La BCN Restaurant Week nos lleva al Espai Sucre

La Barcelona Restaurant Week es una buena manera de aproximarnos a algunos restaurantes de Barcelona para degustar un menú cerrado de 25 €, en locales cuyo precio medio de carta suele superar esta cifra. Ahí están, por ejemplo, joyas como L’Eggs, L’Oliana o este Espai Sucre que nos ocupa, al que decidimos acercarnos, muertos de curiosidad, para degustar el menú que habían preparado con motivo de este evento organizado por Atrápalo (los menús solo pueden adquirirse a través de www.atrapalo.com, y de los 25 € obtenidos por cada menú se destina uno a la ONG Movimiento por la Paz).

Lo bueno de la Barcelona Restaurant Week es su heterogeneidad. Es una propuesta en la que tienen cabida todos los públicos porque acoge a locales que van desde Loidi, la oferta ‘low cost’ del chef Martín Berasategui, pasando por el bellísimo Galaxó del Hotel Casa Fuster o el funcional Daps, por no hablar del imprescindible Indochine si nos decantamos por lo asiático o el Marítim, cocina marinera de muy buena factura con unas vistas al mar espectaculares.

La sofisticación de El 3 o El Regulador conviven con propuestas clásicas como La Terraza del Claris o Alba Granados, todos ellos con algo en común pese a su disparidad de cocinas y talantes: 25 € y un menú cerrado. Esta vez ellos deciden por nosotros. Y eso ocurrió en el Espai Sucre, espacio al que teníamos muchas ganas por tratarse de un restaurante único en su especie: es una escuela de postres que cuenta a su vez con un pequeño restaurante en el que lo que vamos a comer son, fundamentalmente, postres, uno tras otro. Pero no se imaginen coulants, bizcochos y cupcakes, natas, cremas, azúcares y chocolates a destajo. Espai Sucre es la sofisticación hecha postres, que juega con texturas, sabores y aromas y nos permite salir de sus dependencias habiendo dado cuenta de un ágape moderadamente calórico y vivido una experiencia gastronómica sin parangón en la ciudad. Eso sí, y lo advertimos desde ya, no apta para todos los paladares.

En Espai Sucre cuesta entrar, cuesta entender, pero merece la pena una vez hemos entendido que sí, que vamos a cenar postres. Filigranas dulces que probablemente no se parezcan a nada de lo que hemos probado hasta el momento. Valga como ejemplo de la sofisticación y de la fuerte personalidad de Espai Sucre el menú que tuvimos ocasión de probar, que refleja muy bien su espíritu y que ha sido creado en exclusiva con motivo de la Barcelona Restaurant Week.

espaisucre1Primer round: aperitivos salados. Una pequeña crema de brócoli y crema de leche, cremosa, deliciosa, acompañada de un pan crujiente con gelatina de pera, sobrasada y miel. Muy buenos, pero simples bocados para ir abriendo el apetito para lo que nos espera, el grueso del ágape: los tres postres.

espaisucre6Segundo round: sorbete de manzana-vinagre, calvados, apio y anís verde. Nuestro favorito, con diferencia, de la noche, un plato imprescindible que sorprende por su sencillez y a su vez por su sofisticación. La manzana se presenta de tres maneras: en juliana, en dados y en sorbete, mientras que el apio aparece aquí en forma de gelatina.

espaisucreTercer round: bizcocho de aceite de oliva virgen extra, melocotón blanco, oliva verde y San Simón. Este postre, con una fuerte personalidad, tiene como protagonista el sabor de la oliva con un toque de San Simón, un queso gallego ahumado de leche de vaca también de potente sabor. El melocotón es aquí una gelatina cuadrada que contrasta con el fuerte sabor de la oliva.

espaisucre3Cuarto round: tapioca de coco, helado de yema quemada y orujo, espolvoreados con haba tonka rallada al momento. El más consistente y más “postre” de los tres postres, tras una gradación de platos cuya suntuosidad va in crescendo hasta llegar a la explosión de las pastas de té, protagonistas del siguiente round. Lo curioso de esta cena a base de postres que a muchos les puede parecer una marcianada es, precisamente, lo equilibrado de sus valores nutricionales. Verduras, hortalizas, fruta, hidratos, aceite de oliva, lácteos… todos ellos están presentes en los platos que hemos ido degustando a lo largo de la noche y que, insistimos, probablemente defrauden a los paladares más convencionales pero entusiasmarán a todos aquellos amantes de nuevas experiencias gastronómicas que acudan a Espai Sucre con la vieja máxima de “hemos venido a jugar”.

espaisucre5Quinto round: Esta selección de sofisticados bocados dulces está formada por una piruleta de lima y romero, una nube de cacao y cardamomo verde (nuestra favorita del grupo), un crujiente de sésamo y regaliz (nuestro segundo favorito), un shortbread de mantequilla y sal, un bombón de chocolate y té ahumado, una gominola de café y anís, una galleta de cacahuete y curry,  y un chupito de manzana verde y laurel, muy refrescante.

 

 

 

 

 

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen