Purnima: India sabrosa y asequible

Algo pasa con los restaurantes indios en Madrid. Nunca demasiado presentes en la ciudad, al menos con un peso gastronómico comparable a otras cocinas como la mexicana o la japonesa, han dado un paso adelante en los últimos tiempos. La cocina india parece estar al fin de moda con una variedad de conceptos, que van desde el low cost glamouroso de Surya al lujo caro (demasiado caro, quizá) de Benares, pasando por otros restaurantes que se sitúan en un punto medio y a los que hay que estar atento.

Un ejemplo es Purnima, un restaurante indio que se sitúa en la parte final de la calle Goya, un poquito más allá del Wizink Center. Su dueño, Delwar Mozunder, ha planteado un espacio lleno de colorido -impagables esas telas de colores que cuelgan del techo en la planta de abajo-, lámparas artesanas, plantas, papeles pintados, referencias que nos remiten a un Bollywood restallante y divertido.

En la comida, un repaso al recetario clásico indio, sin estridencias pero con una cierta adaptación al paladar local con picantes que se sirven aparte o de forma gradual, ajustándose a lo que necesite cada cliente. Un detalle extra son los chips de pan de lentejas que ponen al principio con varias salsas -buenísima la de yogur de menta-.

La carta se divide en entrantes, ensaladas, sopas, platos vegetales, tandooris, biriyanis, currys y acompañamientos varios como arroz y pan. Entre los entrantes, muy ricos los rollitos de queso en especias, con una fritura nada grasienta y bastante crujientes.

Las lentejas son uno de los pilares de la alimentación india, por eso era básico probarlas. El Dhal Makani es un plato en el que se preparan a fuego lento, cocinadas con tomate y nata. El resultado es un cuenco de lentejas cremosas, pero no hechas puré y con un sabor delicado. Llegan a la mesa calientes, pero no demasiado, lo que lo convierte en un plato disfrutable durante todo el año. Una buena opción para compartir.

En el plato fuerte, elegimos un pollo tandoori clásico, que llega con su característico color rojo debido a las especias que incorpora y marinado en yogur, ajo y jengibre. Un plato sabroso que acompañamos junto con el arroz y el pan naan. Además, tuvieron la gentileza de traernos una salsa con curry picante aparte para que añadiéramos al gusto. Es una buena idea, porque permite, en determinados platos, ajustar el nivel de picante a medida que se va comiendo.

La carta de postres se mueve entre las referencias a opciones occcidentales como la tarta de zanahoria y la tres chocolates y opciones indias como el batido Lassi, a base de yogur, o el Kulfi, un helado de frutos secos. Cerveza india como la Cobra y una lista de vinos corta, pero funcional. Cuenta con una agradable terraza.

Y, ojo, porque hay novedades. Es inminente la apertura de Bangalore, otro indio de los mismos propietarios de Purnima en la zona de Diego de León. “Tendrá un estilo más moderno y la comida también será india, pero un poco diferente”, explica Mozunder. La fiebre india no ha hecho más que comenzar.

Purnima. Goya, 110. Abre todos los días de 13.00 a 17.00 y de 20.30 a 00.30. Teléfono 91 070 96 10. Precio medio: 25 euros. Menú degustación: 30 euros. Tiene take away.

Banda sonora. Bina Mistry – Hot hot hot

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen