7 pizzerías de Madrid para darte un capricho

 7 pizzerías en Madrid para darte un capricho

Son deliciosas, lo sabemos. Pero hay que saber bien dónde comer buenas pizzas para que no te den gato por liebre. Ríndete al good food en estas pizzerías de Madrid donde solo falta que salga la nonna a saludar.

San Paolo Pizza Bar

La familia del grupo Rubaiyat se ha unido con el creador de las pizzas más famosas de Sao Paulo, Deco Lima, para abrir en Madrid esta pizzería junto al famoso restaurante brasileño. Solo el horno es una auténtica joya traída directamente de Nápoles, y de él salen unas pizzas que mezclan el airoso estilo de masa napolitano con el crujiente toque romano, porque se tuestan durante algo más de 3 minutos a unos 340-380ºC. Como decía el famoso anuncio, “el secreto está en la masa” y la base está hecha con harina ecológica Caputo de molienda lenta a la piedra. Sobre esta base añaden ingredientes seleccionados de pequeños agricultores y con Denominación de Origen, como los clásicos tomates San Marzano, la mozzarella artesanal o la albahaca fresca. Han querido hacer un pequeño guiño a España incluyendo recetas con paleta ibérica, anchoas de Santoña, txistorra vasca y hasta boquerones y piparras. Tienes unas quince opciones para elegir. Y si no te decides, también puedes customizarla al completo eligiendo varias recetas. 

Juan Ramón Jiménez, 37. Precio medio: 25€.


Pestana CR7

Otras pizzas gourmet que nos llegan de fuera son las que sirven en este hotel de Gran Vía. El chef Mauro Soggiu es uno de los fundadores de la famosa pizzería Roberta´s de Brooklyn (sus pizzas napolitanas están entre las mejores de Nueva York) y firma la elaboración de las que se sirven aquí, bajo la batuta de Borja Veguillas, chef ejecutivo del hotel. Si subes hasta la planta 9 verás este espacio gourmet con acceso a una de las terrazas con mejores vistas de Madrid. Tienes la clásica margarita, de la huerta (queso manchego, alcachofas, espárragos trigueros, espinacas y pesto genovés), 5 quesos (manchego, pecorino, mozzarella, gorgonzola e Idiazábal), picante (queso manchego, spianata picante, miel, salsa brava, cebolleta y copos de chili), parrilla, cántabra, trufada, ibérica… Una mezcla muy interesante de tendencias americanas con ingredientes de nuestra tierra. 

Hotel Pestana CR7 Gran Vía Madrid. Gran Vía, 29. Precio medio: 30€.


Ladroni

Esta es una ostería contemporánea, que podríamos traducir como “taberna” pero que, en realidad, nada tiene que ver con este concepto.  Más bien ahora el término se refiere a locales con menús cortos en los que triunfan especialidades locales como la pasta o la carne a la parrilla. Ladroni es un restaurante elegante, de mesas con mantel de hilo, que ofrece algunas de las recetas más famosas de la gastronomía italiana. Las masas de sus pizzas tienen un 90% de harina blanca no refinada (que le dan más sabor) y un 10% integral. Utilizan el tomate pelato y lo fríen para intensificar aún más su sabor. Y, por supuesto, no falta la mozzarella fior di late que se elabora con leche fresca de vaca. Mención especial a las pizzas de trufa, queso fontina y escarola ligeramente aliñada; la clásica margarita o la de setas, cebolla caramelizada y perejil.

Vía de las Dos Castillas, 9B, 28224 Pozuelo de Alarcón.  Precio medio: 40€.


Lettera Trattoria Moderna

Con dos años de vida en el centro de Madrid, acaba de abrir una segunda sede en La Moraleja. Sigue la misma línea de personalidad mediterránea, tanto en su oferta culinaria como en la decoración (¡que nos encanta!). Su propuesta la definen como “cocina italiana de nueva generación” porque se basan en las recetas tradicionales y les dan ese twist del siglo XXI, más moderno y contemporáneo. Por ejemplo, tienen 6 pizzas que elaboran con ingredientes llegados de Italia: Bolonia (mortadela trufada, pesto Genovés, queso taleggio y pistachos), La Toscana (finocchiona – un salami típico toscano-, burrata affumicata y pimiento dolce lagrima), Caprese (burrata affumicata, olive taggiasche, pesto genovés y tomate cherry) o el guiño patrio, Diavola Spagnola (chorizo picante de Cantimpalo, crema de Gorgonzola y bocconcino Santa María). ¿No te suena todo delicioso?

Plaza de La Moraleja. Calle de la Estafeta, 2. Precio medio: 30€.


Filippo Pizza

En pleno barrio de Salamanca, en el meollo de negocios donde seguro que pararás, tienes esta pizzería, con un local pequeño pero buenas mesas en la terraza. Se llama así por el gato del chef y propietario, Alonso Álvarez Fuenmayor, que prepara pizzas romanas diariamente de forma artesanal. Las masas ya son puro espectáculo: fermentan durante 48 horas y, con mucho cariño (elemento fundamental en la cocina), se eligen las mejores materias primas en 15 variedades. La masa resulta gruesa, aireada y con el punto crujiente justo. La pizza más famosa de este restaurante es la Mazinger Seta, que se prepara con champiñón, cebollino, Grana Padano y polvo de trufa. Si eres más de picante, entonces amarás la pizza Mucho Cancho, con ventriccina picante, speck, bacon, mozzarella, cebollino y salsa de tomate. ¿Que no te decides? Entonces mejor pedir mitad y mitad. 

Conde de Peñalver, 66. Precio medio: 15€.


Pizzart

La pizzería madrileña especializada en la versión a la romana de este plato, con una masa que adquiere una consistencia crujiente tras un proceso de fermentación de mínimo 48 horas, pone en marcha una loable iniciativa solidaria. Durante marzo donará 3 euros por la venta de cada pizza Affumicata a Cáritas para ayudar a todos los ucranianos afectados por la invasión rusa. La pizza lleva mozzarella, salmón ahumado, huevas y eneldo y suena de lo más apetecible. Además de su sabor, tendremos la seguridad que, comiéndola, estaremos apoyando una causa justa.

Fuencarral, 58. Precio medio: 20€.


Napoli Gang by Bel Mondo

El servicio de domicilio del grupo Big Mamma quiere animar a lo grande el derby entre Real Madrid y FC Barcelona del próximo 20 de marzo. Para ello, ha lanzado dos pizzas: una para cada una de las aficiones. La Vikinga  es una versión especial de la pizza cuatro quesos, con una base de ricotta a la que se le añaden crema de gorgonzola, mozzarella fior di latte -elaborada con leche entera de vaca, típica de la región de Campania- y pecorino, una variedad italiana de queso curado elaborado a partir de leche de oveja. La Culé es una reinvención de la clásica pizza de pepperoni con una base de salsa de tomate San Marzano, acompañada de mozzarella fior di lattesalame picante, mejorana fresca y un toque extra de sabor que aporta la salsa de nduja, un embutido elaborado con carne de cerdo y especias, entre las que destaca el pimentón.

A domicilio a través de Uber Eats. Precio: 12 euros (La Vikinga) y 13 euros (La Culé).

Cristina Barbero

Hambrienta a tiempo parcial y disfrutona a jornada completa. No hay límite en su curiosidad culinaria: lo mismo disfruta de una tortilla de patatas que en la cocina más vanguardista y exótica. Trabaja la comunicación de marcas desde su agencia de comunicación Ideas Bien Contadas y colabora con otros medios, como la revista Bar Business. Puede presumir de haber sido la creadora del Día Internacional de la Croqueta.