Mandoca, ‘finger food’ con sabor latinoamericano

¡¡¡¡Feliz 2018 a todos, amigos!!!!

Estreno el año recordando que a mi compañero gastronomista Javier Sánchez le gusta maridar cada post con una canción que pone al final. Voy a imitarle pero comenzando por la canción: Maracaibo, de La Unión. Una canción viejuna pero que siempre te pone de buen rollo, y que te lleva a la ciudad venezolana. Igual que me ha pasado en Mandoca, el nuevo restaurante que reivindica la cocina latinoamericana en sus entrantes y que remata con ensaladas y burgers.

Curiosamente, los dueños de Mandoca, que es nombre de un plato de allí, son de aquella ciudad. Así que la cancioncita tiene aún más razón de ser. De hecho, la decoración es de lo más tropical: mucha madera, mucha vegetación exuberante…

Vamos a por la manduca de Mandoca. Pedí el Mix latino, todo ‘finger food’, que además me permitió conocer algunas cositas de las que no tenía apenas idea.

Llevaba -atención a los nombres- yuca frita (como una patata frita), patacones (medallones de plátano macho frito), tequeños (cilindros de masa crujiente de trigo relleno de queso), mandocas (rosquillas fritas crujientes de maíz y plátano maduro con azúcar panela) y arepitas (unas tortas gruesas y densas de masa de maíz blanco frita).

Los enumero en sentido de las agujas del reloj en la foto a partir de la mayonesa verde de cilantro. En el centro de la foto, guasacaca (‘bonito’ nombre para una ensalada a base de aguacate, tomate y cebolla cortados en daditos).

Mi temor era que con tanto frito acabara en el hospital, pero he de decir que ni uno solo de los componentes de este combo tenía una sola gota extra de aceite. Poco me manché los dedos, en resumen.

Por cierto, no he comentado que al pedir una cerveza descubrí que tienen una Damm Lemon ¡de barril!. Sí, sí, ¡me pimplé una clarita de barril! Y como la acabé rapidito pedí una Malquerida, también de barril, y que volvió a demostrarme, tras mi experiencia en Yakumanka, lo bien que va con platos de sabores marcados como estos. Como me pasó con estas mandocas, que dan nombre al restaurante, con queso costeño.

Luego pasé a la hamburguesa. Había muchas, así que me dejé recomendar y me propusieron la llamada The Italian Job. Muy buena, de verdad: pan multisemillas, 150 gramos de hamburguesa de buey con parmesano en el interior de la carne, mozzarella de búfala, berenjenas cocidas a baja temperatura, rúcula y salsa de pesto rojo. Y con patatas fritas caseras, detalle que se agradece y se valora.

Está bien Mandoca. Está bien porque no es nada caro y está en una zona ideal para salir de marcha luego, aunque la copa también te la puedes tomar allí porque tienen coctelería. Y las noches de jueves a domingo un disc jockey pincha salsa y merengue (me dicen que poco reggaeton). ¡Qué chévere!

Mandoca

Calle de Aribau, 242. Barcelona.
Teléfono: 936 67 41 87.
Horarios: cada día, de 13.00 a 23.00 horas (jueves hasta la 1.00, viernes y sábado hasta las 3.00 y domingos hasta las 23.30, aunque la cocina cierra a las 23.00). El 6 de enero, de 19.00 a 3.00.
Precio medio: 15 euros (hay menú de mediodías laborables por 11,90 euros).

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

4 Comments
  1. Gracias por hacer esta recomendación, este artículo hace que me entren ganas de ir a conocer Mandoca y probar esos platos tan tropicales!

  2. Agradezco su informacion, veo que es un lugar estupendo para compartir con amigos y familia! Le deseo todo el exito a Mandoca!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.