Pazo de Vilane: “Si no hay bienestar animal, no hay huevo campero”

Piedad Varela-Portas es directora de Marketing y Comunicación y cofundadora de Pazo de Vilane, la primera granja de huevos camperos que se fundó en España, que en 2021 cumple su 25 aniversario. Esta experta nos da las claves para distinguir un buen huevo campero (spoiler: todo depende de los “mimos” que reciba la gallina).

Piedad, vamos al grano: ¿En qué debe fijarse un cocinero que se precie para elegir un buen huevo campero?
En cómo está producido. Porque sólo un animal que recibe los mejores cuidados podrá expresar su máximo potencial genético, es decir, alcanzar el desarrollo al que estaba llamado. Y eso es lo que ocurre con las gallinas y sus huevos. Solo las que disfrutan de largas horas de libertad en amplios pastos verdes para desarrollar sus instintos (como picotear hierbas, piedrecitas, insectos; aletear, correr, perchar…) y están además bien alimentadas pondrán los mejores huevos camperos, porque estarán desarrolladas a un nivel óptimo.

Suena lógico…
Y lo bueno es que cualquiera puede comprobarlo, porque la diferencia es notable a simple vista. Una gallina bien cuidada tiene un plumaje hermoso, incluso aunque sea mayor. No presenta heridas ni calvas, tiene un comportamiento tranquilo, un cacareo apacible, y ha alcanzado el tamaño y peso máximos para su estirpe debido a una buena crianza cuando ha sido pollita… ¡Una maravilla!

Fuisteis los pioneros en España, en 1996. De gallinas y huevos camperos sabéis un rato…
Sí, fuimos los primeros en un momento en que la ganadería extensiva avícola se había perdido y todas las producciones –enormes y de jaulas– estaban planteadas para obtener el máximo rendimiento. Pero mi familia volvió al pazo familiar para darle vida como granja de gallinas camperas porque estábamos convencidos de que podíamos llevar a los supermercados los “huevos de casa”, nuestros huevos camperos, criados con cariño, como hacían las antiguas aldeanas.

Nosotros no fabricamos huevos, cuidamos gallinas, y eso nos exige los máximos parámetros de bienestar animal. ¡Las gallinas son las “mimadas” de Pazo de Vilane! Gallineros pequeños, lotes reducidos de gallinas, grandes prados, observación constante por parte de los cuidadores o granjeros de cualquier anomalía… Claro, esta forma de producción responsable con el bienestar es mucho más costosa, pero merece la pena. Para nosotros y para el consumidor. Y es que una cosa es segura: si no hay bienestar animal, no hay verdadero huevo campero.

 

huevos_camperos

¿Crees que todos esos esfuerzos se ven reflejados en vuestros huevos?
Nos lo dicen nuestros clientes: “vuestros huevos saben a campo”. Y me parece una definición muy acertada, no podría expresarlo de otro modo. También se nota en el color de la yema, de un anaranjado intenso, por los carotenos de las hierbas que picotean nuestras gallinas; ¡esto es Galicia, y tenemos pastos verdes todo el año! También se aprecia en la dureza de la cáscara (por sus paseos diarios al aire libre, que les ayudan a no descalcificarse antes de tiempo) y en el aspecto de la clara, gelatinosa, brillante y recogida alrededor de la yema, cuando cascas el huevo en un plato

Piedad, es casi obligatorio que nos recomiendes tu plato preferido con huevos camperos…
¡Qué difícil! A mí me encantan los huevos cocidos con judías verdes. Pero la tortilla de patatas con huevos de Pazo de Vilane, poco cuajada, es memorable. No dejes de probarla…

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter