A restaurant: Alain Guiard da marcha al hotel Neri

Llegas a A restaurant del hotel Neri, te sientas entre esos arcos de piedra medievales que, la verdad, intimidan un poquito y, de repente, en el hilo musical suena Common People, de Pulp. Y ya intuyes que la cosa va a ser diferente. Y lo es porque en los fogones está Alain Guiard, un cocinero de los buenos que casi es más gastronomista que nosotros. Lo demuestra en La Mundana, uno de las mejores restaurantes abiertos en el 2016, y Santa Burguna de las mejores hamburgueserías de Barcelona, donde sirve comida buena-buenísima a precios populares. Ahí es nada.

A restaurant resulta un poco más caro (¡es un palacete!), pero siguen siendo precios de lo más razonables, sin platos que superen los 15 euros. El trato es enrollado, las propuestas son para compartir, casi todas llevan ingredientes de aquí y de allá y todas, todas, marcan músculo con un sabor de lo más potente. En fin, como La Mundana pero con menos ruido y en un entorno más cómodo y bonito. Sí, Guiard le da marcha al hotel Neri.

Así que es un lugar indicado para la common people like you. Para ser el único hotel de Barcelona que pertenece a la cadena Relais & Chateux, no está mal el atrevimiento…

Espero que Alain sea capaz de romper el gafe de este restaurante del hotel Neri, por el que han pasado numerosos cocineros sin disfrutar de continuidad. Además de la carta, más asequible, más identificable, han cambiado un poquito la decoración para que resulte menos señorial y más modernita y cálida (incluso en un rincón han plantado una mesa alta en plan bar de tapas).

El restaurante se llama A, y el día de mi visita estuve diciendo aaaaah, y también ooooh y uuuuh varias veces. De gusto, de placer.

Como el que me proporcionó la ostra con manzana ácida, hechas la una para la otra. Como el de las croquetas de queso Idiazábal con reducción de Pedro Ximénez, que para mí deberían ganar el premio a la croqueta del año. Qué intensidad. No tanto la de bogavante, con un corte de salmón ahumado por encima; demasiadas texturas untuosas.

Los buñuelos de bacalao con jengibre y mayonesa picante de kimchi son más que enormes, gigantescos, aunque el día que los probé estaban un pelín salados.

Para mojar fougasse (un pan casero de vicio con hierbas provenzales), el ragout de rodaballo con verduras, mejillones y berberechos (qué salsa, con un toque de coco!) y el huevo con parmentier, espuma de carbonara, una anguila ahumada que le da carácter y unas huevas de pez volador que aportan el divertido crujiente.

Otro plato para decir aaaah, ooooh, uuuuh es el carpaccio de gamba con lima, limón y estragón y aceite de lima keffir (grueso, meloso, fresco). Por cierto, es un hit de La Mundana.

Pero hubo más: los falsos raviolis de parmentier de ceps y tartufata, panceta ibérica y gelée de jamón (madre mía, cómo salivaba minutos después del último bocado con ese sabor a jamoncito del rico) y un arroz seco de pichón de cocción impecable.

De postre, una megatorrija con un sorprendente y sensacional helado de leche ahumada.

Una recomendación: si reservas mesa, pide la que da al ventanal de la plaza de Sant Felip Neri. Una postal.

A restaurant

Plaza de Sant Felip Neri, 3. Barcelona.
Teléfono: 93 317 74 42.
Horarios: cada día, de 13.00 a 15.30 y de 19.30 a 23.00 horas.
Carta reducida también disponible de 12h a 23.30h(hay una carta reducida disponible de 12.00 a 23.30 horas).
Precio medio: 35 euros.

 

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.