Restaurante Solomillo: solo solomillo

Si un restaurante se llama Solomillo, puedes pensar que te ofrecerán varios platos de solomillo, pero varios más de carne de cualquier otro tipo. Pero en este caso, el restaurante Solomillo se llama así porque solo ofrece carne de solomillo. Así que podría llamarse Solo solomillo, pero quizá comercialmente no funcionaría. No sé. La cuestión es que el hotel Alexandra ha apostado por este corte de carne hasta el punto de que en la carta solo hay espacio para las guarniciones, unas pocas ensaladas… y ya.

Estuve hace unos años, en el 2012, en una comida de trabajo en el hotel Alexandra. No diré que comí mal, en absoluto. El restaurante se llamaba Da Luca, ofrecía una carta italiana y mediterránea, y tenía como gancho un menú por 22,5 euros cualquier día del año, ya fuera mediodía o noche. Pero desde este verano ha cambiado el plan.

barra-la-charcuteria-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

barra-de-la-charcuteria-del-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

Y el plan, ideado por Enrique Valenti (ha estado o está en Casa Paloma, Chez Cocó, Bar Bas, Marea Alta) es: abajo, a pie de calle, una barra llamada La Charcutería, con una veintena de quesos y todo tipo de embutidos artesanales de máxima calidad pero poco conocidos comercialmente (con la excepción de Joselito) donde picar y beber algo. Y arriba, el restaurante Solomillo, inspirado en las brasseries, pero monoproducto. Solo solomillo, uno de los cortes de carne más nobles.

Encima se puede pedir el peso que uno quiera. ¿Te apetecen 217 gramos? Pues te los sirven. Por eso la carta sale el precio del kilo. Ah, y el punto de cocción lo señalas en la casilla correspondiente que hay en el mantel. Una coña útil.

sala-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

mesa-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

Probé tres piezas distintas, con diferentes razas y maduraciones, y las tres me sorprendieron por la melosidad. Era cortar con el cuchillo y tener la sensación de que aquello era mantequilla. Y el sabor estaba a la altura de lo que imaginaba cuando acabé de pasar el acero por cada pieza.

cecina-de-leon-chorizo-de-la-seu-durgell-de-la-charcuteria-del-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

Para abrir boca, comencé con una sensacional cecina de León y un buen chorizo de La Seu d’Urgell que salieron de La Charcutería y que el cliente puede pedir que le suban al restaurante Solomillo.

solomillo-salers-del-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

La carne que más me gustó fue la de Salers, por diferente a las que suelo probar. Es una ternera lechal de dos meses con poco gusto a carne. Dicen que es ideal para quienes no son muy carnívoros. Como guarnición, salió de la cocina con puré de patata. tomate de Barbastro (poco queda de temporada para catar joyitas como esta) y salsa bearnesa.

solomillo-frisona-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

La segunda carne de la tarde pertenecía a una vaca frisona centroeuropea, con 30 días de maduración. Más gusto, más potencia. también era tierna, pero a la vez de sabor previsible porque es una raza habitual en restaurantes que sirven carnes de nivel. Venía con zanahoria con comino, tirabeques salteados con jengibre (maravillosa clorofila al dente) y una muy suave y elegante salsa de mostaza.

solomillo-vaca-vieja-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

La tercera y última fue una rubia gallega de unos siete y ocho años. Madurada durante 90 días, con un sabor tan intenso que no necesitaba nada como acompañamiento, aunque disfruté de unos piquillos al pil pil espectaculares y un gratén de patata. Melosa y jugosa.

tabla-quesos-restaurante-solomillo-gastronomistas-com

Para rematar la visita al restaurante Solomillo, varios quesos que acompañé con miel de acacia con trufa, mermelada de pera y relish de aceituna kalamata con almendras e higos. Y luego, pasé a tomar el café en la terracita que me da la sensación de que pocos conocen, y que es motivo de otro post.

 

Solomillo

Calle Mallorca, 251. Barcelona.
Teléfono: 93 467 77 55.
Horarios: lunes y martes, de 13.00 a 15.30 horas; de miércoles a sábados, de 13.00 a 15.30 y de 20.00 a 23.00 horas.
Precio medio: 40-50 euros (15-20 euros en La Charcutería).

 

 

Ferran Imedio

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen