Gorgonzola y otros ‘formaggi blu’, una historia de amor

Encontrarse con un ‘príncipe azul’ no es fácil; con cuatro el mismo día, ni te digo; y conocerlos en una misma sentada, ciencia ficción. Pues resulta que esto acaeció recientemente en Barcelona, en una famosísima feria de alimentación. Mira si el recuerdo es grato que voy a contaros esta bonita y sabrosa historia de amor.

¿Los protagonistas? Una quesería lombarda, el Caseificio Latini , cuatro de sus formaggi blu, los asesores de quesos artesanos italianos Mozzakimozza y unos cuantos invitados que caímos rendidos a los encantos de nuestros ‘primos hermanos’ sin mucha predisposición. Bueno, hablo por mí, que por el resto no puedo. No era nada fan de los quesos azules hasta que llegaron ellos. O hasta que llegó Luigi Latini, el quesero italiano que los elabora y que nos los presentó.

¿Qué os parece? Como para no enamorarse de este Gorgonzola

El Gorgonzola es un queso azul elaborado a partir de leche de vaca entera y originario de la provincia de Milán, que toma su nombre de la ciudad lombarda homónima que lo creó. Producido por primera vez a finales del siglo IX, inicialmente se llamaba stracchino verde porque se realizaba con la leche de vacas stanche o stracche, ‘cansadas’ vaya, que es como llegaban las pobres a los valles tras pastar en las montañas de los Prealpes, generando una leche particularmente adecuada para producir quesos blandos.

A través de los siglos, la producción de Gorgonzola se expandió geográficamente abarcando un territorio extenso y homogéneo hasta convertir la provincia de Novara, tierra rica en agua, pastos y ganados, en la capital de este queso azul. De hecho, sus características vetas azulverdosas evocan las llanuras y los pastos del Piamonte y la Lombardía italianas. Romántico, ¿no?

Latini nos dio a probar dos tipos de Gorgonzola y dos especialidades azules no reconocidas por el consorcio regulador, pero de aspecto y características similares. Cuatro quesos como un queso. Tú ya me entiendes.

Dolce. Su carta de presentación. Un Gorgonzola cremoso y delicado, con el sabor propio del queso azul y ligeramente picante. Se puede untar sobre el pan, servir en ensaladas o con verduras frescas al vapor y con cualquier tipo de pasta combinado con mantequilla para dotar de más cremosidad al plato.

Piccante. Gorgonzola de sabor más fuerte y pasta dura, más consistente y quebradiza. Se puede utilizar para preparar salsas y condimentos, pero también es excelente tal cual, servido con nueces y peras o acompañado de un buen pan artesanal.

Vena Blu. Queso azul suave y cremoso elaborado exclusivamente con leche de cabra, que le otorga su sabor característico. Sabroso, dulce, único en su género por la consistencia de su pasta.

Palfuoco. Un queso azul muy especial debido a la presencia en la pasta de pétalos de guindilla, que le dotan de un punteado rojizo y de un sabor exclusivo: fuerte y decidido sin dejar de ser suave y cremoso.

En definitiva, cuatro piezas capaces de convertir cualquier plato en algo especial y de exaltar al más escéptico de los paladares. Como el mío.

Soy la de la chaqueta roja. Si la cara es el espejo del alma, escepticismo era poco.

El Caseificio Latini está ubicado en la localidad de Grumello del Monte, en la provincia italiana de Bérgamo. Mozzakimozza tiene su sede en Barcelona y selecciona y distribuye quesos italianos a los mejores restaurantes y tiendas de Catalunya. Busca sus productos, te enamorarás.

Carme Gasull
Carme Gasull

Se inició como periodista en la radio y con el gastrónomo Jordi Estadella en las cosas del comer. Hoy, modera ponencias y demostraciones culinarias en ferias y congresos, colabora en el programa 'Àrtic' de betevé y comparte experiencias en blogs diversos. Comisaria del proyecto 'Catalunya Regió Europea de la Gastronomia 2016', es autora del libro 'Catalunya en el paladar' (Austral Media, 2004) y del cuento 'Petita història de la Festa de la Ratafia' (Editorial Mediterrània, 2016).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.