10 cosas que debes hacer (y comer) si vas a A Coruña

Vigo trabaja, Santiago reza y A Coruña festeja”. Al dicho popular no le falta razón, y mientras Vigo mantiene su aura del Seattle español y Santiago sigue día a día recibiendo peregrinos de todos los rincones del mundo, A Coruña es el lugar en el que saborear esa dolce vita a la gallega que se traduce en una oferta cultural, lúdica y gastronómica de excepción.

a_coruña_gabriel_tizon
Es raro el mes en que la ciudad gallega no esté de fiesta –de hecho, las fiestas de su patrona, María Pita, de quien hablaremos más tarde, duran todo el mes de agosto–, algo que, sin duda, entusiasma a la gran cantidad de expats de todo el mundo que la habitan gracias a (o por culpa de) papá Inditex. Precisamente Ortega y los suyos son los responsables de que en A Coruña se respire un aire inconfundiblemente trendy, donde numerosas tiendas de diseño conviven con otras de toda la vida, y donde la gastronomía más cosmopolita y vanguardista se da la mano con esos bares de siempre donde sirven raciones inolvidables de empanadas y pulpo.

a_coruña_miga
Hay muchos motivos para visitar A Coruña, una ciudad a menudo eclipsada por los encantos de la costa de Pontevedra, con su microclima mediterráneo, la majestuosidad de Santiago o ese aire de urbe cosmopolita de Vigo.

O por la Costa da Morte, donde pueden contemplarse las que están sin duda entre las mejores puestas de sol del mundo, las murallas de Lugo, el camino de Santiago, la tortilla de Betanzos, sus paisajes ondulados del interior y las playas salvajes y heladas del Atlántico y el Cantábrico. Pero una escapada a la ciudad gallega nos va a hacer lamentar no haberla visitado antes, y querremos volver y volver hasta haber completado, al menos, todos los puntos de esta lista. Todo ello, claro, tras haber subido a la Torre de Hércules  y paseado por el puerto, contemplando sus típicos ventanales, dos actividades de visita obligada en la ciudad. Y todo a golpe de Vueling

a_coruña_torre_hercules
1- Una caminata por el paseo marítimo. Si hay una ciudad abierta al mar en España, esa es, sin duda, A Coruña. Tiene forma de península, de manera que el mar nos sorprende prácticamente en todo momento, desde las playas de Orzán o Riazor (están heladas, también en verano) hasta un paseo que recorre la ciudad.

Un prodigio urbanístico que unió para siempre, allá por los 90, a los coruñeses con el Atlántico, un paseo cuyo mobiliario urbano, en especial unas farolas rococó en un discutible rosa, ha sido más que cuestionado hasta la fecha. Pero y qué, si durante kilómetros y kilómetros nos acompaña el mar batiendo fuertemente contra las rocas. 

2- Una tapas en Boca Negra
Uno de los grandes nombres de la gastronomía de la ciudad con más proyección internacional es el de Pablo Pizarro, al frente de este local emblemático, de interiorismo cosmopolita y cuidado, donde puedes comer tapas que van desde un tataki de jurel a una empanada tradicional.

Buenos vinos gallegos, un baño con espejos en los que, sí, vas a hacerte un selfie y una barra cuadrada en medio del imponente local con paredes de piedra nos invitan a ocupar mesa en un local siempre alegre y ambientado, ideal para empezar la noche. 

a_coruña_bocanegra
3- Un paseo por el Mercado de San Agustín
El puerto de A Coruña es el más importante de Galicia, un dato que nos pone sobre aviso de la gran cantidad de productos que vamos a encontrar en este pintoresco mercado, amplio y luminoso, que cuenta todos los meses con dos mercadillos de venta ambulante.

platero_utopic_boucatise_coruña
En él se celebra, además, una vez al año, el popular Boucatise Coruña (en la primera foto, el bocata de Miga de este año), un festival del bocata que reúne a diferentes restauradores punteros de la ciudad alrededor de unos bocadillos de cualquier cosa, y que congrega a buena parte de la población local. Sin embargo, nuestro mercado preferido es, por más auténtico, con más oferta y mucho más popular, el impactante mercado de la Plaza de Lugo, donde los fans del marisco van a quedar en estado de shock. Visita obligada ambos.

a_coruña_san_agustin
4- Una visita al Laboratorio Canalla.
Este evento es una buena muestra de que en A Coruña se cuecen cosas a nivel gastronómico, cosas que no tienen nada que envidiar a las que podemos ver en las grandes capitales foodie del mundo. De la mano del chef Tito Fernández, el hotel NH Fisterra, el único cinco estrellas de la ciudad, acoge todos los años esta experiencia gastrosensorial que más tarde se va de gira por diversos restaurantes de España, y que el año pasado dejó con la boca abierta a la clientela de La Terraza del Casino (Madrid).

Música, creatividad, teatro, audiovisual y, sobre todo, una gastronomía vanguardista de excepción, repleta de guiños y con una indiscutible retranca gallega, son los ingredientes de un evento que vale la pena conocer, y que muestra la incombustible pulsión creativa de la gastronomía gallega contemporánea.

5- Probar un buen tinto gallego
Galicia es mucho más que albariños y blancos frescos, y cuenta con algunos vinos tintos excepcionales que merece la pena probar, pues van a maridar estupendamente con algunos de los platos que vamos a pedir sí o sí, desde una empanada a un lacón con grelos.

¿Una recomendación? Hay muchas, pero podríamos empezar por un José Aristegui, un mencía de alma outsider de la D.O. Valdeorras que nos hará, sin duda, querer probar más. Otro mencía que también nos gustó fue el Finca Cuarta, un vino económico y resultón de la Ribeira Sacra que, al parecer, triunfa en el mercado asiático. Pero, ¿cómo hablar de vinos gallegos y no recomendar un albariño? Tomad nota: Lagar da Condesa. Sensacional.

6-Una visita guiada teatralizada (y gratuita)
Nosotros hicimos dos, y nos quedamos encantados con una iniciativa que pedimos desde ya que se extienda a otras ciudades. Estas visitas promovidas por el ayuntamiento y con un gran éxito entre la turistas y autóctonos nos ponen cara a cara con diferentes personajes históricos de A Coruña, que nos guían por los diferentes monumentos y nos explican suculentas anécdotas.

En nuestro caso, fue una aguerrida María Pita, heroína de la ciudad que liberó A Coruña de los ingleses, quien nos contó su turbulenta vida mientras nos deteníamos en callejuelas e iglesias; y también Picadillo, un carismático alcalde de principios de siglo, que fue pareja de Emilia Pardo Bazán y nos recibió en el Palacio Municipal, una joya modernista de la que conocimos todos los recovecos. Valen mucho la pena.

a_coruña_maria_pita
7- Un paseo hasta el Xardín de San Carlos
Hermosas vistas al océano desde este jardín mágico, probablemente uno de los rincones con más carisma de la ciudad. Fue construido en el siglo XIV como castillo defensivo fuera de las murallas y en él encontramos la tumba de Sir John Moore, general británico que murió en la batalla de Elviña, en el marco de la Guerra de la Independencia.

a coruña_xardin_san_carlos
8- Una cena en Alborada
Reservar mesa en este estrella Michelin del chef Iván Domínguez es prácticamente obligatorio para cualquier amante del buen comer. El chef presenta una cocina exquisita de raíz gallega, anclada en el recetario tradicional, creativa y emocional. Su menú degustación es sorprendente sin ser rocambolesco, emotivo sin ser pretencioso, y podremos degustar desde una lombarda con erizo, tocino y berza frita o un queso San Simón con palomitas, por no hablar de la liebre con su estofado clarificado y un milhojas casero con sus higadillos. Si no nos da el presupuesto para un Michelin, siempre podemos visitar la Arallo Taberna, la opción low cost del chef, que ya ha conquistado Madrid gracias a Alabaster.

9- Otra en Arbore da Veira
Si estamos dispuestos a tirar la casa por la ventana, vale la pena hacer un alto en el camino en el otro estrella Michelin de los dos que tiene la ciudad. El chef Luis Veira crea aquí un entorno único, sofisticado, minimalista y orgánico a partes iguales, en el que probar un menú degustación de gran plasticidad donde cada detalle cuenta: desde la puesta en escena a una vajilla espectacular, la iluminación y orquestación del conjunto. Y una cocina gallega hasta la médula, lúdica y creativa, que nos sorprende con platos como un pulpo con percebes y tomates quemados a la llama o unas zamburiñas con caviar y trufa.

a_coruña_arbore_da_veira
10- Una comida en Eclectic
Este local de reciente apertura, de bonito interiorismo de espíritu almodovariano, refleja muy bien el carácter mestizo y transgresor de la nueva gastronomía gallega. Producto gallego y espíritu migrante: así es como definen sus propietarios, catalán y argentino, la cocina de un local que nunca deja indiferente, un espacio en el que se trabaja muy pero que muy bien un producto que conocen al dedillo. Allí tuvimos la suerte de probar una maravilla de la naturaleza llamada seta-coliflor (sí, el nombre explica con exactitud lo que es), comer unas grandísimas croquetas y una de las mejores carrilleras que hemos tenido la suerte de degustar.

