Un ‘disc jockey’ en el restaurante

Aviso a navegantes gourmets y no gourmets (que estos también salen de vez en cuando a comer o a cenar). El restaurante del que os voy a hablar tiene un ‘disc jockey’ a los platos. Y está a la vista, pinchando ahí, en la sala. Y pone la música más alta cuanto más se acerca la hora de las copichuelas, porque también os informo de que este restaurante se convierte en coctelería. Ah, y sirven desayunos por las mañanas. En fin, fiesta ‘non stop’. ¿Dónde ubicar este post en gastronomistas.com? ¿En Comer, en Beber? De momento, en Comer. Otro día probaremos sus cócteles y os lo contaremos en Beber.

Este restaurante del que os voy a hablar se llama Chéri, y está en una zona ideal para ser como es. En la calle de Enric Granados, en una parte del Eixample de Barcelona con muchos bares musicales y alguna que otra discoteca a su alrededor donde rematar la noche. Así que, ¿por qué no hacer un dos en uno y convertir el antiguo Trobador en el nuevo Chéri? Eso es lo que pensaron e hicieron sus responsables, sabedores de que no hay tantos establecimientos así. Con disc jockey. La programación varía cada semana con cracks de la escena electrónica barcelonesa como Dj Lui, Stanley White, Germán Zito, Marc Deloc… Pinchan  todos los viernes y los sábados a partir de las 23.30 horas. Cuando fui yo estaba Zito.

SAMSUNG

Para rematar el conjunto, le dieron las llaves de la casa al diseñador de moda en el mundo de los manteles (sí, lo has adivinado, Lázaro Rosa-Violán, al que idolatra Isabel Loscertales) y aceptaron su propuesta: ‘art-déco’ a saco. Rollo bistró viejuno. Vale la pena dejarse caer por ahí para verlo, de verdad. Si en algunos locales pagas las vistas, aquí también podrían hacerlo. A mí me encantó el interiorismo.

¿Y la comida, lo más importante? Pues también me pareció un buen argumento para cruzar ese imponente portal retro. Al fin y al cabo, de eso se trata. El envoltorio te deja impactado pero esto es un restaurante y yo quiero comer, y comer bien. Lo conseguí para mi sorpresa porque parece difícil con una carta tan hetereogénea (ostras y guisos, carnes y pescados a la plancha, quesos y arroces…). Además, el esfuerzo por la presentación de cada plato me pareció encomiable. Igual que la rapidez del servicio. Lo tenían fácil: chumba chumba, escenario guay y gastronomía para olvidar a precios de escándalo. No es el caso, afortunadamente.

SAMSUNG

SAMSUNG

 

El confitado de bacalao y tomate me pareció una buena propuesta (acaso un punto pasado de sal), por textura, por producto. El trinxat me sorprendió por su presencia en un local más dado a las propuestas superdiscofashion que a los platos de montaña de toda la vida. Pero ahí estaba, glamouroso él tras haber hecho una cura de contudencia. Bien también por el pulpo a la parrilla con parmentier y aceite de pimentón de la Vera; bien porque era tierno y esponjoso, nada que ver con esos brazos duros, de hierro, propios de Mazinger Z, con los que mi dentadura ha tenido que pelear en tantos otros locales.

Están probando con un nuevo plato en la carta, el montadito de tartar de berenjenas con boquerón en vinagre y cebolla deshidratada y cocida al vacío. Una propuesta que deberían afinar más porque el sabor del avinagrado se imponía demasiado sobre el conjunto. Toca afinarlo y refinarlo.

SAMSUNG

SAMSUNG

 

Lo que no deberían tocar de ninguna manera es el arroz meloso de calamar y langostino. Cocción en su punto, una buena base de fumet, textura de risotto (no usan nata, sino queso mascarpone), calamar y langostino que no se escatima, aroma a limón justo, el crujiente del rebozado del calamar en contraste con la tersura del arroz… Redondo. Lo mismo se puede decir de los raviolis de queso Dehesa de los Llanos, elegido mejor queso del mundo del 2013, aderezados con tomillo; otro plato que merece la visita a Chéri.

Antes del postre aún tuve agallas para atacar un chuletón de buey hecho al carbón de encina y servido en un plato que es más una parrilla, así que vigila porque las apariencias engañan y puedes quemarte si lo tocas con los dedos.

 

Lo mejor: la decoración, los raviolis de queso y el ambiente marchoso que propicia el pinchadiscos.

Lo mejorable: no es un lugar para mantener una conversación tranquila y en pareja porque la música obliga a levantar la voz.

 

Chéri
Enric Granados, 122
Teléfono: 93 416 00 57
Horarios: cada día, de 12.00 a 00.00 horas (de lunes a viernes, sirven desayunos a partir de las 7.30 horas, y los sábados y domingos, a partir de las 8,30).
Precio medio: 30 euros (no hay menús).

 

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen