La Sucursal Aceitera, un soplo de aire fresco en Sant Antoni

Si las paredes hablaran… nos contarían que esta Sucursal Aceitera era el punto de encuentro entre la gente del barrio de Sant Antoni en 1950, y que más de uno había desaparecido por quedarse sin oxígeno dentro de los almazaras donde se almacenaba el aceite y se compraba a granel. El barrio, a pesar de tener aún su mercado cerrado por rehabilitación, sigue siendo una zona gentrificadísima, como lo definió hace apenas dos meses nuestra gastronomista Isabel Loscertales en su visita a Plata Bistro, o, como le llamó Ferran Imedio, barrio gastro-hipster al descubrir Señorito. Belén Parra, por su parte, lo consideró el barrio barcelonés con más brotes verdes en August da Gusto.

sucursal_aceitera
Y de brotes verdes hablaremos a la hora de recomendar este nuevo restaurante Sucursal Aceitera, un proyecto de tres amigos que tardaron un año y medio en ponerlo en marcha. Tres amigos gastro de toda la vida, que tenían muy claro lo que querían conseguir con este local, ubicado en una esquina entre Comte Borrell y Parlament, con mucha historia y tradición.

sucursal_aceitera
Marc Guañabens
, a quien encontramos al pie del cañón día sí y día no, explica que fue fácil ponerse de acuerdo, ya que querían convertir este local en el punto de referencia para vivir el barrio y venir los domingos a tomarse el vermut con los amigos. O comer a mediodía según el calendario de comidas de toda la vida, y degustar así los platos light, frescos y de temporada que les suministra su propio huerto que tiene uno de los socios en Esparraguera (calabaza, tomate, puerro, coliflor, alcachofa, calçots… ya listos en noviembre). O venir a cenar a la carta con un grupo de amigos, algo que muchos de los vecinos del barrio hacen a menudo. Y que harán muchísimo más, seguro, cuando abran su terraza en plena calle Parlament, cuando venga el buen tiempo.

También decidieron mantener la esencia original de la Sucursal, al respetar y mostrar las antiguas almazaras donde se guardaba el aceite, que se pueden ver mediante el suelo de la planta principal. También han conservado el cartel del antiguo nombre del local, ‘Aceites Angles’, y han adaptado los tiradores originales de aceite para tirar ahora vermut, vino, agua y agua con gas.

Sucursal_Aceitera

Con la cocina a la vista, y con una barra de madera diseñada, con los ojuelos para ver las almazaras, los platos, y un largo etcétera, se percibe que todo en este local de apariencia cool e informal ha sido diseñado al milímetro, y que no se han dejado nada al azar.

Sucursal_aceitera
Como presumen de ser un gastrobar abierto a todas horas, me presento a las 17 h para comer con mis hijos (sí, sí, ya sé que no son horas pero el tiempo vuela y más con ellos). Hambrientos como estábamos, empezamos a devorar. Tortilla de patata y pan de masa madre con tomate de Barbastro. Repetimos de lo buena que estaba con los huevos fresquísimos y ecológicos, también de un amigo granjero que se los trae cada semana desde Olot.

Seguimos con la Bomba Parlament, que si nos descuidamos ni la probamos ya que mi hijo literalmente la devoró de lo buena que estaba. Crujiente por fuera, cremosa por dentro y con la sala picante perfecta para dejarte un buen sabor de boca.

Los molletes de calamar con salsa brava y “all i oli”, de pluma ibérica y de pato con cebolla dulce, lechuga y salsa hoisin tenían una pinta espectacular, y un equilibrio perfecto entre el pan del mollete, la salsa, la verdura y el ingrediente principal.

Volviendo al calendario de comidas al mediodía y fuera de carta también hacen platos de puchero de la abuela, como una lentejas frescas y de cuchara, un arroz mar y montaña con langostinos para chuparse los dedos y las ensaladas con materia prima fresca y de proximidad de su propio huerto, crujientes, verdes, ligeras… Recomendamos también las vieiras con panceta, el canelón de pato con foie y el tomate de Barbastro, delicioso.

sucursal_aceitera
Para acabar no podíamos irnos sin probar los dulces. La carta de dulces es extensa, pero como ya era casi la hora de merendar, nos zampamos pan con aceite y chocolate y torrijas caseras (exactamente igual o mejor que las que hacía mi abuela). Y ahí lo dejamos… con muchas ganas de repetir en un restaurante que nos sorprendió gratamente por su buena relación calidad-precio, y que se ha convertido en poco tiempo en un bastión de la calle Parlament perfecto para un ágape sano, informal y eco en un ambiente cosmopolita e informal.

Sucursal Aceitera
Comte Borrell, 36. Tel. 93 342 73 00.
Horario: De domingo a jueves, de 12 a 23 h. Viernes y sábado, de 9 a 24 h.
Precio medio: 26 €.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar
Bárbara Martínez
Bárbara Martínez

Amante de la buena mesa y de la buena vida. Allá va donde haya una buena comida, una buena bebida, y siempre en buena compañía. Periodista de vocación ha trabajado para las principales agencias de comunicación en Londres, Escocia y Barcelona.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen