‘Taste Fuerteventura’ o saborea la mejor gastronomía de la isla

Mucho se habla de las playas de Fuerteventura o de “la Playa de las Canarias“, y bien poco de su gastronomía. Para promover una nueva mirada sobre la isla, nada más claro, directo y conciso que ese Taste Fuerteventura con el que poner en valor sus productos y su cocina. Tras éstos se encuentran grandísimos profesionales con una admirable capacidad para remar juntos en beneficio de todos. Lo acaban de demostrar durante varias jornadas de showcookings y tapeo callejero en las que se agotaron todas las existencias. Más de un majorero -que así se llaman los lugareños de esta isla afortunada- se quedó sin probar bocado y no es que fueran precisamente pocas las propuestas ni las raciones elaboradas al momento. Un éxito sin precedentes para un festival que ya tiene asegurada su continuidad en 2018.

Este primer Taste ha servido para cambiar la percepción que tienen de Fuerteventura incluso quienes la habitan y reforzar así su potencial gastronómico. Si alguna una vez os habéis preguntado qué o dónde comer en este paraíso de playas blancas, alguna que otra negra y clima perfecto para echar un pulso a las olas, tomad nota de los nombres y lugares imprescindibles para saborearla con gusto. Veréis que la presencia virtual de la mayoría de ellos todavía es escasa como para poder acercarse a su trabajo en la distancia. Gracias al Taste se están poniendo igualmente las pilas en ese sentido.

Marcos Gutiérrez, de Casa Marcos. Aparte de ‘instigador’ de este primer gran encuentro gastronómico, el cocinero es el gran conocedor de la cocina, las costumbres y las tradiciones de la isla. En Villaverde tiene su “bar gastronómico”, donde a través de un competitivo menú ensalza el producto majorero. No os podéis ni imaginar la de recetas que elabora con la cabra de raza majorera. ¡Probad su jamón y su tocinillo de gofio!

Buñuelo relleno de espuma de queso majorero, del 722 gradi.


Nicolò Pippa
y Simone Paglia, del 722 gradi. No son los primeros ni los últimos italianos que echan raíces en Fuerteventura. Seducidos por su envidiable calidad de vida, estos dos cocineros y amigos son los que pueden brindar mayores alegrías gastronómicas a la isla en el corto plazo. Ambos se han formado en grandes referentes de la alta gastronomía de España e Italia, están muy comprometidos con los productores y el producto majorero, y tienen la libertad suficiente como para crear y recrearse en su cocina de Lajares. Su ponencia en el Taste consiguió el efecto deseado de querer degustar lo que hacen. Hay sencillez, creatividad, sabor y belleza en sus platos. También alma.

Pietro Epifani, de La Tasca de Corralejo. Este otro italiano realizó unas de las tapas más buenas del denominado Taste Fest! El cocinero se defiende bien en el pequeño formato, desde donde trata de innovar a partir del uso de la materia prima local. Conocida ya es en Fuerteventura su mozzarella con queso de cabra, si bien tampoco desatiende al pescado de la isla. Su ponencia junto a Pepe Solla supuso un vaivén entre mar y océano tras el que hubo que hacerles la ola.

Demian Zambrana, de La Jaira de Demian. Este mexicano tan cálido como su tierra ha conseguido hacer de su gastrobar uno de los reductos más interesantes en Puerto del Rosario. Demian sabe exprimir Fuerteventura en generosísimas tapas y platos con los que viajar por la riqueza gastronómica de una isla que él emplata siempre de forma sugerente. Su patio al aire libre es una delicia en pleno núcleo urbano.

Toño Alonso, de Casa Toño. Este asturiano de larga trayectoria en la isla ejecuta una cocina que tan pronto te resuelve una comida rápida como te sirve de banquete. Sus platos y medias raciones intentan alejarse de lo que ya se encuentra en tantos otros restaurantes de Fuerteventura, también con producto de la Península. Durante el Taste Fest! sirvió el tataki de atún que no puede sacar de su carta, como tampoco su exquisita fritura de calamares.

Croqueta de calamar del Cotillo con alioli negro.

Yareli Pérez, chef en El Mirador o antiguo Parador de Fuerteventura. Es una de las pocas cocineras canarias en la isla. Joven, entusiasta y talentosa, tiene la misión de revalorizar de forma creativa el producto majorero frente a unas vistas impresionantes. Está buenísima su croqueta de calamar del Cotillo e imperdibles son sus papas arrugás y su cherne con mojo verde. Sugerente su cecina de cabra a modo de aperitivo y la variedad de panes y helados que elaboran en el mismo restaurante. Éste es un proyecto de futuro gestionado por la propiedad de La Marquesina, otra “ventana al mar” en Corralejo.

 

Queso de cabra Maxorata curado untado con pimentón.

Junto a los nombres propios de estos cocineros querría resaltar también el del maestro panadero Manuel Trenado, quien elabora hasta 50 variedades de pan a partir de masa madre en La Paneteca de Villaverde; desde donde también sirve a restaurantes de la isla.

Como veis, no son pocas las bondades gastronómicas de Fuerteventura, de la que os querréis traer quesos como el premiadísimo Maxorata, sal afrutada, mermelada de aloe vera y dulces de gofio.

 

 

 

Belén Parra

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

1 comentario
  1. Muchas gracias Belén en nombre de todos,siempre es gratificante que se reconozca el esfuerzo que todos ponemos en esta profesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen