En la Ro.magna italiana sin salir de Catalogna

Piadina 'alla catalana'.
Piadina ‘alla catalana’
capellini
Cappeletti alla bolognesa

Ahora que acaban de declarar a Catalunya Región Europea de la Gastronomía para 2016, me pregunto si la Emilia Romagna italiana no merecería una distinción similar. Ambas me resultan igualmente ricas y singulares desde el punto de vista culinario. Y a ver quién las discute como símbolo identitario de la tradición y el paisaje de cada respectivo territorio. Del disfrute de la gastronomía italiana podría escribir tropecientos posts sin llegar a hartarme. Del disfrute de la Romagna tomando Bologna como epicentro y punto de partida, tampoco. Si además de degustarla in situ te la acercan lo justo y necesario para aplacar la nostalgia, sólo me queda lanzarme a la calle y compartirlo.

Ro.magna está literalmente a dos pasos de la plaza Sant Jaume, donde me atrevo a decir que no encontraréis un reducto que conjugue con tan buen gusto -en la forma y en el fondo- el street food con el servicio a domicilio, la carta y la tienda. La propiedad italiana del negocio tiene claro que inicialmente se come por los ojos y por ello las estanterías y vitrinas del local rebosan de productos con denominación de origen. De la Romagna, claro.
En una reposan recién hechas las piadinas del día. Son el bocado romagnolo por excelencia a base de pan casi hojaldrado y forma circular que, una vez doblado por la mitad puede rellenarse de lo que más apetezca.
Como los tres socios al cargo del negocio quieren popularizarla en Barcelona y demostrar que el fast food puede ser también good, la esquematizada carta incluye sobre todo piadinas rellenas de embutidos tradicionales italianos, hamburguesas e incluso nutella.
El primer día que aterricé por allí -digo aterrizar porque este Ro.magna evoca y provoca el viaje-, probé una piadina “alla catalana” fuera de carta que es una delicia. Por unos 3 euros tienes un plato completo y más que correcto por sus proporciones. Si dispones de tiempo y encuentras mesa libre -apenas hay media docena-, recomiendo que pruebes cualquier plato de pasta artesanal con los correspondientes aderezos caseros. De entre las cuatro que llevo probadas, me quedo con los cappelleti a la bolognesa. Claramente con más ‘chicha’ que los elaborados con mantequilla y salvia.
Leo es el chef de la casa que verás de un lado a otro; de la cocina vista a la cocina cerrada, queriendo conocer siempre tu opinión sobre lo que comes o lo que dejas de comer, que aquí va a ser poco, muy poco. A Leo lo conocimos cocinando junto a los hermanos Colombo en Can Cisa/Bar Brutal. Borda los puntos de cocción de la pasta, liga como si nada todas las salsas y hace uno de los mejores cheesecakes (el suyo, con parmesano) de la ciudad. El resto de postres (tiramisù, pannacotta…) son igualmente caseros y aconsejo no sólo que los pruebes sino que lo hagas casi en paralelo al café, que aquí es de los buenos-buenos.

 

Lo mejor: las piadinas y el horario ininterrumpido.

Lo mejorable: el número de mesas.

 

Ro.magna. Jaume I, 3. Barcelona
Teléfono: 932 68 25 98
Abre todos los días de la semana.
Precio medio: de los 3 a los 20 euros.

Belén Parra

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen