El Passeig Sant Joan de Barcelona, nuevo epicentro foodie

De ser una de las zonas más aburridas a nivel gastronómico, el Passeig Sant Joan ha pasado a ser un punto efervescente en la Barcelona foodie, para alegría de los que trabajamos por la zona. Y encima han maqueado el paseo, ahora con aceras más anchas para alegría de los peatones.

El desaparecido Mitte fue de los pioneros en apostar por el barrio, al que  le siguió Granja Petitbó, ya en pleno paseo (Passeig Sant Joan, 82. Tel. 93 265 65 03). Este pequeño local en pleno chaflán fue un soplo de aire fresco, con una decoración coqueta y una carta saludable, todo muy al estilo neoyorquino. Entre sus reclamos: confortables sofás, una mesa comunal, flores en las mesas, servicio joven y agradable, un gran ventanal con un banquito exterior, smoothies, tartas caseras, cocina informal ‘healthy’ y ‘non-stop’ y un brunch el fin de semana que pronto empezó a tener fans, especialmente entre la clientela hipster. Abren todos los días de la semana.

GRANJA PETITBO - GASTRONOMISTAS
Con este rincón ya te haces una idea de lo monina que es la Granja Petitbó.

Los siguientes jóvenes en animar el cotarro fueron Roger Grasas y Gerlac Santos con su restaurante Vivant (Consell de Cent, 394), del que ya os hablamos en el post Vivant: la cocina de la abuela es moderna. Un local moderno y acogedor, con detalles retro, una carta que recupera los sabores de antes con acabados contemporáneos y un menú al mediodía súper recomendable por su calidad-precio (11,50 €). Volveros a leer el post si necesitáis más razones para ir.

VIVANT - GASTRONOMISTAS
Así de acogedor es el Vivant.

Al lado de Granja Petitbó abrió hace unos meses otro espacio súper recomendable por bonito (la foto que abre este post es de allí), por su calidad y por la singularidad de su propuesta: Chicha Limoná (Passeig Sant Joan, 80. Tel. 93 277 64 03). Se divide en dos partes conectadas: Chicha sería la parte más vermutera, donde catar diferentes vermuts, cervezas artesanas, tomar unas latas de un diseño tan bonito que da pena abrirlas y unas tapas; mientras que Limoná acoge una panadería de Cloudstreet (bien buena, con pan de cereales ecológicos hecho en horno de leña),  cafetería (¡de Nomad!) y pizzería (claro que puedes comer otras cosas también). Y otro de los hits de este sitio es, sin duda, su menú de mediodía, que cuesta 12,90 € y que es lo más porque, sin más, está riquísimo (cuatro primeros, cuatro segundos y cuatro postres a elegir). Detrás del proyecto están Víctor Burgués y su pareja Sara Reixach, bravo por ellos.

CHICHA LIMONA - GASTRONOMISTAS
El próximo vermut, en Chicha Limoná.

No se acaba aquí la cosa. Un poco más abajo abrió más recientemente El Viti Taberna (Passeig Sant Joan, 62. Tel. 93 633 83 36), con una acertada carta de tapas y picoteo, para tomar en su coqueto interior o en su terraza. Aquí la ensaladilla rusa la sirven con ventresca, las mini burgers con carne de ciervo, los tacos mexicanos, con rabo de toro y los bocatas orientales al vapor -los tan de moda ‘baos’- con papada ibérica, pepino y tonkatsu. Platillos que no conocen fronteras, que recogen de aquí y de allá para divertir al paladar y a un comensal abierto de mente. No falta en su oferta el acompañamiento vermutero más hipster: las gildas.

el viti taberna - gastronomistas
La terraza de El Viti Taberna.

En diciembre abrió sus puertas Café Buho (Passeig Sant Joan, 84. Tel. 930 23 82 92), un local divertido de cocina non-stop para tomar desayunos perezosos con tartas caseras, comidas informales (menú de dos platos y bebida, por 11,50 € y con postre por 14 €), meriendas golosas o saludables (no faltan los smoothies), cenas y copas entre amigos y, claro, brunch el fin de semana, con dos hits: el bagel New York y los imprescindibles huevos Benedict. Cocina contemporánea y lúdica, con gusto por lo ecológico y algún toque francés inevitable (su dueño es de allá, dale una oportunidad a su tabla de quesos), en un espacio acogedor que se extiende a una terraza rodeada de plantitas (para compensar el tráfico de la calle Aragó).

CAFÉ BUHO GASTRONOMISTAS
Bagels y smoothies, el brunch más pichi.

En la paralela calle Bailén y sin salir de la manzana, nació este año Sally Sucra (Bailén, 83, Tel. 93 010 92 02), con una carta muy estilo brunch y un punto fuerte: los dulces, tal y como apuntábamos en el post “Una pastelería nórdica y otra japonesa”. Su propuesta más original: los lonuts (un donut alargado) de Carlos Beltrán. Y también os hemos hablado ya de otro local abierto en el mismo paseo pero algo más abajo (entre Tetuán y Arco de Triunfo): Secrets del Mediterrani (Passeig de Sant Joan, 28. Tel. 647 92 79 54), una tienda gourmet y vinoteca con espacio para degustación y amor por los productos artesanos y ecológicos, donde tomar un buen vermut mientras aprovechas para hacer la compra. A esta misma altura ha abierto su nuevo restaurante Mey Hofmann: Hofmann Bistrot (Passeig de Sant Joan, 36. Telf. 93 246 43 83), del que pronto os hablaremos más largo y tendido. Desayunos, vermuts, picoteo, meriendas, comidas y cenas “con la esencia de Hofmann” pero en versión informal.

Que disfrutes de la ruta:

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar
Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

1 Comment
  1. La meva experiencia al Secret del Mediterrani: un dia vam anar a picar algo. Demanem “alcachofas braseadas” (no tenien carta en català). Ens porten carxofes de POT calentes de micro. 8€. Lamentable

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen