Ona nuit, esto sí es cocina de superproximidad

Algo está pasando en El Prat de Llobregat. No lo estoy descubriendo yo. Ni mucho menos. Pero, amig@ gourmet, tu próxima parada debería ser esta localidad pegadita a Barcelona. A fuego lento, con los excelentes productos del Parc Agrari del Baix Llobregat, varios restaurantes están cocinando algo parecido a un movimiento gastronómico: son jóvenes, son buenos, son apasionados, y tienen ganas, ideas. Como Albert Mendiola, elegido Cuiner de l’Any por su trabajo en Marimorena, y Alberto Alguacil (El Pou de la Beleta), ambos en Sant Boi. Como Tomás Rodríguez (Axarquía) y Susana Aragón (Cèntric), en El Prat. Igual que Jordi Castán y David Justo, que en Ona Nuit juegan con el producto de proximidad en creaciones muy elaborados a pesar de que en el plato prescinda de artificios.

Castán lleva 25 años en la hostelería de alto nivel (en la cadena hotelera Hilton, en Grup Sagardi, en AN Grup…) hasta que reabrió hace apenas dos meses Ona Nuit, tomando el relevo de Aragón. Así que en su primer proyecto propio ya sabía lo que quería hacer y lo que no. Fichó a Justo, que estuvo currando en Moments, y empezó a servir producto de temporada, sostenible, en una carta que cambia cada dos meses… o menos. El pollo Pota Blava, la alcachofa Prat…

“Todo lo tengo aquí”, sonríe señalando con el brazo. Y casi lo puede tocar, porque el Parc Agrari está realmente cerca de su restaurante. Así, pues, estamos hablando de superproximidad: cocinan con ingredientes que cosechan a pocos metros. Y supercerca de Barcelona porque el metro para a 200 metros de ahí.

Con eso igual te hace cualquier cosa. Como dos aperitivos inolvidables: el fresón del Maresme con papada a baja temperatura y tierra de berenjena ahumada, y el chicharrón de Pota Blava y tartar de ostra del Delta del Ebro.

Allí exhiben ‘savoir faire’ con un ‘simple’ y desnudo micuit de foie de ocas ecológicas trabajado por ellos mismos (lo limpian crudo y lo maceran en brandy de armagnac), que sirven con alcachofas encurtidas y acabadas en la robata (parrilla japonesa) y piñones. Finura y elegancia minimalista.

Allí te puedes divertir con la cigala de Blanes soasada y acompañada con crema de hinojo, hinojo encurtido, aire de cardamomo y kimchi de alcachofa, a base de especias japonesas. Mezcla dulzona y picantona, efervescente. Demostración de cómo jugar con buen producto.

Y te arrodillas con la melosa y sabrosa rillette de Pota Blava trufada, con hinojo encurtido, pamplina (hierbas de margen), tostada de pan de masa madre y un toque de vinagre de barrica.

Más platos para aplaudir. Me gustó el steak tartar de carne madurada en seco 50 días y cortada a cuchillo, y que en vez de tabasco lleva chile chipotle. Además yema curada de huevo de Pota Blava. salsa blanca de raifort y salsa negra de tamarindo dulce, fresones del Maresme y crumble de miso y aceite de oliva. Un plato colorista que cuando le mezclas todo se convierte en pastiche, pero del bueno. Y con fuego porque pica que da gusto.

Lástima que llegara algo saturado al arroz con terrina de Pota Blava a baja temperatura durante ocho horas acompañado de habitas del Parc Agrari (¿aún no te ha quedado claro que aquí defienden el producto local?) y cañaíllas. Un buen mar y montaña.

De postre, una torrija con cremoso de chocolate, ganache de chocolate negro mojada con leche ecológica. El vicio del chocolate elevado a la máxima expresión.

Allí no solo probé platos de nota, sino vinos como Esplet, elaborado con garnacha y samsó de viñas del Montsant de 120 años que solo se vendimian cada cinco años. Solo venden 675 botellas que difícilmente encontrarás por ahí. En Ona Nuit las hay.

Un mimo por el producto también se traslada al pan, ecológico de masa madre, y el aceite de oliva virgen extra, en este caso Verum, de Olesa de Montserrat, elaborado con oliveras superantiguas.

Son reclamos más que suficientes para pillar el metro y bajarte la parada Cèntric, a 200 metros de Ona Nuit.

 

Ona Nuit

Calle de Joan Cirera i Pons, 13-15. El Prat de Llobregat (Barcelona).
Teléfono: 93 478 50 12.
Horarios: cada día, de 13.00 a 15.30 horas; de miércoles a sábado de 19.30 a 23.00 horas.
Precio medio: 30-35 euros (hay menú de mediodía laborable por 19,50).

 

Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.