Las mejores heladerías de Barcelona

Un verano sin helado es como un concierto de rock sin cerveza, como una película de superhéroes sin palomitas o como una nochevieja sin uvas. Le faltaría algo. Es más, algunos en verano podríamos sobrevivir a base de gazpacho, ensaladilla rusa, helado y cerveza. Eso sí, hay helados y helados. ¿Dónde encontrar los más ricos? En nuestra opinión, estas son algunas de las mejores heladerías de Barcelona.

DelaCrem

El italiano Massimo Pignata elabora unos irresistibles helados artesanos que se han convertido en los favoritos de muchos barceloneses. Su secreto: ingredientes cien por cien naturales (sin gluten, por cierto), elaboración diaria y un proceso que les confiere una cremosidad increíble. Lo mejor: sus helados tienen tres veces menos grasa que los industriales; contienen entre un 6 y un 9% de grasa los helados, y cero los sorbetes de fruta fresca. Cuentan con cafetería y terraza.

DelaCrem. Enric Granados, 15. Barcelona.

Ingredientes 100% naturales, uno de los secretos de DelaCrem.

Paral·lelo Gelato

Paral·lelo Gelato es la historia de cuatro amigos de la infancia. Matteo, Gianluca, Marco y Francesco dejaron su San Remo natal para enamorar a toda Barcelona con sus helados artesanales. Los elaboran en su obrador con todo el tiempo y cariño que merecen y siempre a base de productos de temporada; ecológicos y km 0 siempre que les es posible (pistachos de Lleida, avellanas de Reus…).

Se han hecho famosos sus helados salados, estupendos para aderezar los platos estivales. Un ejemplo de su creatividad: los tres nuevos sabores que han incorporado en julio han sido yogur, albaricoque y miel, sorbete de ajo negro y almendras y mojito. Atent@ en festivales y saraos: quizás tengas la suerte de encontrar el carrito de Paral·lelo Gelato, con ocho de sus tentadoras propuestas. Y si no, siempre podrás hacer que te los traigan a casa con Glovo o Deliveroo.

Paral·lelo Gelato. Calle Séneca, 18. Barcelona.

Sabores sorprendentes en Paral·lelo Gelato.

Gelaaati di Marco

El milanés Marco Di Consiglo sirve en el Gótico uno de los mejores helados artesanales de Barcelona y del mundo entero (en 2014 entró en el ranking de las 50 mejores heladerías del mundo según Dissapore). Una vez más, los ingredientes naturales y de primera calidad son una de sus señas de identidad. Sin conservantes ni grasas hidrogenadas. Su helado de pistachos es memorable, aunque cuenta con una impresionante gama de sabores para todos los gustos y para todas las dietas (los hay biológicos, sin gluten, sin lactosa y veganos).

Gelaati di Marco. Calle Llibreteria, 7. Barcelona.

Gelaaati di Marco ofrece un helado premium de pistacho, 100% Bronte (Sicilia).

Rocambolesc

No podía faltar en este ranking la imaginativa propuesta del tándem profesional y sentimental Jordi Roca y Ale Rivas. Helados inspirados en los postres del Celler de Can Roca que iniciaron su andadura en un local de Girona y que ya cuentan con parada obligatoria en Barcelona (además de Madrid y Alicante). Aparte de sus helados artesanos de formas imaginativas -como el dedo de Colón- ofrecen uno de los grandes logros en la historia de los helados: servirlos en panecillos calientes. Sus “panets” son brioches rellenos de helado y toppings al gusto que luego sellan en una máquina para conseguir que estén calientes por fuera y fríos por dentro.

Rocambolesc. La Rambla 51-59. Barcelona.

Hay que estar atentos a las ediciones limitadas de Rocambolesc, como este helado de leche de unicornia y Goayaba creado para el Orgullo.

Bodevici

Ubicada en el barrio de Gracia, fue la primera heladería de Barcelona en elaborar helados ecológicos. Como resultado: sabores intensos que no se olvidan y unos productos más saludables y respetuosos con la naturaleza y el bienestar animal. En el marco de su activismo medioambiental, se han propuesto convertirse en la primera heladería europea sin residuos. Uno de los helados que más nos gustan, por lo delicioso que es y por su aspecto entrañable, es el de crema catalana, hecho con una receta original de la abuela del heladero, Jordi Rivera. Igual de ricos son sus yogures helados, horchatas y granizados.

Bodevici. Calle Torrijos, 21. Barcelona.

La fachada de Bodevici, heladería ecológica y sostenible.

Cremeria Toscana

Desde 2004, el milanés de orígenes toscanos Andrea Giuntoli sirve «tradición, artesanía y calidad». Elaboran a diario helados y sorbetes a base, una vez más, de ingredientes de temporada y de calidad. Cuenta con mesas para una degustación sin prisas.

Cremeria Toscana. Muntaner, 161 y Princesa, 36. Barcelona.

Helado de vainilla de Cremeria Toscana.

Gelatomania

Abierta desde 2012, esta es otra de las direcciones imprescindibles para encontrar helados italianos de calidad en Barcelona. La culpable es la italiana Roberta Bernasconi, que elabora a la vista y con buenos ingredientes naturales sus riquísimos helados. Sirve además otras delicias de su país, como panna cotta y cannoli.

Gelatomania. Av. Mistral, 64. Barcelona

En Gelatomania, como en toda buena heladería, es clave el buen producto natural.

La Jijonenca

Los helados artesanos están muy asociados a Italia pero, si nos centramos en España, la ciudad alicantina de Jijona tiene mucho que decir. Allí nació esta heladería con solera, que acaba de celebrar sus 50 años de vida y que cuenta con locales en todo el territorio español. Una larga trayectoria cuyos valores no se han movido un ápice: ofrecer helados artesanos y “con alma”, inspirados en el Mediterráneo, innovando desde la experiencia y respetando el producto y el medio ambiente.

La Jijonenca. Segre, 18-22. Gran Vía, 1017. Minería, 10. Barcelona.

Algunos de los sorbetes de La Jijonenca.

Sirvent

Otros helados con ADN de Jijona. La historia de esta empresa se remonta al año 1920, cuando Tomás Sirvent, fabricante de turrón de Xixona, se estableció en Barcelona. Fue su hijo quien se trasladó al mítico local de calle Parlament y diversificó la oferta, haciendo también famosos sus helados, horchatas y granizados.

Sirvent. Parlament, 56. Balmes, 130. Ronda Sant Pau, 67. Barcelona.

Las tentadoras copas de helado de Sirvent.

Cacao’s

Helados sicilianos con una cremosidad excepcional servidos en una pequeña esquina cerca de la bulliciosa Plaça Osca y de la estación de Sants. Artesanía, sabor, amabilidad y humildad. Nos gusta mucho su helado de cheesecake y también vale la pena probar sus cannoli.

Cacao’s. Calle de Riego, 19.

Cuesta elegir sabor en Cacao’s.

 

Foto apertura: Heather Barnes (Unsplash)

Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

4 Comments
  1. hay mejores heladerias, cafeterias, y restaurants donde poder disfrutar de una experiencia unica, solo que no se “anuncian” aqui, esta es una pagina de publicidad, no os creais que son los mejores sitios, si quereis saber de verdad donde se come bien y poder pasar un momento unico, es preguntando a los locales (gente del lugar).

    1. Hola Agustín, este no es un post patrocinado y está elaborado por periodistas barceloneses o “locales”, estamos deseando escuchar cuáles son para ti las mejores heladerías 😀 Un saludo!

    1. Hola Paolo! Este no es un post patrocinado. Somos conscientes que nos hemos dejado muchas otras heladerías excelentes, estaremos encantados de escuchar cuáles son tus preferidas ; ) Gracias y un saludo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.