Nápoles en 5 pizzerías

Fina, suave en lugar de crujiente y con el borde ligeramente elevado. Así es -o debería ser- la pizza napolitana. No ya la característica Napolitana con mayúscula sino la que encuentras en la práctica totalidad de pizzerías de la ciudad, si bien luego no todas saben igual. Después de un intenso weekend probando unas y otras de uno y otro local, estas direcciones son las que os propongo marcar con fosforito en una hipotética ruta por Nápoles:

Pizzería La MansardonaFrita. Sencillamente exquisitas las pizzas fritas que sirven a destajo en La Mansardona, un local antiquísimo y familiar a cargo de Enzo Piccirilo que recuerda al de cualquier churrería y en el que comes de maravilla -debido a la excelencia de las materias primas de relleno- por menos de 10 euros. No es broma. Se venden por mitades (que ya son enormes) o por unidades y la fritura no sólo es soportable sino digerible. Para comer in situ o para llevar. Recomiendo la Completa, con ricotta y unos tomates excelentesy la Veganina, con olivas negras, pasas, piñones y guindilla.
Via Giulio Cesare Capaccio 27.

Clásica. Nunca sabremos qué hubiera sido de Da Michele si Julia Roberts no hubiera dado un buen muerdo a una de sus pizzas ni si sería objetivo de tantas cámaras de turistas de no aparecer en la tontorrona Come, Reza, Ama. Lo que sí sé es que es un local histórico y entrañable donde la pizza, incluso la simple Margarita, es tan jugosa como sabrosa. Ya os advierto de que no podréis llevárosla de la mano a la boca con la naturalidad de la Roberts… ¡Tened bien cerca los cubiertos! No aceptan reservas y hay precios por debajo de los 5 euros.
Via Cesare Sersale 1/3.

Pizzeria La NotiziaCreativa. 20 años avalan la trayectoria de La Notizia. De la primera La Notizia de Enzo Coccia. Y digo la primera, o sea la que abrió en 1994, porque es la que más me gusta. Por su ambiente, por sus tradicionales y sus creativas pizzas, por sus raciones, por su cocina vista y por la actitud de su personal. Las largas colas antes la imposibilidad de reservar están, por tanto, justificadas. Aunque la lentitud del servicio te pueda llevar a desesperar… Hay que probar el cappello del prete, la pizza de salsicce e friarielli y el saltimboca con chocolate fundente.
Via Michelangelo da Caravaggio 53-55.

Identitaria. Que a nadie extrañen las colas ante las puertas de 50 kalò previas a cada servicio. La pizzería de Ciro Salvo destaca por la larga fermentación de sus masas, que en boca resultan de una ligereza extrema, incluso aunque vayan acompañadas de poderosísimos productos. Y no me refiero sólo a su poder nutritivo o su aporte calórico sino a su calidad, que no responde a otra razón que a la persistente búsqueda por parte de Salvo de productos con Denominación de Origen Protegida, especialmente en el Sur de Italia.
Piazza Sannazaro, 201B

Pizza al ragúInnovadora. La pizzería Palazzo Petrucci nace al cobijo y la buena estrella (Michelin) del restaurante vecino del mismo nombre y de la misma propiedad. Tremendas raciones en pizzas y calzones entre las que me quedo sin duda, por diferente, con la que incorpora el ragú como ingrediente principal. Una salsa tan potente como notable si está bien lograda. Será que me tira mi pasado boloñés… Indispensable si os van los gustos fuertes y comer al aire libre en una de las plazas más concurridas de la ciudad.
Piazza San Domenico Maggiore 5/7.

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

2 Comments
  1. Muy buena nota y me ayudo muchísimo a entender aún más la excelente gastronomía de Nápoles. Muy bien escrito pensado y narrado. Felicitaciones

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Partner
imagen