8 motivos para amar The Greenhouse (hasta el infinito y más allá)

The Greenhouse es una pequeña revolución en el panorama gastronómico de Barcelona. Una cocina que va por libre y que lleva a otra nivel el inagotable potencial de las verduras, con la preciada contribución de su chef, el joven australiano Damien Bolger, claro. A descubrir y repetir sí o sí.

Por el local. Quienes sienten interés por las tendencias conocen el hotel Pulitzer de Barcelona. Un establecimiento situado a dos pasos de la Plaza Catalunya y que se ha ganado, con justicia, buena fama entre un público joven, moderno y cool. Tanto por su bar como su terraza en la azotea y, desde ya, no lo dudamos, por The Greenhouse. Este nuevo restaurante situado en la planta baja del hotel es un espacio zen, acogedor y cálido, donde cohabitan en el mobiliario madera, hierro y, sobre todo, plantas. Por algo se llama The Greenhouse… Arboles, cactus y plantas de amplias hojas verdes son las auténticas protagonistas del escenario que confiere al local un aire de lujurioso invernadero-jungla-urbana. Por ello, aquí, nos gustaría pasar horas. Tanto es así que casi desearíamos estar en invierno para refugiarnos de la intemperie en este oasis ‘cozy’ y luminoso.

restaurante Barcelona

 

Por la terraza. No solo el interiorismo es un buen reclamo para visitar The Greenhouse. También lo es su terraza. Sí, una pequeña terraza interior, situada en el patio del hotel, donde reina la serenidad. Y eso, en pleno centro de Barcelona, es mucho decir. El ruido de la calle, del tráfico y de la horda de paseantes queda finiquitado. Y qué bien se está…

Por descubrir un nuevo tipo de cocina. Gourmets y foodies, aprended. No todo son hamburguesas, no todo son tartars, no todo son bowls. Hay vida más allá de las tendencias culinarias que marcan los influencers gastronómicos. Y The Greenhouse es, sin duda, una rara avis en el panorama culinario de Barcelona que hay que probar si eres gourmet. Algo así como un hermano pequeño de restaurante Céleri pero, sin embargo, muy diferente, con una marcada identidad propia. Si bien es cierto que este restaurante se enmarca en la muy actual corriente ‘healthy’ y pro-verduras, su carta es una auténtica y apasionada oda a las frutas y verduras de temporada y a la materia prima de proximidad, que hacen despuntar cada plato como son el pan de payés con mantequilla y sirope de arce; el pato con champiñones; el tartar de gamba de Palamós con remolacha y rábanos encurtidos; la pluma ibérica con ajo negro y nabos cultivados en el Empordà; el churro con helado de haba tonka, entre otros. Hay un interesante trabajo de equilibrio y puesta en valor de las texturas, los sabores y los colores y podrán comprobar como, según la temporada, y como es lógico, hay una constante en la estética (más verde y rojo en primavera-verano, más amarillentos en otoño…). Y ello hace que cada receta resulte una sorpresa.

 

Para comprobar que se puede comer sano, disfrutando. Cuántas veces habrá que repetirlo. comer de forma saludable no tiene porque estar reñido con disfrutar. Simplemente, hay que dejarse llevar y estar abiertos a descubrir un -amplísimo- mundo culinario más allá del que estamos acostumbrados a comer. El chef, Damien Bolger, define la propuesta The Green House como “un gastronómico con acento orgánico, sin pretensiones, en el que se trabaja con productos de temporada y de proximidad, y recetas sanas y ligeras pero creativas. Todo en un marco con un servicio muy desenfadado”. Los postres son, por su parte, artesanales, y los vinos en gran parte ecológicos y procedentes de pequeñas bodegas. Un espíritu, en definitiva, que reivindica la tierra y muy ‘cool wave’, tal y como nos imaginamos el estilo de vida australiano.

 

restaurante Barcelona
Churro con helado de haba tonka.

 

Por su arroz cremoso. Oh my god, ¡qué arroz! De estos platos que cuesta encontrar y que te impiden incluso seguir comentando con tus compañeros de mesa lo ricos que están. En el caso que nos ocupa la receta consiste en arroz del Ebro con vainilla, buey de mar y salicornia, ultra cremoso, un punto crudo y, sobre todo, con un potente, potentísimo sabor a mar. Una auténtica delicia.

 

Por probar nuevos ingredientes. ¿Qué me decís de la salicornia, una planta carnosa o suculenta que crece en playas y saladeras? ¿Os suena el kumquat, una pequeña naranja amarga cuya piel es comestible? ¿O el bimi, un híbrido natural entre el brócoli y un tipo de col oriental llamada Kai-lan que acaba de llegar a nuestro país pero que se consume en otras culturas desde hace décadas? La huerta está por descubrir y probar. Y eso es precisamente lo que quiere transmitir Damien Bolger. Para probar algunos vegetales en su perfecto punto de cocción (tiernos y crujientes a la vez) podéis pedir un plato sencillamente genial titulado ‘Brassicas’, que consiste en un mix de verduras (col, brócoli, kale, bimi) salteadas y servidas con pomelo, emulsión de mejillones, hierbas aromáticas y leche de coco.

Brassicas

 

Por su chef. Damien Bolger es un australiano que hace ocho años, como otros muchos jóvenes, decidió recorrer Europa con amigos. En una parada en Barcelona que habría podido ser del todo anodina, se enamoró de quien es hoy su mujer. Por ella se instaló en Barcelona y una vez más el amor hizo bien las cosas: empezó a cocinar para nuestra cuidad. Tras varios años trabajando en distintas cocinas, este año ise ha incorporado al equipo del Pulitzer y ha desarrollado su proyecto más personal, The Greenhouse. Escucharlo hablar es descubrir un freak absoluto del mundo vegetal. Un tipo la mar de campechano y simpático, capaz de hablarte de un tomate con la misma pasión que si fuera una obra de Leonardo da Vinci. Pero, por encima de todo, nos puede su increíble ‘spanglish’ (australiano en realidad) que podríamos escuchar durante horas.

The Greenhouse
Damien Bolger

 

Porque hay un menú de mediodía muy accesible. Vale, el menú degustación de The Greenhouse cuesta 60 euros (consta de 8 platos). Y para cenar a la carta hay que rascarse un poquito el bolsillo para sacar unos 35-40 euros. Y aunque no son precios desorbitados para un restaurante de este nivel y la experiencia está a la altura del precio, entendemos que puede resultar un freno. Pero allí está el menú del mediodía (cambia cada semana) que por 16,50 euros os permitirá descubrir la esencia de este establecimiento del que ya somos muy fans.

restaurante barcelona
The Greeenhouse
C/Bergara, 8, Barcelona
Precio medio carta: 40 €; Menú degustación: 60 euros
Horario: de lunes a viernes de 13:00 a 16:00 y de martes a sábado de 19:30 a 00:00 h.
Laia Zieger

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinovidavici.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen