Skull St., así es el bar del siglo XXI

Cualquier cosa puede suceder en torno a la barra de un bar. Es el espacio menos aséptico del mundo, un ecosistema en el que todo es posible: el nacimiento de nuevos amores, la creación de amistades insólitas, el descubrimiento de cosas que ni siquiera sabíamos nosotros mismos… Al auténtico espíritu de bar hay que hacerle un monumento y ese monumento, claro está, tiene que ser una barra.

Es lo que propone Skull St., un proyecto personal del cocinero pontevedrés Carlos Núñez. Reivindica el bar y la vida en barra desde una óptica radicalemente actual. Si las nuevas generaciones viajamos y entramos en contacto con muchas más culturas diferentes que las anteriores, ¿por qué no plasmar eso en un local? En Noruega, la palabra skål se pronuncia igual que skull y se usa para expresar positivismo o sellar un brindis.

Skull St. se ubica en la calle Barquillo de Madrid, en pleno centro, donde se conectan pasado y presente. Por eso, tiene una carta que bascula entre la tradición del tapeo español y las nuevas incorporaciones que han llegado para quedarse entre nosotros. Buenísima la ensaladilla rusa con mojama en polvo por encima, que sabe a tasca de toda la vida. La croqueta de sepia y gamba también sabe a gloria y es un guiño a la galeguidade de Núñez, igual que el pulpo que, eso sí, envuelve en un saam de lechuga con una salsa de aguacate y lima. Pulpeiros pero viajados. Más tradición mestiza en la lasaña de zamburiñas, que llega a la mesa en una ración enorme, para compartir, porque se trata de un plato contundente. Atención a las opciones fuera de carta como la costilla horneada y glaseada durante 36 horas o el bocata de calamares con mayonesa de lima. Para finalizar la comida, la tarta de queso Gamonéu es obligatoria.

Todo esto sucede en un local informal pero con estética industrial, que hoy, tras conocer sitios como Copenhague, Brooklyn o Londres como nuestro propio barrio, forma parte de nuestro propio ADN. Taburetes altos Kenton Creta rematados con pedales de bicicleta o puertas restauradas de containers dentro de un edificio del neoplateresco madrileño.

Para beber, hay una variada carta de cócteles en lo que es una puesta por acompañar el tapeo con combinados, creando una experiencia de 360 grados y que, por increíble que parezca, se queda en un precio medio de 25 euros por persona. En resumen, Skull St. es uno de esos lugares destinados a triunfar entre todo tipo de público porque, ¿hay alguien al que no le guste comer bien y reírse con la mejor compañía acodado en una barra?

Skull St. Barquillo, 8. Horario: de domingos a miércoles, de 12.00 a 1.00. Jueves, viernes y sábados, de 12.00 a 02.00 horas. Precio medio: 25 euros. www.skullst.es

Banda sonora. Royksopp – Skulls

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.