a_coruña_eclectic

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

11 Comments
  1. Un apunte: Coruña ciudad nunca se vio eclipsada por Vigo ni por Santiago ni por ningún otro sitio. No solo tenemos un monumento Patrimonio de La Humanidad (Torre de Hércules). Aquí también tenemos playas, no solo las playas de la ciudad (que son un lujo), sino maravillosas playas donde comienza A Costa da Morte, a 15 km de la ciudad sin ir más lejos, limpias y espectaculares. O las playas de la zona de Ferrol, de las mejores. También hay sol y calor, no es algo exclusivo de las Rïas Baixas. Los tópicos sobran. Toda Galicia tiene su encanto. Y Coruña es una ciudad moderna, preciosa, vanguardista, con museos (Planetario-Casa de Las Ciencias, Aquarium Finisterrae, Domus-Casa del Hombre, Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, Bellas Artes, por nombrar unos pocos…), Real Academia Galega, y un abanico cultural de lo más variado. Picasso vivió aquí de niño y esa etapa fue fundamental en su desarrollo como artista. Un excelente Club Náutico, un puerto importantísimo tanto de mercancías como de pasajeros, uno de los mejores hospitales de este país y una referencia internacional (Chuac, antiguamente Juan Canalejo), unos parques impresionantes como el Monte de San Pedro, el Parque de Bens, el Parque de Santa Margarita, sin olvidarnos de Los Cantones, en plena Marina, con sus galerías únicas (no ventanales, como escribiste tú). Y por supuesto, locales de hostelería maravillosos, además de los que habéis nombrado. Una Ciudad Vieja y un Barrio de Pescadería encantadores. Iglesias de gran valor, como la Colegiata o la Iglesia de Santiago. Y mil cosas que me dejo en el tintero. Todo ésto y más, solo en Coruña. Si recorréis nuestra costa, la costa de la provincia de A Coruña, tendréis los mejores pueblos, playas, paisajes, zonas protegidas, cultura… (Corrubedo, Muros, Carnota, Finisterre, Monte Louro, Muxía, Camariñas, Cabo Vilán y la espectacular Praia do Trece, Camelle, Soesto, Laxe, Corme y sus percebes (los mejores del mundo), Monte Blanco de Ponteceso, Malpica, Buño y su cerámica, la enorme playa de Razo y su laguna en Baldaio, Caión, Ría de Betanzos, Pontedeume, Mugardos, Ares, Ferrol, playas de Valdoviño, de San Jorge, de Cobas, Doniños, Meirás… Cedeira, San Andrés de Teixido, Herbeira y sus acantilados, los más altos de Europa, Ortigueira, su ría y su impresionante Festival de Música Celta, Cabo Ortegal, Cariño… y todo ésto solo en la provincia y solo en la costa, comentado muy por encima, porque el tema da para días y días.

    Gracias.

    1. Ah, y olvidaba una cosa. Aquí las aguas no están heladas, si quieres aguas heladas vete a la zona de Pontevedra, ahí están congeladas. No más tópicos, por favor. No nos hacéis ningún favor. Gracias.

      1. Hola Ángela! Lamentamos que hayas encontrado tantas pegas a nuestro texto. Nos referíamos a que desgraciadamente, si miramos el número de visitas turísticas, Santiago y Vigo siguen superando a Coruña con creces, justamente algo que, como decimos en el texto, nos parece totalmente injusto.

        Enhorabuena por vivir en una ciudad tan bonita, la persona que ha escrito este texto la conoce bien, al igual que el resto de Galicia, y coincide plenamente contigo en tu amor por la ciudad. No la definiríamos, sin embargo, como un lugar que se caracteriza porque haga sol y calor o por la agradable temperatura del mar, pero ese nos parece precisamente uno de sus encantos.

        Gracias por leernos, de todos modos. Un abrazo

  2. U si quieres deleitar un auténtico homenaje gastronómico y sensorial.
    Totalmente inolvidable y SUBLIME.
    Restaurante San Isidro (Bergondo-Sada).

  3. Hola Ángela! Lamentamos que hayas encontrado tantas pegas a nuestro texto. Nos referíamos a que desgraciadamente, si miramos el número de visitas turísticas, Santiago y Vigo siguen superando a Coruña con creces, justamente algo que, como decimos en el texto, nos parece totalmente injusto.

    Enhorabuena por vivir en una ciudad tan bonita, la persona que ha escrito este texto la conoce bien, al igual que el resto de Galicia, y coincide plenamente contigo en tu amor por la ciudad. No la definiríamos, sin embargo, como un lugar que se caracteriza porque haga sol y calor o por la agradable temperatura del mar, pero ese nos parece precisamente uno de sus encantos.

    Gracias por leernos, de todos modos. Un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published.