Nueve motivos para amar Kokka

El pequeño Kokka del Gòtic espera ansioso la llegada de su hermano mayor, el restaurante Big Kokka (que se ubicará en el Born, en el espacio del antiguo Big Fish y está a puntísimo de abrir sus puertas), y lo hace con un cambio de carta que le ha sentado estupendamente. Nos pasamos por esta pequeña barra nikkei para comprobar que es lo que sale de su cocina –que no de sus fogones, porque toda la cocina de Kokka es fría– y confirmamos el buen hacer del chef peruano Juan Otivo, y de la japonesa Kyoko, a quien conocemos por su trabajo en el restaurante Pakta de Albert Adrià.

kokka
Equipazo, pues, para dar vida a la que ha sido la primera barra nikkei de la ciudad, ubicada en los bajos del restaurante Palosanto, un lugar pequeño y encantador con una muy buena relación calidad precio. Un espacio de visita obligada, sin duda, para los amantes de esa fusión gastronómica perfecta que gana fans por segundos: la que surge de combinar los recetarios peruano y japonés. Hay muchos motivos para descubrirlo o revisitarlo, entre ellos un cambio de carta reciente y estos nueve:

1- Su barra. Pese a que hay algunas mesitas, es recomendable reservar sitio en su barra y contemplar el espectáculo que todos los días ofrece su equipo de cocina. Con la única ayuda de una plancha selladora, toda la cocina se elabora en frío, tras la barra, y da lugar a creaciones tan espectaculares como el futomaki de pez mantequilla con aguacate, mango y tamago o el uramaki de salmón con mayonesa acevichada, por poner solo algunos ejemplos de su profusa oferta de sushi.

2- Sus piscos. La carta cuenta con un apartado de Piscosour perfecto para acompañar una cena larga, en la que recomendamos pedir varios platillos para compartir. ¿Por qué no empezar por el Piscosour (que también puede ser sakesour) de maracuyá?

3- Un ceviche de excepción. Hay tres en la carta, y cualquiera de ellos merece la pena. Y es que el ceviche se ha convertido en uno de esos platos de moda que últimamente puedes encontrar prácticamente en cualquier sitio, con resultados, por desgracia, más que desiguales. Y es que hacer ceviche es algo relativamente fácil –Gastón Acurio siempre cuenta que es un plato al alcance de cualquiera, que no hay nada más sencillo–, pues al fin no es más que un pescado marinado durante horas con leche de tigre y hierbas aromáticas, fresco, sabroso y de fuerte personalidad.

Y aunque nos duele ser nosotros quienes rectifiquemos las palabras de Acurio, no nos queda más remedio que apuntar que en Barcelona se hacen ceviches lamentables, en líneas generales en aquellos lugares que no están especializados en cocina nikkei pero también en otros que sí, insípidos, desequilibrados, con los pescados duros y los ingredientes sin integrar. Por eso los ceviches de Kokka son un soplo de aire fresco desde que llegan a la mesa: pueden ser de corvina al ají amarillo, mixto verde con shisho y cilantro o nikkei de corvina al rocoto y dashi.

kokka
4- Tienen un postre que se llama trufas de té verde y hoja de kokka
, que llegan a la mesa servidas sobre un lecho de hojas de coca de verdad. Aunque el mochi de té verde y chocolate, otro de sus postres estrella, también es una tentación.

kokka

5- Sus causas. Los fines de semana Kokka tiene un menú de mediodía. En él no es extraño que encontremos alguna de sus causas, como la de pollo con aromas de huacatay, la de salmón con aguacate y allioli de ajo negro o la nikkei con sashimi de atún, shiso y salsa andina. Nosotros probamos la primera, que pedimos como entrante junto a un edamame, también notable.

kokka

6- El sushi. Sin duda, el punto fuerte de Kokka son sus piezas de sushi, que forman el grueso de la carta. Hay para todos los gustos, desde los futomakis a los uramakis y los nigiris, siempre creativos y sorprendentes. Las opciones son numerosas, por lo que recomendamos pedir una de sus tablas de 6, 10 o 16 piezas. ¿Alguna recomendación? Desde el nigiri de foie con teriyaki hasta el de langostino con jengibre encurtido y kizamiwasabi. O el uramaki de salmón con mayonesa acevichada (muy buena), ají amarillo, aguacate, mango, cilantro y cancha.

kokka

7- Kokka siempre sorprende. Y lo hace, en gran parte, porque bebe de la filosofía del restaurante de su planta superior, el siempre solvente Palosanto, especializado en tapas mediterráneas, que comparte chef con el restaurante que nos ocupa. El resultado de esta bicefalia es que, poco a poco, la carta de Palosanto se ha ido salpicando de sabores peruanos y Kokka nos sorprende agradablemente con ingredientes nuestros que de repente nos encontramos reposando en el interior de un maki. Su popular futomaki de panceta ibérica con piel de cerdo crujiente, pepino, shisa y criolla nikkei es un buen ejemplo, por no hablar de la berenjena asada con sumiso de ají amarillo.

8- Es un homenaje al crudo. Muy interesante en este momento en que prolifera la cocina crudivegana y nos demuestra que los alimentos crudos tienen múltiples posibilidades, conservan todas sus propiedades y son versátiles y sabrosos. La de Kokka no es una cocina crudivegana, por supuesto, pero sí investiga al máximo las posibilidades de tartars, tiraditos, ostras e incluso ensaladas, como la de quinoa, pepino, algas y encurtido de nabo y jengibre.

kokka
9- Viene The Big Kokka.
El amor de Isidre y Maria, propietarios de Grupo San Telmo, por la cocina asiática se traduce en la próxima apertura de The Big Kokka, que será un paso adelante en la cocina de Kokka sin perder su esencia. Y ahora que The Big Kokka está a punto de nacer y en poco tiempo va a convertirse, sin duda, en el lugar del que todos hablan conviene conocer las raíces del proyecto, que no es más que este miniespacio que constituye uno de los secretos mejor guardados del Gòtic.

Kokka. Avinyó, 30.

Tel. 93 412 71 98.
Horario: de miércoles a domingo, de 19.30 a 22.30 h. Sábado y domingo de 13 a 16 h.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar
Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen