Kakigori: el helado de nieve japonés llega a España

Gothic Lolitas vestidas como salidas de un manga, estridentes salas de juego Pachinko cuyo único regalo son peluches, cementerios en medio de centros comerciales, mujeres traumatizadas porque les diste un beso, calles donde prohiben fumar y restaurantes donde no… Si viajas a Japón te sorprenden muchas, muchísimas cosas. También los helados. O una “especie de”, pues en poco se parecen a los nuestros. Casi sería más como un granizado, pero tampoco. Se llaman kakigori, se hacen con hielo y sirope, se comen con cuchara y resultan muy refrescantes: allí todo el mundo los devora en cualquier rincón bajo un calor y una humedad sofocantes. Teniendo en cuenta el furor que ha causado la gastronomía japonesa aquí, no deja de ser extraño que hayan tardado tanto en llegar. Porque sí, ya podemos encontrar kakigoris en España.

kakigori martin gastronomistas
Martin Kunz con una de sus máquinas de hacer kakigoris.

El primer establecimiento especializado que los vende se llama tal cual, Kakigori. Ha abierto sus puertas hace apenas tres semanas en el barrio de Gràcia de Barcelona y ya acumula largas colas en su puerta. El artífice se llama Martin Kunz y es un austríaco que estuvo viviendo diez años en Japón. Allí compró una máquina para hacer kakigori que se trajo a su siguiente destino: la Ciudad Condal. Sin embargo, una vez aquí abrió una crepería (Krampus, en la calle Zaragoza) y enterró su aparato en el baúl de los recuerdos. Hasta ahora, que ha conseguido la exclusividad de las máquinas en Europa y ha abierto un pequeño local en la calle Verdi, 49 con barra directa a la calle (es take away, no tienen mesas). Sólo ver cómo preparan los kakigoris en vivo y en directo con esas coquetas máquinas de estilo retro ya atrae a muchos curiosos, que no dudan en probar qué eso del helado de nieve japonés.

la foto
Esto es un kakigori o helado de nieve japonés, hecho con hielo a láminas y sirope natural.

Porque esa es la traducción aproximada de kakigori. ‘Gori’ es nieve en japonés y ‘Kaki’ es la manera de cortarlo, a láminas muy finas que generan ese efecto visual de nieve. En Kakigori los preparan con agua mineral vitalizada. Es decir, filtran el agua con un aparato (Acqua Power Joint) que hace que el agua resultante sea de baja mineralización y más saludable. Entre capa y capa de hielo añaden sirope natural del sabor que elijas: piña colada, mango, jengibre y limón, chocolate o fresa son algunos de los más solicitados. Yo tuve oportunidad de probar el de mango y me resultó muy refrescante y rico aunque quizás demasiado dulzón. Ninguno lleva lactosa, tampoco conservantes ni colorantes y todos son aptos para celíacos.  Si el cliente lo desea, pueden rematar el kakigori con una especie de leche condensada muy cremosa (no la ponen siempre, pero los latinoamericanos y estadounidenses conocen el producto y les gusta más así). El precio: 2,50 € el tamaño normal y 3,90 € el grande (4 € el kakigori del mundo, a base de mojito sin alcohol).

kakigori cola gastronomistas
Cola de gente esperando su kakigori.

“Es impresionante como una cosa tan sencilla puede ser una gran idea -explica la mano derecha de Martin Kunz, Pilin Francesch– sabíamos que tendría buena acogida, pero está siendo la bomba. El kakigori es exótico, refrescante, natural, saludable, novedoso… está llamando mucho la atención”. Aún están valorando cómo desarrollar todo esto. De momento, en unas semanas se trasladarán a Plaça de la Vila, 3 (por problemas de papeleo no han podido instalarse directamente allí) y probablemente luego se animen a montar una franquicia por toda España. “Tenemos que pensar”, nos dicen. También en qué harán en invierno, pues el helado de nieve es un producto claramente estacional (en principio los dejarán de hacer en octubre y volverán en mayo). Os mantendremos informados.

Kakigori

Verdi, 49.

Precio: 2,5 € el tamaño normal, 3,90 € el grande.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar
Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen