En tiempos de pandemia, el afecto se demuestra a distancia. También en un 14 de febrero como el de hoy que yo, en plan Joaquín Sabina, tampoco quiero. Pero no por ello voy a dejar de reconocer ese amor en tránsito que supone cada delivery de San Valentín. Sobre todo el que llega desde muy lejos o incluso aquel que se ha ideado bien lejos.

Este post es básicamente ‘inspiracional’ porque ya no llegaría a tiempo ningún envío lejano, y mucho menos en domingo… Recoge varias muestras de amor de carácter gastronómico que se han llevado a cabo estos días en otros países, con motivo de San Valentín. Un escaparate para el anhelo, ahora que el hecho de viajar parece tan prohibitivo como prohibido.

 

Mirazur

El vigente mejor restaurante del mundo (sic.) es el que ha llevado más lejos sus pretensiones de repartir amor a cuantos saben apreciarlo. Amor por su alta cocina, se entiende.
Lo mejor del delivery de Mauro Colagreco y su equipo es que ha llegado incluso a España. El pasado jueves se cerraron las reservas para garantizar el reparto de cada pedido durante este fin de semana.

Un menú de cocina creativa -a razón de 250€ por persona- que incluye 7 propuestas como la Rosa de vieira o el Beso de chocolate de postre que ilustra la portada de este post. Además, se acompaña de la receta del “pan de la abuela Amalia”, petit fours y unas palabras románticas para la ocasión.

Este tres estrellas Michelin, por cierto, acaba de abrir el periodo de reservas para este año a través de su web.

 

L’ Air du temps

Este otro referente de la alta cocina belga agotó a principios de mes su inédita propuesta de San Valentín. Un menú “de grandes clásicos” que se ha servido estas dos últimas noches en las 11 habitaciones del establecimiento, disponibles de manera excepcional.

Los platos del chef de origen coreano Sang Hoon Degeimbre, de una emotiva “supremacía vegetal”, podían armonizarse con los vinos sugeridos por el sumiller de la casa.
El precio del menú para 2 personas, bebida aparte, era de 240€ con desayuno incluido. Ni que decir tiene que el lugar, remoto y bucólico, supone la escapada perfecta en pareja.

JAM x Old Boy

En la misma línea de la cena con alojamiento que han propuesto también tantos hoteles españoles, el JAM de Bruselas ha hecho lo propio coincidiendo con San Valentín.
Junto al restaurante de corte asiático Old Boy de la misma capital europea ha ofrecido un servicio de cena con platillos sumamente especiados -bao relleno de pollo frito; noodles de arroz, raviolo de setas con caldo dashi…- en las habitaciones ocupadas por enamorados.

Una oportunidad ideal para disfrutar de un codiciado boutique hotel con bocados de una de las cocinas más frescas de la gastronomía de la ciudad.


La ‘Dosis de amor’ de Paz Levinson

Más allá de los menús que incluyen postre e incluso instrucciones para el uso y disfrute de cada propuesta, hay chefs que tienen también muy presente su gastronomía líquida.

Es el caso de la triestrellada Anne-Sophie Pic, que ha tenido a bien incluir entre sus sugerencias para este San Valentín el cóctel Dosis de amor. Es una creación original de la laureada sumiller del Grupo Pic, Paz Levinson, elaborada a partir de una ginebra especialmente diseñada por su chef.
El pack de 18€ incluye todo tipo de detalles para servirlo comme il faut en casa de cada cual. Combina la frescura de la rosa y el agraz con las finas especias de la citada ginebra.

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter