Galú: ¿uno de los mejores restaurantes italianos de Barcelona?

Galú, quédate con este nombre. Bueno, en realidad son dos nombres en uno: Gala y Lucía, las hijas de Niko Scimone y Michelle Geitgey, propietarios del restaurante que visité hace unos días. Y que tanto me gustó. Y que me hizo preguntarme si ya es uno los mejores restaurantes italianos de Barcelona (rama siciliana), y eso que apenas lleva unos meses abierto.

Ojito, no esperes un local lleno de glamour y con una decoración chic, sino algo sencillo. Como sus platos. Pero están tan buenos… Porque sencillez no es sinónimo de peor calidad. Al contrario, si el cocinero sabe tocar el producto, se maneja bien en los fogones, puede crear platos que te hagan disfrutar de lo lindo. Es lo que me ocurrió allí.

Galú ofrece platos sicilianos cocinados de una manera deliciosa. Se nota que los hacen con cariño. Pero no es una mamma quien maneja las ollas sino Niko, un tipo sensato y talentoso que hace una caponata para relamerse durante días. El emblema de la gastronomía siciliana es aquí suave, sabrosa, delicada. Excelente, en resumen.

Como las alcachofas a la romana, hervidas primero con vino, ajo y especias y luego pasadas por la sartén y presentadas sobre un pesto a la genovese por debajo y queso pecorino romano un poco picante por encima.

En Galú, hacen la pasta ellos mismos. Como el pan, que dejan fermentar al menos durante 24 horas. por eso está tan rico, más aún cuando te lo plantan en la mesa con un poco de aceite siciliano. Siempre que pueden, usan productos de su tierra. Rematan el carpaccio de buey, con rúcula, parmesano y limón con alcaparras de Sicilia. Antes, como aperitivo, te ponen unas carnosas y adictivas olivas de Nocellara, también de aquella zona de Italia. Igual que el vino: atención al blanco Capovero, del que me enamoré locamente por su acidez y sabor que incluso me recordó al kiwi y al fresón un poco verde.

Otros platos para el recuerdo fueron la melanzane a la parmiggiana (espectacular, recuerdo que la de Iluzione estaba también muy rica), el risotto de remolacha con burrata, menta y espárragos, y los pappardelle alla Norcia, sin nata (así que más ligeros) pero con tomatitos, chalota, salsa trufada y salchicha. Un platazo por el que volver de rodillas.

De postre, casero como todos los que allí preparan, una tentadora panna cotta con ralladura de coco y puré de mango con una cereza amarga.

Sinceramente, una cena para recordar.

Ah, otra de las cosas que me gustó de Galú es el servicio, joven, natural, amable, cercano… Te hacen sentir como en casa, y así da gusto. Eso sí, si hay mucha gente, el local es ruidoso, pero me imagino que cualquier restaurante siciliano auténtico lo es. ¿No?

Galú

Rosselló, 290. Barcelona.
Teléfono: 93 115 02 75.
Horarios: de martes a sábado de 13.00 a 15.30 y de 20.00 a 00.00 horas.
Precio medio: 25-30 euros.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.