Latasia, la casa de comidas contemporánea

Me gusta mucho la denominación de “Casa de Comidas”, porque remite a lugares en los que, efectivamente, lo más importante es lo que está en el plato. O sea, que no atiende tanto a que hay un dj poniendo música o a que el coctelero haga acrobacias. Hablamos de comer, comer y eso está bien. Lo que no tiene sentido es que una casa de comidas en el siglo XXI sea como lo eran en los 60 o 70. Hemos viajado, hemos conocido y, como dice Ferran Adrià, “en dos generaciones, el sushi será tan español como la croqueta”. Por eso Latasia es la casa de comidas perfecta para los tiempos en los que vivimos.

En este restaurante ubicado en un lateral de la Castellana, los hermanos Hernández, Roberto y Sergio, hacen una cocina que bebe de sus experiencias en Asia y Latinoamérica, pero que tiene el sentido común de saberse hecha en Madrid. Eso crea una fusión con cabeza, con platos que funcionan como tiros y que no son improvisaciones de “ahora se me ocurre…”.

El local, no demasiado grande es, sin embargo, agradable y luminoso. Pero, insistimos, lo importante está en el plato. Transmite alegría la ensaladilla rusa con chicharro marinado, camarones fritos y tobiko porque apuesta por llenar la boca, llega a la temperatura óptima y con pan sardo para empujar. Correcto el tiradito de zamburiña con aliño nikkei, un bocado breve y con equilibrio entre los sabores. Estupendísimo el aguachile de gambas, hermano verde del ceviche, con su estupendo juego de sabores ácidos.

La cosa sigue con un saam de alita de pollo deshuesada y lacada, que se refresca con un poco de cebolleta, pepino y hierbabuena. Sensacional. Se deshace en la boca el pez mantequilla marinado en miso y amontillado, uno de los mejores platos que tienen en carta y que permiten probar este pescado en una versión poco habitual. Lo siguiente son sus ya celebérrimas mollejas de ternera, que llegan con hongos y alcaparrones. Cremita pura. Como principal, un codillo a la cantonesa con guarnición de ñoquis verdes. Otro plato con una textura conseguidísima, perfecta. La experiencia se culmina con un mochi de cheesecake acompañado de helado. Pese a nuestras reticencias iniciales, el mochi funciona a la perfección y es el remate perfecto a una comida de notable alto. Y, ojo, a un precio moderado…

Banda sonora. Ohio Express – Yummy yummy yummy

Latasia. Paseo de la Castellana, 115. Horario: De lunes a jueves de 13.30 a 16 horas y de 20.30 a 23.30 h. Viernes y sábado, hasta las 01.00 horas. Cierra domingos y festivos.
Teléfono: 91 555 93 33. Precio medio: 35-40 euros.

 

Javier Sánchez

Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen