De Sicilia a Catalunya: todos los sabores en la mesa de 2254

2254rest3
La mesa infinita que comparten los comensales del 2254.

Repitan conmigo con todas las letras: dos mil dos-cientos cincuenta y cuatro (no veintidós cincuenta y cuatro ni dos-dos-cinco-cuatro). 2254 es el curioso nombre que Nuncio Cona y su esposa Irina eligieron para el restaurante que abrieron el pasado diciembre. Es el punto y seguido de un viaje físico, real, que les acercó, por carretera —y un pequeño tramo en barco, claro—, desde Palermo (Sicilia) hasta Barcelona. En total, 2.254 kilómetros recorridos y muchas, muchísimas paradas para proveerse de los mejores productos mediterráneos de la costa italiana, francesa y catalana. Nuncio e Irina quieren que los clientes de su restaurante experimenten en la mesa los recuerdos culinarios, pero también vitales, de su periplo. Todo en este local con pedigrí —acogió el legendario Orotava— respira algo de fraternidad viajera. La vespa colgada en la pared. La mesa infinita que comparten comensales desconocidos como si de una posada se tratara. El agua y el café largo que sirven gratis “en homenaje a todos aquellos que, sin ningún interés, ayudaron a Nuncio en los momentos más difíciles”, según cuenta la web del establecimiento.

2254rest4
El take away de tagliatelle por el que sucumbimos.

El compartir, también en esta casa, se impone al más puro estilo de la Barcelona contemporánea. Pero en esta carta dividida entre “Mordiscos y trampantojos”, “Tapeo” y postres se percibe un intento claro de alejarse de lo más consabido. Donde cien restaurantes ofrecen pulpo a la gallega, ellos aparecen con un capuccino de gambas rojas y erizo de mar (la escuma del falso capuccino la consiguen con un caldo de cabezas de gamba). Donde abundan las croquetas, ellos sorprenden con un croquetón de paella, que nos recuerda a los arancinis italianos y que, para su propia sorpresa, ha sido el bocado más solicitado. Nuestra pasta cocida de cada día, aquí son unos rigatoni rellenos de brandada de bacalao con crujiente de butifarra negra de la charcutería Vilarrasa de Olot. Y la infumable boloñesa para turistas se convierte aquí en un take away de tagliatelle con papada de cerdo y butifarra de perol… Que sí, quizá fue el mejor plato de la cena!

2254rest5
Los bons, otro bocado imprescindible.

Cocina italiana catalanizada. Por ejemplo, el aligot, ese puré de patatas con queso de la zona francesa de Laguiole, se prepara aquí con queso Mas Farró de la Garrotxa y trufa italiana. Nuncio tiene la colaboración del cocinero Pep Nogué, que le ha descubierto charcuteros y queseros artesanos catalanes que se han incorporado a la carta del 2254. Una fusión que fluye como el viaje de los Cona, que a veces se apartan, y no poco, de su ruta para sorprendernos. Llegan así los bons de pan japonés con porchetta, cebolla tierna y pepino, llamados porchetta sandwich. O el ceviche de ostras con ají con algas. ¿Y esas berenjenas a la salsa de café?… Ya desatado, Nuncio sirve el plato que ilustra la parte superior de este post, las sardinas ahumadas con guacamole e ito togarashi: menuda fusión europea-americana-asiática… Los 2.254 km nos han parecido cortos!

Nos acabamos la botella de prosecco —¿Quién dijo que el prosecco era lo peor? Dejaros aconsejar por Irina– y llegaron un par de postres. Unas torrijas con dulce de leche y helado de vainilla (ya no era plan) y las nubes de requesón con toffee líquido y coulis de la pasión. Casi nos propusimos deshacer los 2.254 km a pie para darle tregua a tantas tapas y mordiscos, pero… No, una vez más, no supimos renunciar al placer de comer bien.

Lo mejor: la revisitación de un clásico como los espaguetis a a boloñesa para convertirlo en ese take-away de tagliatelle, que se puede comer en el mismo restaurante y que no cocina nadie más en la ciudad.

Lo mejorable: apenas han abierto y parece que les va bien. Es un buen presagio. Por el momento, esperemos unos meses a que toda la dinámica se acabe de ajustar.

 

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Restaurante 2254
Consell de Cent, 335. 08007 Barcelona.
Tel. 93 528 60 02.

Precio medio: 35 €.
Fórmula mediodía: 19,50 €

 

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

1 Comment
  1. cal anar al 2254, nova proposta, originalitat al plat, noves idees, sempre es benvingut tot aixó, aaahh……i no deixeu de tastar el limoncello que fan ells mateixos, es de veritat

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen