9 cosas que hay que saber hacer en la cocina antes de cumplir los 30

9 cosas que hay que saber hacer en la cocina antes de cumplir los 30

Septiembre es época de comienzo de nuevo curso y, a menudo, de independencia del hogar familiar. Para quienes habéis previsto empezar a vivir lejos del nido, aquí va una serie de imprescindibles de la cocina que debéis aprender a manejar más pronto que tarde. ¡Ánimos!

  1. Cocer un huevo

Es un poco la base porque los huevos son un alimento básico en la cocina, versátil, económico y muy práctico (incluso para los más vagos, o los menos cocinillas). Dominar la tortilla y el huevo frito no está mal, es cierto, pero habría que dominar, sobre todo, los diferentes tiempos de cocción para subir el nivel: el huevo cocido, son 3 minutos de cocción; el huevo pasado por agua, son 8 minutos; y el huevo duro, 10 minutos (comenzando con agua hirviendo), por ejemplo.

  1. Hervir pasta

Seamos o no aun estudiantes, la pasta suele aparece en la cocina de los ‘veinteañeros más de una vez por semana. Por este motivo, habría que empezar a saber prepararla y evitar algunos errores. A modo de recordatorio: nunca se pone aceite en el agua de cocción, sino sal, que realzará el sabor de nuestra pasta. Una vez cocida la pasta (¡al dente, por favor!), no hay que tirar toda el agua de cocción, sino que guardamos un poquito que añadiremos al plato final.

  1. Preparar un bizcocho

Tranquilos, no estamos hablando de un mega cake con diferentes capas de texturas, digno de una obra de arte. Simplemente de un bizcocho básico como el de yogurt. Solo se necesitan: 2 yogures, de los cuales usaremos los botes vacíos para agregar la harina (3 botes), el azúcar (2 botes), el aceite (1 bote), sin olvidar 1 huevo y ½ bolsa de levadura. 40 minutos en el horno a 200 ° C, y así es como podremos vanagloriarnos de un postre delicioso (que se puede tunear al gusto con mermelada, chocolate, nata…).

  1. Limpiar la verdura

Nunca es demasiado tarde para aprender… y cuando pensábamos que dominábamos la limpieza de las verduras, resulta que siempre lo hemos hecho mal. ¿Cuál es la verdadera técnica para enjuagar las verduras correctamente? Sumergirlas en un bol lleno de agua, dejarlas reposar unos minutos, remover todo a mano antes de sacar las verduras del bol. Milagro: ¡todas las impurezas quedarán en el fondo del cuenco!

  1. Hacer una vinagreta

Sin ser un maestro de la cocina, es muy de ‘looser’ que llegados a este punto de tu vida aun compres la vinagreta ya preparada. No solo su sabor es francamente cuestionable, sino que también es 30 veces (al menos) más calórico y menos saludable que el aderezo de la casa. Normal: está lleno de sal, azúcares, sabores químicos y conservantes. Preparar una vinagreta, ¡nada más simple con la regla 1-2-2! ¿Cómooooo? una cucharada de vinagre por dos cucharadas de aceite y dos de limón. ¡Y listo!

 

  1. Rebosar

Pollo, croquetas, albóndigas, filetes de pescado … A los 30 años, puede que tengamos un trabajo con responsabilidades y un smartphone súper sofisticado, pero como a los niños, nos siguen chiflando las recetas de alimentos rebosados. Para hacerlo per-so-nal-men-te: simplemente pasar el alimento en harina, luego en huevo batido y luego en pan rallado. Algunos prefieren que sea solo harina. Para gustos…

  1. Preparar auténticas pastas carbonara

Toca abordar un tema de suma importancia: la pasta carbonara. Cuando pensábamos que éramos expertos en esta receta, resulta que estábamos muy engañados. La auténtica pasta carbonara se prepara con panceta (no tocino), yema de huevo (1 por persona + 1 para el plato), sal y pimienta, un poco de agua de cocción de la pasara y queso parmesano. ¡Y nada más!

  1. Diversificar las elaboraciones de verduras

Que de pequeño no te iba lo verde, ok. Pero ya tenemos una edad, y ya basta de recordar que hay que comer verdura a diario. Y también que no tiene porque ser aburrida. Porque la verdura, no solo se prepara al vapor, sino que al horno, con un poco de aceite, resulta mucho más resultona y crujiente para acompañar tu pieza de proteína.

  1. Hacer una tortilla de patatas

En este país, es imposible que lleguemos a los 30 sin saber preparar una buena tortilla de patatas. Aquí lo primero es lo primero, así que elige tu bando: con o sin cebolla; más o menos cuajada. Lo demás solo es cuestión de práctica.

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.