pero sí te podemos dar un consejo: no juegues con fuego. Eso de hacerse el/la rebelde y echar medio bote de aceite picante y luego toser, llorar, etc. tiene poco sexapil, no te engañes.

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinovidavici.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen