Pizza ‘kinderfriendly’ en Oven de Gran Vía

Comer con niños suele ser un pequeño infierno: o bien te obligan a ir en busca del menú infantil con juguete una y otra vez o acaban enfurruñados por haberles llevado a un restaurante normal, en el que tienen el espacio acotado y se vuelven locos… Vaaaale, luego están los ‘niños mueble’, esos que se sientan en la silla sin moverse  y no ponen los codos en la mesa, ni sorben la sopa ni tiran migas al suelo… pero, ¿existen? ¿o son solo una fantasía como de película inglesa de los años 40?

pasta

¿Será posible que exista un restaurante mono, capaz de seducirles y en el que puedan dejarte tranquilo durante un par de horas? Pues, amigos, Oven reúne esos requisitos. Asómbrense: una pizzería de dos pisos en pleno Gran Vía, con vistas privilegidas al edificio Metrópoli y al de la relojería Grassy, con una comida italiana más que digna y en la que los niños son felices. Es un (pequeño) milagro, sí.

En Oven hay espacio de sobra para ellos y una carta con pizzas y pasta, sí, pero también con delicatesen para los mayores como una burrata Umbria, con guanciale de la zona italiana que da nombre al plato, una especie de bacon a la italiana y pan con tomate, que está tan rica como cabe esperar. También la presentan con anchoas de Santoña, con tomates secos y alcaparras o con uvas y salsa pesto. ¡Ah! Y también tienen mozzarella. Y para los que quieran algo más exótico, ceviche o carpaccio de buey de La Finca de Jiménez Barbero: datos a tener en cuenta.

Aunque la pizza es la que manda, hay recetas de pasta que no podemos evitar que llamen nuestra atención. Es el caso de los rigatoni al horno con tomate, mozzarella, champiñones, pepperoni y parmesano: ricos y sabrosos. Los tortelli de zucca (calabaza) con foie y reducción de Pedro Ximénez también sorprenden.

pizza

Volvemos a los niños y al plato fuerte del local: las pizzas. Son de masa fina hecha a base una mezcla de cinco harinas y está fermentada durante 48 horas. No cabe duda de que una de las estrellas del local es la de pera y trufa, que se deshace en la boca como si fuera un m & m’s. También merece la pena probar la de trigueros con roquefort -buena mezcla- o la Pampera, con calabacín, tomate natural y queso provolone. Ojo con las cantidades porque tienen un tamaño respetable y dependiendo de lo que zampen los pequeños puede ser demasiado…

Entre los postres, poca sorpresas: hay tiramisú casero y pana cotta, aunque lo verdaderamente sorprendente es que los de la sección menú infantil se hayan portado tan bien alternando visitas al ventanal que da a Gran Vía, paseos por la (bonita y espaciosa) zona donde están los baños o amagos de siesta en los cómodos sofás.

Oven. Gran Vía, 6. Horario, de domingo a jueves de 12.30 a 00.00. Viernes y sábado, hasta la 1. Precio medio: 20-25 euros.

Banda sonora. El Guincho – Pizza

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen