Nest o el último ‘must’ de Londres

Nest. Quedaos con este nombre. No deberíais volver de Londres sin conocerlo. A mí me costará olvidarlo porque ha supuesto, hasta la fecha, mi mejor comida de este 2018. Sí, ya sé que aún queda mucho año por delante pero cuando cuesta tanto que te sorprendan (para bien) en la mesa, una experiencia así se hace irremediablemente reseñable.

Entrante Nest
Pan de masa madre y mantequilla, también casera, para cada comensal en Nest. ©BelénParra

Dando por hecho que en la capital británica cada vez se come mejor gracias a cocineros con currículo y estilo propio, Nest supone una exquisita perla que todavía muestra tímidamente sus cartas. Las palpables y las figuradas.

Tres buenos amigos están detrás de este nuevo must del Este de Londres. Johnnie es el chef al que arropan Luke y Toby en una sala que se les quedará pequeña bien pronto. Así lo espero y deseo. Sin falsas promesas; sin aparecer en ninguna lista de restaurantes y aún sin estrella, Nest ya brilla con luz propia. Su cocina de producto british y kilómetro cero, ligera influencia nórdica, estética sobria y sabores nítidos es la consecuencia de un discurso gastronómico que se sustenta en el homemade, la técnica justa y todo el sabor necesario para recordar cada comida o cena.


Pese a su corta trayectoria -no lleva abierto ni medio año-, Nest ya ha afianzado un menú de 7 platillos a una relación calidad precio imbatible -32 libras- para lo que es la escena gastronómica de Londres. Este restaurante de Hackney  ahonda en su ADN vegetal, relega a un papel secundario a la proteína animal -también por economizar la propuesta de conjunto- y propone vinos naturales desde sus estanterías. Sólo un plato del menú es de carne y ésta es la misma para toda una misma semana con el fin de evitar cualquier merma y aprovechar al máximo cada producto. Los vegetarianos, por cierto, pueden optar por el alternativo menú veggie.

Desde el delicado pan de masa madre casero hasta el último de los postres -su pudín de  bread & butter es simplemente delicioso-, veréis cómo Johnnie mima cada hortaliza orgánica, coquetea con las especias, se vuelca en los fondos y saca todo su jugo a los fermentados. Nest es sabor en estado puro; sin superficialidad ni artificio. No puedo afirmar que sea el best de Londres porque habría que degustar aún mucho restaurante, pero me gustaría que todos los jóvenes con aspiraciones en la gastronomía tuvieran la misma claridad de ideas que estos chicos.

 

Nest.  77-179 Morning Ln. Londres.
Precio fijo del menú: 32 libras.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Cómo llegar

 

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.