Christian Escribà es un romántico

Que Christian Escribà es un romántico ya lo sabía yo. O por lo menos, que es un tipo cariñoso. Y de ahí deducía que era un romanticón. Pero si vais por sus pastelerías (en Gran Via con Villarroel y en La Rambla), tendréis la certeza de que el amor, para él, es muy importante. Lo recordé el otro día, cuando publicamos restaurantes a los que ir un día tan señalado como el 14 de febrero.

Es un enamorado de la vida y de su trabajo que no para de tener ideas. Ideas, ideas, ideas. Y cuando se acerca San Valentín, más ideas. Todas ellas romanticonas y divertidas. “Se trata de sorprender a tu pareja. Y eso lo puedes hacer cada día del año. De hecho, muchos gadgets que he sacado por San Valentín han funcionado todo el año”.

Ejemplos: el labio de ‘no molestar’ que cuelgas de la puerta. “Es brutal, es una cartulina como las que se ponen en las puertas de las habitaciones de los hoteles. ¿Por qué una caja de bombones? Regala solo uno, pero que sea bien grande. En la cartulina va un bombón en forma de labios, y un lápiz para escribir el mensaje que quieras. Lo cuelgas en la puerta y cuando tu pareja se lo encuentra colgado del pomo, flipa”.

Más ideas de Christian. Locas, como el amor; otras eróticas, como el sexo; otras tontorronas, como el enamoramiento:

-“Los tiestos de San Valentín. Son macetas con donde colocamos brochetas en vez de ramos de flores”.

-“Ah, y los anillos de caramelo que se lamen. Son muy eróticos”. O sea, que el pastelero es romántico pero sexy. Aaaay, truhán.

-“Ah, y este año he preparado un pastel en forma de boca como de terciopelo rojo, pero es de chocolate, ¡eh!”.

-“Ah, y…”

Y le digo que pare porque sé que puede estar horas explicándome los mil y un gadgets que su inagotable imaginación ha parido. Así que os dejo las fotos que ha hecho mi amigo Carles Allende y que valen más que mil palabras mías… y del maestro Escribà, ese romántico.

 

 

01822oksferran 01427oksferran (1) 01717oksferran 01730oksferran 01738oksferran 01792oksferran

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen