Buenas panaderías en París para comer barato

Si te apetece una escapada a París pero el horno no está para bollos, comer en sus ‘boulangeries’ es una fórmula económica y, aunque informal, de calidad. Porque el pan y la bollería parisinos son la bomba. Los mismos ciudadanos, sin embargo, no se ponen de acuerdo: unos dicen que si ves cola a la entrada es garantía inequívoca de que allí lo hacen bien; otros lo achacan a un esnobismo puro. Allí que nos fuimos con Vueling para traerte un buen listado de panaderías recomendables. Las hay para todos los gustos.

1. La famosa: Poilâne

Usan harina orgánica elaborada en un molino de piedra, levadura madre y sal de mar de Guérande y lo cuecen en un horno de leña. Y dicen que lo hacen igualito que cuando empezaron, allá por el año 1932. Pura tradición vaya. La original está en el barrio Saint-Germain des Près. No tienen espacio para degustación y es panadería pura y dura, pero sus panes de nueces son lo más. Cherche-Midi, 8.

poilane

2. La sibarita: Pain de Sucre

Ubicada en Le Marais, está dividida en dos locales separados por pocos metros: uno especializado en la parte de pan, bollería y salados, otro en pasteles, dulces y marshmallows de todos los colores. En la pastelería -y cafetería- es donde tienes un pequeño espacio para sentarte, dentro o fuera en su terraza. Puedes tomar cremas caseras, quiches, ‘pain roulé’ de mezclas originales como chorizo y ciruelas, focaccias… Impresionante su caracola de pistachos y su ‘pain au chocolat’. Rambuteau, 14.

pain de sucre ok

 

3. La hipster: Des pain et des idees

Esta bonita panadería cerca del Canal Saint Martin, ofrece productos elaborados con harina ecológica y tiene una mesa comunal en su terraza. Combina productos clásicos -croissant, pain au chocolat, chausson de manzana hecho con fruta natural y no compota…- con otros más innovadores como el croissant de té matcha, mini-pavés de orejones con queso azul… Su propietario, Christophe Vasseur, fue nombrado mejor panadero de París. ¿Su truco? Tomarse mucho tiempo en sus creaciones; asegura tardar siete horas en tener a punto una ‘baguette’. Su niño bonito es el ‘pain des amis’, con una gruesa corteza y cierto sabor a nuez. Yves Toudic, 34.

des pain et des idees

4. La gayfriendly: Legay choc

Apellidándose Legay y siendo gay, tenía que montar una panadería gayfriendly a la fuerza. Hace panes y brioches en forma de pene (ya has encontrado un souvenir curioso), pero el resto de sus productos están igual de buenos (por si te causa impresión eso de meterte un pene en la boca en plena calle). Hacen sándwiches, hot dogs, pizzas, quiches… todo para llevar. Ste. Croix de la Bretonnerie, 45 (Le Marais).

legaychoc

5. La bohemian-chic: Le Grenier à pain

Es una cadena pero la mejor es la de Montmartre: ganó el Premio a la Mejor Baguette 2010 (quien gana este galardón es el panadero oficial del Presidente de la República durante un año). El obrador está a la vista y cuentan con una gran variedad de bocadillos, pizzas, ‘fougasses’ (panes rellenos)… además de una excelente bollería. Cuentan con tienda de productos gourmet artesanos. Lo malo es que no tienen sala de degustación, lo bueno es que puedes ir a montarte el picnic a la Basílica del Sagrado Corazón, con unas vistas estupendas a la ciudad. Aprovecha luego para acercarte a los singulares viñedos urbanos, muy cerca del monumento. Abbesses, 38.

le grenier

6. La judía: Murciano

Curiosa esta panadería en la calle más hebrea de Le Marais, con una menorá en el escaparate  y una especialidad súper recomendable: el strudel de manzana, en el que no racanean nada de fruta. Tienen otras como el jalá, un pan trenzado, o los rogalah, unos croissants judíos. Rosiers, 14.

murciano fachada

7. La omnipresente: Eric Kayser

Esta cadena lleva abiertos más de cien locales en todo el mundo, pero la original se encuentra cerca de Notre Dame, en la calle Monge 8. Normalmente son panaderías-cafeterías, por lo que cuentan con espacio con mesas o taburetes para sentarte a degustar sus especialidades. Aparte de pan artesano, bollería y pastelería, cuentan con ensaladas, sándwiches, quiches… y diversos menús económicos al mediodía (el más caro sale a 10,50 €).

eric kayser

Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.