UNIC Chef: gastronomía solidaria en Ibiza

UNIC Chef. Así sin más puede que estas dos palabras, generalmente unidas por un hashtag y el año de turno, no os digan nada, pero deberíais saber que apelan al concurso gastronómico de carácter solidario más relevante y ambicioso de Ibiza.
Ejercer de jurado gastronómico por una buenísima causa no te libera de la responsabilidad de emitir un juicio acorde a la degustaciones que se te presentan. Hacerlo rodeado de gente con oficio y generosidad en un ambiente inmejorable no sólo enriquece la experiencia sino que proporciona -o me proporcionó- una satisfacción inesperada. Repito cuando quieran, sea dicho de paso.

Tras corroborar lo bien que se come en la isla -os lo demostramos hará un año en este post-, a ver quién dice ‘no’ a participar nuevamente de su gastronomía en un evento de tamaña envergadura solidaria. Con la implicación de chefs que exploran Ibiza para servirla como pocos, la propuesta suponía también un acercamiento al trabajo que éstos están haciendo dentro y fuera de sus respectivas cocinas. Empezando por David Grussaute en el restaurante UNIC del hotel Migjorn, que ejerce de anfitrión en esta tradicional convocatoria; siguiendo con Gonzalo Araguez en el gastrobar Sa Brisa, que este año también formaba parte del jurado; y acabando con David Reartes, chef del novísimo -y buenísimo- Re•Art, que tampoco quiso perderse la cita solidaria pese a participar más activamente en ediciones anteriores.

El gran Pepe Rodríguez – de El Bohío y Masterchef– fue el presidente del jurado del UNIC Chef 2017. Con suma paciencia y admirable sentido del humor supo encauzar las opiniones del resto del jurado antes de discernir cuáles debía ser la argumentación del veredicto final. En su exposición fue claro, conciso y consecuente. Como lo veis en la TV. Como lo fue su tocayo Araguez. Ahí los periodistas quizá pecamos de ‘objetivos’…

Cuatro eran los postres a probar y valorar junto a dos grandes colegas del oficio y dos chefs, a cuál más exigente. Ya no era tan puntuable el sabor o la técnica como la destreza empleada en la presentación de cada plato. Los concursantes y también colegas del ‘gastroperiodismo’ (María José AmengualDit i Fet-; Maria AndreuIbiza Foodie-; Antonio Beneyto –Ibiza 5 sentidos– y Álex SotoFace Food Mag-) no nos lo pusieron fácil. Entre la profesionalidad demostrada ante el reto que suponía cada emplatado y su actitud de absoluto fair play, demostraron a jurado y público que la gastronomía también construye más allá de la competencia, las envidias y los egos de unos cuantos.

Álex Soto, fotógrafo de ‘Face Food Mag’ y ganador del UNIC Chef 2017.

Igualdad de oportunidades, buen rollo y un puñado de entidades benéficas –Cáritas, Cruz Roja, Banc dels Aliments y Food For Ibiza– orgullosas de sus representantes resumen el éxito de esta última convocatoria, en la que yo tanto podría haber ejercido de jurado como de concursante. A ver si no… Por periodista, gastrónoma y gastronomista. Insisto: repito cuando quieran.
Álex Soto logró empatar tan minuciosa y escrupulosamente la Crema de chocolate blanco y albahaca con fresas, lima y pistachos que acabó por superar a sus colegas en las valoraciones últimas de quienes formábamos el jurado. La verdad es que los cuatro concursantes se defendieron bien en la cocina y presentaron de forma impecable los cuatro postres del UNIC que les tocaron en suerte. Compartirá Grussaute conmigo que podrían haber salido a las mesas de ‘su’ restaurante…

Conocer a priori el destino de tu juicio es un aliciente más que suficiente para entonar el “Sí, quiero” ante la propuesta de integrar el jurado. La motivación entiendo que debe ser la misma para quien ocupa plaza de concursante. Sólo de pensar en la gente necesitada que se beneficiará de los 2.000 kg en comida y efectos no perecederos de premio debería promover más acciones o iniciativas de este tipo. UNIC Chef ya va por la cuarta edición y la próxima está en camino. Enhorabuena a quien tuvo en su día la idea de reunir a unos pocos en torno a una mesa para que, con su labor, muchos tengan aún hoy qué llevarse a la boca.

 

Belén Parra

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicará.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> HTML

Suscríbete a nuestra Newsletter

Síguenos en las redes sociales
  • twitter
  • facebook
  • pinterest
  • instagram
  • Spotify
Partner
imagen