7 maneras (o más) de comer ostras

A poco que te gusten las ostras, ya tardas en pillar el coche o el tren y plantarte en L’Ampolla (incluso puedes llegar en barco porque tienen puerto) con ganas de comerte el mar con la boca. Que eso pasa cuando pruebas una ostra. Yo pude disfrutarlo hace unos días con motivo de Diada de l’Ostra. Menudo fiestón. Miles de personas jalando miles de ostras (unos 2.500 kilos) al ritmo de la música en directo que anima el cotarro.

Acudí como jurado del concurso de cocina de la ostra, una de las actividades de la Diada. Una buena manera de descubrir que este molusco bivalvo no solo se come fresco, recién abierto, que es como a mí más me gusta. Sino que tiene muchas posibilidades gastronómicas. Tú mism@ lo puedes comprobarlo en las jornadas gastronómicas de L’Ampolla que se celebran hasta el domingo 20 de mayo. En ellas, una docena de restaurantes de la localidad hacen menús con las ostras como protagonistas.

Estos fueron los siete platos del concurso de cocina que probé. ¿A ti, cuál te apetece más?

1. Tartar de ostra con vinagre de cava y perlas de Pedro Ximénez (Botavara)

Cristina Bellés presentó este plato colorista que más me recordó a un salpicón que a un tartar.


 

2. Ostra a la garnacha con caviar de soja (Club Nàutic-Casa Montero)

Mari Carmen Montero apostó por una gelatina de garnacha blanca de la vecina Terra Alta, un poco de caviar de soja, un toque de gelatina de pomelo y una hoja de ostra.


 

3. Ostra al toque de curry de Madrás, manzana verde, gramíneas y salicornia (Del mar -Hotel Flamingo-)

Christian Lutaud preparó una ostra gelatinizada, con salteado de gramíneas, verduras asadas, crema fría de coco y curry de Madrás y salicornia.


 

4. Ostra envuelta (Sol)

Teima Caballé fue sobria en la presentación: pasta rellena de ostra y verduritas. Por encima, una salsa con mayonesa de ostra.


 

5. Sorpresa de cítricos (Casa Llambrich-Juani)

Sonia Márquez jugó con una ostra troceada, una esferificación de cítricos (con lima pomelo, mandarina, mango y naranja), media mora troceada para potenciar el cítrico y 3 o 4 brotes de rábano que le daban un toque picante, todo ello sobre una reducción de soja, salsa de ostra y agua de la propia ostra, espaguetis de calabaza y algas wakame.


 

6. Ravioli de mango relleno de tartar de ostra con aguacate y pincelada de gazpacho de sandía (Can Piñana)

Aida Ciardella se lanzó con una atrevida mezcla de sabores que, sorprendentemente, no chocaban entre sí. La pasta del ravioli era… ¡mango!.


 

7. Ostra con guisantes lágrima, velo de espinacas y menta, yema infiltrada de crema de ostra y piñones miméticos (Casa David)

David Escribà creó un plato muy bonito con muchos elementos, muchas texturas y mucho color.


And the winner fue… ¡la ostra envuelta del restaurante Sol!

Por cierto, además de catar estos siete platos de estos siete restaurantes, tuve la ocasión de probar el menú de las jornadas gastronómicas que ofrece Nova Devimar. Su terraza frente a la bahía del Fangar es sensacional. Como su materia prima, ya que son productores de marisco, así que resulta imposible que te lo sirvan más fresco. La ostra en tempura y el arroz con ostras me dejaron patitieso, igual que las croquetas de marisco y las navajas.

Si tienes tiempo, súbete a la barca Mirador Badia y visita las bateas donde crecen las ostras. Una excursión inolvidable, sobre todo si al acabar te zampas una ostra de alguna de las siete maneras (o alguna más), que probé yo.

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.