Tres restaurantes escondidos que vale la pena buscar

Seguro que en alguna ocasión te has perdido por las intrincadas calles de un barrio tipo Gótico o Raval y ya desorientado en pleno laberinto ¡sorpresa! te encuentras con un restaurante la mar de mono que, o bien entras ahora a por la tarjeta, o ya nunca lo volverás a encontrar. Al estar algo escondidos es más fácil que te sirvan para sorprender a tu pareja o amigos y hacerte un poco el entendido (si te mola el postureo, lo más).

ATMOSPHERE Gastronomistas ok
Se llama Atmosphère porque tiene una atmósfera mágica.
ATMOSPHERE Gastronomistas detalle ok
Los franceses tienen buen gusto para comer y para decorar.

Uno íntimo en Gracia: Atmosphère. Una pareja de parisinos, Christian y Béatrice, abrieron hace unos cinco años este pequeño y precioso restaurante tipo bistrot. Hay que visitarlo para sentir su halo mágico, algo difícil de explicar con palabras. Su ambiente resulta íntimo y acogedor, contagia paz, y está lleno de detalles sorprendentes como un mural de retratos pintados a lápiz, una enorme lámpara que serpentea en medio de la sala, un juego de marcos de ventanas a modo de cuadro o diversos espejos vintage. La decoración es de Imanol Ossal, pero las buenas vibraciones tienen también mucho que ver con el servicio amable y cercano. Christian y Béatrice no son cocineros profesionales pero se nota que ponen mucho amor en su trabajo. “Usamos productos frescos y de buena calidad, cuidando mucho la cocción y con la idea de que cuanto menos complicado y artificial, mejor”, explica él. “Probamos, ensayamos, discutimos horas para saber si hay que poner el carpaccio de pulpo arriba o abajo de la ensalada, o si hay que utilizar sal de Guérande o negra de Hawai”, puntualiza. El placer que ponen se nota en lo sabroso de sus platos. La carta es sencilla, con aires -claro- franceses y de precios contenidos. Por poner un par de ejemplos: la ensalada de carpaccio de pulpo, aguacate, garbanzos y gírgolas a la plancha sale por 9,50 €, el confit de pato con gratin dauphinois, 15 €. Es ideal para ir en pareja o con amigos en petit comité.

Venus, 1-3. Barcelona

Tel. 93 458 20 44

Horario: sólo noches.

Precio medio: 25-30 €

Nota de actualización: Lamentamos comunicaros que el restaurante Atmosphère ha cerrado sus puertas.

LO DE FLOR - GASTRONOMISTAS
Un rincón ‘cuqui’ en Lo de Flor.

Uno hipster en el Raval: Lo de Flor. Un oasis de buen gusto en medio de una calle más bien poco agradable. Una monería con sus mesas de madera clara, sus sillas y estantes blancos, sus lámparas industriales y sus ornamentos cuquis. La dueña, la argentina Flor Falchetti, atiende a los comensales como si estuvieran en su casa; tan ‘en su casa’ que parece que se vaya a quedar a cenar contigo… ¿quizás un trato demasiado cercano para la distancia que toma mucha gente en Barcelona?. Se sienta a tu vera y te canta la larga lista de sugerencias del día mientras reparte la carta de enormes dimensiones (por grande, no por extensa). Una carta en la que todo cabe: desde unas ostras (3,50 €/ud.) a una stracciatella italiana (magnífico el queso cremoso y servido con tomate aparte, lo mejor que comimos; 13,50 €) o unas berenjenas a la parmigiana (9€), desde un entrecot de buey (23 €/250 gr.) a un guiso de cordero o una lubina salvaje. Influencias de aquí y de allá para todos los gustos. 

Carretas, 18. Barcelona.

Tel. 93 443 38 53

Horario: de miércoles a lunes, de 20 a 2 horas (cierran el martes)

Precio medio: 35 €

Bar del Pla
Tapas ricas bien de precio: Bar del Pla invita a entrar.

Uno de tapas en el Borne: Bar del Pla. Un infalible si buscas tapeo rico, buenos vinos, ambiente animado y precios económicos. Es de los mismos del romántico Restaurante Pla (otra joya escondida en los callejones del Gótico y muy recomendable para parejas) pero de estilo bien diferente. Para empezar es un bar, con su buena barra, sus mesas altas (toneles) y su look más canalla (con detalles ‘moderniquis’ como el grafismo y los carteles salpicando las paredes). Para continuar, ofrece tapas, raciones y platillos tradicionales de buena calidad: patatas bravas (4 €), pescadito frito de la Barceloneta (8,50 €), pulpo (6,70 €), ensaladilla rusa (4 €), tartar de buey con foie (11,10 €), unas inolvidables croquetas de calamar en su tinta (1,65 €/ud.)… además de una cuidada selección de vinos. Para acabar, el ticket es más que razonable para lo que has comido y lo bueno que estaba. Sales contento. Mejor reservar, acostumbra a llenarse.

 

Montcada, 2. Barcelona.

Tel. 93 268 30 03.

Precio medio: 25 €.

 

Isabel Loscertales

Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen