El Paladar: una cena memorable en casa de un pescador de Sitges

Oriol Serra es un tres en uno. Pescador. Cocinero. Y, ya puesto, camarero. Pescador desde hace 17 años. Cocinero desde siempre, en su casa. Y desde que la abriera a los comensales en junio pasado, también camarero. Porque esa es su propuesta. El Paladar: un pequeño ático en el centro de Sitges, junto al mar. El pescado que captura la mañana o el día anterior con su barquito de 7,5 metros. Los platos que cocina para grupos de entre 4 y 10 personas. Los que sirve él mismo en la coqueta terraza ubicada en el centro del pueblo.

Hay muchas casas donde te ofrecen cenar. Muchas. En Cuba, por ejemplo, tienen un nombre para ello: paladar. Pero que un pescador se haga a la mar para cocinarte y servirte lo que hace unas horas estaba en sus redes es un puntazo. Langostas, langostinos, rape, cabracho, pulpo… Ojo, que los puntazos se pagan, y aquí, con bebidas incluidas os puede costar entre 80 y 100 euros, pero decidme cuándo os podéis sentar en la mesa de un pescador a zamparse el fruto de su trabajo mientras os cuenta sus batallitas entre olas. Se trata de un paladar muy especial que os recomiendo para ocasiones muy especiales.

Pues eso. Nosotros lo hicimos. Escribo “nosotros” porque no fui solo. Ahí estábamos cinco gastronomistas: Laia Zieger, Josep Sucarrats, Belén Parra, Carme Gasull y un servidor.

paladar sitges1paladar sitges3paladar sitges7paladar sitges9Oriol nos recibió con un señor cava, un Gramona III Lustros, señal de que la cosa iba en serio. Y lo cierto es que así fue desde el principio. Nuestro pescador es listo y no se complica a la hora de cocinar. Mucha plancha, poca intervención. Para qué, si el producto es excelente. Cuando nos enseñó las langostas vivas, bailando breakdance, a Carme le faltó tiempo para fotografiarlas. Pero antes llegó el el tartar de atún y el pulpo a la gallega, con una patata casi hecha puré en la que Laia mojaba pan. Las langostas, por cierto, estaban buenísimas, unas rebozadas y otras no. “Justifican el precio de la cena”, sentenció Josep, mientras comentaba cuántas langostas ha probado en tantos y tantos restaurantes que no les llegaban ni a la altura de las patas de estas.

paladar sitges12Imagino que aquel día por la mañana Oriol había vuelto a puerto con la barca tan cargada que debió de estar a punto de hundirse, tal fue el festival que nos había preparado. Seguimos con el rape (oh my God, quiero un pescador en mi vida), cabracho y paella de libro, impecable, hecha con la sepia y las espardeñas que había pescado (los mejillones y las almejas eran del mercado). Todo ello regado con un Blanc Subur y un Viladellops xarel·lo 2013, y para el postre, un Sant Marc, eligió un Malvasia de Sitges.

Explicaba Oriol antes de la cena que es pescador vocacional, que hacía campana en el cole para ir a pescar. Yo también haría campana del trabajo para escaparme con él a pescar… siempre que luego fuéramos a su casa a zamparnos el trabajo de la jornada. Ay, qué suerte tiene que no vivo en Sitges

 

Lo mejor: el producto es imbatible.
Lo mejorable: las sillas son algo incómodas y la mesa podría ser mejor.

El Paladar
C/ Sant Pere, 26
Teléfono: 636 525 742
Horarios: Viernes y sábados por la noche, en horas a convenir.

Ferran Imedio

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen