La Guingueta: Carles Abellan tiene un chiringuito

guingueta
Mi amiga Maite posa junto a Bernardo.

A veces, en Barcelona pasan cosas como La Guingueta. En realidad, Las Guinguetas, porque hay dos: uno en la playa del Bogatell y otro en la Barceloneta, justo cuando acaba el Passeig Joan de Borbó, en pleno centro neurálgico guiri. Nos referimos a este tipo de cosas agradablemente sorprendentes como encontrarte en plena arena playera un chiringuito comandado ni más ni menos que por un chef del prestigio de Carles Abellan, capaz de defenderte con el mismo ahínco su estrella Michelin del Comerç 24 que de cocinar sofisticadas creaciones para la highclass internacional de su flamante Bravo 24 del W Hotel (a mí, que no soy muy de arroces, de momento solo me gustan los de mi madre y los de Abellan. Lo sé: hay que probar Martinez, y lo haré cuando supere ese inexplicable rechacito visceral que me provoca, cascarrabias de mí, el hecho de que lo escriban sin acento). O de prepararte, como en este caso, un hot dog, una ensalada y unas bravas si eres una de esas personas capaces de vivir con todas sus consecuencias una jornada playera en la Barceloneta y de disfrutar con esa suerte de commedia dell’arte contemporánea que discurre todos los días en sus inmediaciones.

guingueta3Y que Abellan no sólo abra un chiringuito en la Barceloneta, sino que además lo haga junto a Joan Escribà y que alguien decida que su carta de presentación sea una imagen gigante de Bernardo Cortés (para los detractores de la cultura pop: piensen en un señor muy simpático con gafas de hipster, sin dientes y con una guitarra al que Buenafuente convirtió en Palomino) sólo puede ser una buena noticia, señal inequívoca, que ya viene manifestándose desde hace tiempo, de que los grandes chefs se mueren de ganas de bajar del pedestal para poder hacer al fin lo que en realidad más les apetece: dar de comer a todo el mundo, cosa que durante mucho tiempo no han podido hacer en gran parte porque no les hemos dejado.

Y es curioso, concluímos, y también muy significativo, que la misma persona, Carles Abellan, se halle al frente de dos establecimientos situados a pocos metros que representan tan bien los dos modelos de turismo enfrentados entre los que se debate la ciudad: Guingueta y Bravo, el chiringuito y la terraza chic, la chancla y el taconazo, el red y el blue neck si aún se puede hablar de ellos en este siglo, lo que tenemos y lo que queremos tener si aceptamos que el guiri va a seguir siendo nuestra principal fuente de ingresos mientras todo esto aguante. Por eso resulta felizmente sorprendente encontrarnos ahí esta Guingueta para recordarnos que pese a todo la ciudad quiere mezclarse, y quiere reírse de sí misma a ser posible al son que marca la guitarra de Bernardo, “un señor muy majo”, nos contaba uno de los camareros, “que a veces toca en Bogatell, es que es amigo del jefe”. Y este es el momento en el que te han ganado.

guinguetaNos plantamos en La Guingueta un mediodía de los de 30 grados a la sombra y lo primero que hicimos fue hacernos con un zumo de su amplia carta, pues hay una barra aparte solamente para zumos naturales, batidos y cócteles, en la que encontramos desde los clásicos de naranja o zanahoria a otros más creativos como el de manzana, apio y marialuisa, para potenciar el sexo (existe la opción Sex-in y Sex-up, con ingredientes diferentes, no nos pregunten más) o para mantener el moreno. Los batidos también son una buena opción para reponer fuerzas a base de fruta fresca, pues están elaborados con leche sin lactosa, y existe una maravilla llamada plátano con cookies.

La carta, resultona y completa pero evidentemente sencilla y sin alardes dadas las características del local, se compone de tapas frías, bocadillos fríos y calientes (tienen uno llamado de “jamón dulce”, sic), ensaladas (la César encabezando la carta nos da una idea de la amplia cuota guiri de La Guingueta) y opciones como las pizzetas, las alitas de pollo, el guacamole, el jamón ibérico o la ensaladilla rusa, que nos pueden servir para confeccionar un ágape a medida a cualquier hora del día que difícilmente superará los 15 €. El compromiso con la calidad de la materia prima se refleja en platos como la ensalada verde Km 0 100%, que nos costará 7 €, o en sus packs de desayuno íntegramente bio, así como en el tapeo frío que se sirve acompañando a sus vermuts o la opción de tapas macrobióticas, una rara avis en un chiringuito de playa que demuestra que aquí se pretende llegar a un público que va más allá del bañista despistado. Otra muestra de que La Guingueta no es un chiringuito al uso y que, pese a su oferta informal, nos ofrece discretos destellos de alta cocina, es una carta de helados que por sí sola merece una visita: nada menos que los de Rocambolesc, de Jordi Roca, que acerca a los barceloneses los postres del Celler de Can Roca. Nuestra elección fue el de yogur y frambuesa, excelente, a 3,50 €.

guinguetaEn esta ocasión no probamos el arroz La Guingueta, y tampoco una tentadora fideuá con all i oli suave, porque nos decantamos por uno de sus hot dogs, que ocupan un lugar destacado en la carta. Estas butifarras catalanas tradicionales se combinan con sabores procedentes de la cocina internacional, y llaman a gritos ser acompañadas por unas bravas, de salsa suave. Completan la carta una selección de infusiones, frutas naturales y, claro, una carta de cócteles que cuenta con creaciones propias y los combinados clásicos.

 

Lo mejor: los zumos, los helados y la intención.

Lo mejorable: tuvimos que esperar bastante rato a que nos atendiesen.

La Guingueta. Abierto cada día de 9 a 24 h. Playa de Sant Miquel, s/n. Precio medio: 15 euros.

Laura Conde

Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. En la actualidad coordina mano a mano con Javier Sánchez www.cocinatis.com, el portal vertical de cocina de Antena 3, y escribe en diversas revistas, entre ellas Time Out Barcelona. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015).

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen