Una cena 100% pirenaica

Bellver2
Joan y Cati dentro de la tienda.

Mi trabajo me lleva a recorrer a menudo las comarcas más periféricas de Catalunya para descubrir productos, productores y restaurantes, y lo mejor que tiene eso son las sorpresas insospechadas que uno se encuentra. La de este año es una tienda deliciosa, como sacada de una secuencia de película rural francesa, un espacio en el que Eric Rohmer habría sentado una joven pareja investigando —sin parar de hablar entre ellos— las razones de su amor por otros. Se trata de El Tupí de la Cerdanya, un establecimiento que es mitad colmado, mitad crepería. Lo abrieron en 1982 —cuando la Cerdanya estaba mucho más aislada que ahora— Joan Sangenís y Caterina Soler. Y, desde el primer momento, aplicaron eso que ahora parece el descubrimiento de la pólvora: elaborar y vender productos de proximidad. Durante estas tres décadas largas de trabajo han tejido una red de proveedores pirenaicos auténticos y buenos de verdad y, junto con los productos que les ofrecen —embutidos, quesos, hortalizas, etc—, venden los que ellos mismos elaboran.

Bellver4
Estanterías repletas de delicias

Joan y Cati se dedican básicamente a las mermeladas y conservas. A las más clásicas —melocotón, frambuesa, cebolla, etc— añaden algunas de más originales, como la de saúco. También preparan patés, setas deshidratadas y otras cosas, pero es en lo que ellos denominan “especialidades” dónde se encuentra lo más singular de sus estanterías: su mostaza tradicional es de las mejores que he probado en tiempo y para un desayuno contundente apetece la tofonada (puré de patata del bufet con trufa para acompañar, por ejemplo, un huevo frito: no hay nada más que añadir).

La tienda ocupa las antiguas escuelas del pueblecito de Bor, una aldea pertenciente a Bellver de Cerdanya, no muy lejana a la salida del Túnel del Cadí. Lo dicho: el sitio no puede tener más encanto. A partir de las 6 de la tarde —cada día en temporada alta de verano, los fines de semana cuando llega el frío— la tienda se convierte en La Creperia de Bor. Entonces Cati se mete en los fogones y con Joan sirven crêpes, pizzas, tostadas, cocas… Los productos que venden se convierten en ingredientes de su carta y entonces podemos probar quesos, embutidos y mermeladas sobre bases diferentes. El antiguo patio de la escuela se convierte en un escenario sin par para estas cenas informales —¡y asequibles! No pasan de 20 €— al atardecer. Parejas, familias, grupos de amigos comparten un paisaje y una cocina absolutamente pirenaica.

¡Ha merecido la pena el día para acabar cenando aquí!

Lo mejor: que este rincón y su cocina sean tan auténticos.

Lo mejorable: sabiendo que Joan y Cati conocen a los mejores queseros del Pirineo catalán, nos encantaría una tabla de quesos con lo mejor de cada uno de ellos.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

El Tupí de la Cerdanya/La Creperia de Bor
Pl. de Bor, 4
25721 Bor (Bellver de Cerdanya)
Tel. 973 51 04 94

Horario de La Creperia: a partir de las 18 h cada día (durante la temporada alta estival) y fines de semana.
Precio medio: 20 €.

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen