Osmosis, entre la cocina y la bodega

El sumiller Unai Mata es un viejo conocido de Gastronomistas. Nos lo encontramos primero en el El Cercle del barrio Gótico de Barcelona y luego volvió a sorprendernos en la gastrolocura del Spoonik. Más tarde supimos que puso el primer pie en la Ciudad Condal nada más y nada menos que en el Dos Cielos de los hermanos Torres. Hoy despliega su manera única, singular y teatral de hablar de vinos en Osmosis, el restaurante del Eixample que, después de una década, renueva energías con nuevos profesionales. Unai trabaja mano a mano con el chef Raúl Roig, 29 años de carrerón que ha pasado, entre otros, por Can Fabes y The Kitchin, en Edimburgo (Escocia).

Unai y Raúl, tal para cual.

Hay varios modos de enfrentarse a la mesa del Osmosis. Uno muy interesante es su menú de mediodía, 28 euros para descubrir una cocina de temporada y, a la vez, creativa. Luego están los menús degustación, que oscilan entre los 42 euros más que resultones hasta los 120 de quien se quiere dedicar un homenaje por todo lo alto. En este sentido, Unai y Raúl sitúan en el centro de Barcelona una propuesta un poco outsider por el fondo y, sobretodo, por las formas. Sin romper la baraja, eso sí. El producto —”si hay que irlo a buscar fuera del entorno, vamos, porque priorizamos por encima de todo la calidad”, afirma Raúl— es su late motive. Y lo que explica una de las singularidades más importantes de este restaurante: la carta, los menús degustación, cambian cada 15 días. Aún así, Raúl nos da una pista de lo que vamos a encontrar: “Me gusta el producto que se tenga que trabajar mucho”.  Pescados, caza y verduras cocinados a partir de recetas clásicas, pero con toque personal. O sea, es difícil que encontréis una tostada con aguacate.

Cambian decarta cada 15 días, pero este magret os da una idea de la cocina trabajada que les gusta servir.

Y entonces llega Unai a la sala. Pregunta y repregunta, sonríe, pone ironía al asunto —¿cuántos sumilleres lo hacen? Demasiado pocos— y saca vinazos. Ese txakolí único —Unai es iruñés. Ese champán poco evidente. Ese jerez… Todo inesperado. Unai fue monaguillo antes que fraile, porque su primera formación fue como cocinero. Probablemente por ello en el Osmosis los fogones y la bodega se confunden tanto y Unai habla con tanta propiedad. No os contará los vinos solo con palabras: todo su cuerpo le acompaña en un apogeo del body lenguage vinícola que os dejará impactados. Su carta tiene 200 referencias y algunos vinos de marca propia del restaurante.

Estas copas están esperando a Unai…

Este jueves 18 de octubre, Osmosis dará un paso más en esta conexión cocina-bodega que le distingue. Tendrá lugar la primera cena temática vinícola, dedicada a las bodegas francesas Moët-Hennessy. Una cena exclusiva para 16 comensales que pagarán 120 euros cada uno. Les seguirán otras propuestas inesperadas, como la cena maridada con los vinos prepirenaicos de Castell d’Encús (DO Costers del Segre), la dedicada al sake Kensho, que se elabora en el delta del Ebro, o la que descubrirá rarezas escondidas en lo más profundo de las Bodegas Torres.

Osmosis

C/Aribau, 100, Barcelona. Tel. 93 454 52 01
www.restauranteosmosis.com

Abierto de lunes a sábados (comidas y cenas).

Menú mediodía: 28 € / Menús degustación: de 42 € a 120 €

Mi ubicación
Cómo llegar
Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.